La Policía prohibió ayer a la familia que hiciera declaraciones. 
 Interior no dejará que los Echeverría paguen el rescate     
 
 Diario 16.    11/01/1983.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Diego 16/11 enero-83

NACIONAL 5

Familiares del secuestrado afirmaron que no podían hablar sobre las circunstancias del secuestro

«porque la Policía lo ha prohibido»

Varios intermediarios habituales entre familias de secuestrados y secuestradores se han negado a

practicar la mediación ante las advertencias de Interior

La Policía prohibió ayer a la familia que hiciera declaraciones

Interior no dejará que los Echeverría paguen el rescate

El Ministerio del Interior se propone aplicar las medidas antisecuestro anunciadas la semana pasada

que lograron despertar críticas casi unánimes, con excepción de Manuel Fraga. Las medidas están

encaminadas a evitar la intervención de intermediarios y el pago de los rescates. Portavoces del

Ministerio reafirmaron ayer su intención de aplicar estas medidas en el caso Echeverría e impedir

por todos los medios que se logre la liberación mediante un rescate. Como primer paso, la Policía

prohibió ayer a los miembros de la familia que efectuaran declaraciones.

Madrid — El ministro de Interior se propone aplicar, en el secuestro de Miguel Echeverría, las

medidas anunciadas recientemente para dificultar el pago de rescates o el contacto con los

secuestradores. Una de las medidas es la congelación de las cuentas bancarias, sistema utilizado

en Italia para combatir a las Brigadas Rojas.

Ayer, Interior mostró su interés por tomar desde el primer momento las riendas del caso, con una

medida poco habitual; la imposición del silencio a la familia del secuestrado. A mediodía, los

familiares de Echeverría afirmaron que no podían hablar de las circunstancias del secuestro «porque

la Policía nos lo ha prohibido».

Medidas

En Castellana, 5, sede del Ministerio, se celebró por la tarde una reunión en la que participaron

altos cargos del Departamento. En la reunión, según todos los indicios, se trató la postura a adoptar

en el caso Echeverría.

Previamente, el portavoz oficial del Ministerio anunció que el Gobierno no está dispuesto a consentir

que se efectúe pago alguno por el rescate de Miguel Echeverría, ni que intervengan intermediarios

para negociar su liberación.

«En la medida de lo posible —dijo textualmente el portavoz—, el Ministerio de Interior impedirá que

se obtenga beneficio económico de este secuestro. Policialmente se dificultará el pago del rescate

que soliciten los secuestradores.»

Manifestó luego la intención de aplicar en este caso las medidas anunciadas el pasado día 4 por Rafael

Vera, director de la Seguridad del Estado: «la posición de este Ministerio es firme en cuanto a mantener

lo anunciado en la nota que se publicó en su día.»

En aquella nota —que despertó una reacción en contra casi unánime y que chocó incluso con la postura del

Ministerio de Justicia— se anunciaba la adopción de una serie de medidas destinadas básicamente a impedir

la actuación de mediadores y el pago de rescates.

Rescates

Para apoyar sus propósitos de impedir la mediación, el Gobierno detuvo durante unas horas a José Félix

Eriz, que actuó como mediador en el «caso Orbegozo» y que lo había hecho anteriormente en unas veinte

ocasiones.

En el terreno económico. Interior manifestó que «en colaboración con el Ministerio de Justicia, se

procederá a las reformas legales pertinentes para penalizar todo tipo de ayuda económica a bandas armadas,

tanto en forma de "impuesto revolucionario" como de pago de rescate en caso de secuestro».

Dos días después, portavoces del Ministerio de Justicia manifestaban que este Departamento no pensaba

reformar la legislación en lo que respecta al intermediario, precisando que el único problema era

delimitar si su actuación era por razones humanitarias o como encubridor de los secuestradores, en

cuyo caso sería aplicable la legislación ya existente.

Interior anunció, por otra parte, su intención de impedir «cualquier intento de situar fuera del país

el dinero necesario para satisfacer las demandas» y cualquier sistema de financiación de las bandas

terroristas.

En este sentido, una de las medidas barajadas —y que podría ser aplicada hoy mismo— es la congelación

de las cuentas bancarias de los familiares directos de los secuestrados. Este sistema se aplica en algún

otro país, como Italia, y parece contar con la colaboración inicial de la Banca. Una de las primeras

reuniones que mantuvo Barrionuevo tras su acceso al Ministerio fue, precisamente, con representantes

cualificados de este sector. 

< Volver