Autor: Fernández-Rúa Plasencia, José María . 
   La Conferencia socialista comenzó analizando la identidad del militante  :   
 Hoy debuta, después de su largo silencio, Gómez Llorente. 
 ABC.    12/03/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

SÁBADO 12-3-83

NACIONAL

La Conferencia socialista comenzó analizando la identidad del militante

Hoy debuta, después de su largo silencio, Gómez Llorente

Madrid. José María Fernández-Rúa

El partido del Gobierno quiere ser de masas y de personas convencidas que sepan por

qué militan en él y hacia dónde van. Este es el objetivo fundamental —que no el único—

de la Conferencia de Organización del PSOE que se está celebrando este fin de semana

en Madrid, en la calle de Ferraz.

Ayer se habló de filiación y militancia, hoy se discutirá sobre deberes y derechos

del militante socialista y el domingo —día previsto para la clausura de la Conferencia—

se tratará de la articulación federal del partido. Alfonso Guerra, en calidad de

vicesecretario general del PSOE, y Carmen García Bloise, responsable del área

socialista de organización, esbozaron al inicio de la sesión la finalidad de esta

Conferencia, que es —en palabras de Guerra— la manera de garantizar el pluralismo de

ideas en el partido, que serán defendidas por quienes las exponen hasta el final.

Las corrientes de opinión y la articulación federal del PSOE, así como el sistema que

se elegirá para representar a los militantes en los Congresos son, sin duda, las

cuestiones que mayor debate arrojarán estos días entre los ciento veinte asistentes.

Ayer, antes de comenzar las discusiones, Pablo Castellano —principal dirigente, junto

con Luis Gómez Llorente, de Izquierda Socialista—, afirmaba que "se equivocan quienes

dicen que ésta es una Conferencia de pacificación socialista. Se trata de una Conferencia

de solidaridad y no hay tensiones". En similares términos se explicó, a última hora de

la noche, el presidente de la Mesa de la Conferencia, José Martínez Cobos, quien repitió

hasta la saciedad que se trata de avanzar en el terreno de las ideas y no de vencer en

determinada posición.

La sesión de ayer comenzó con una exposición breve de Ramón Rubial, presidente del

partido, para, a continuación, debatir el primer capítulo del documento que trata de la

afiliación y la militancia. En total, este texto tiene más de 30 folios y a él se ha

incorporado ya una serie de enmiendas por los miembros de la Comisión preparatoria

de la Conferencia.

Martínez Cobos reconoció que los debates son difíciles, pero que hay coincidencia en que

el PSOE tiene que abrirse para ser un partido de masas. Según Martínez Cobos y Carmen

García Bloise, el desarrollo de las discusiones tienen el denominador común de libertad

de criterios y de responsabilidad. Ha habido divergencias sobre las condiciones de

afiliación del militante, con dos alternativas claras: la partidaria de suprimir los

avales para pertenecer al partido, pero que conlleva un período de información del nuevo

afiliado, y los que sostienen el criterio de mantener la actual estructura. A favor de la

supresión de la firma de dos militantes para pertenecer al PSOE se manifestó Pablo Castellano,

Garcés y Damborenea. Por el contrario, José Félix Tezanos, entre otros, esbozó los criterios

para continuar con el actual protocolo, que es el de siempre.

Estas dos alternativas, junto con la afiliación colectiva de las asociaciones, con las que

piden su articulación con grupos socialistas sectoriales; la potenciación de la militancia

a través de los afiliados a la Unión General de Trabajadores y la participación de las

mujeres sin que se fijen sin porcentajes, serán estudiadas por el Comité federal del partido

en una reunión que, como pronto, tendrá lugar después del 8 de mayo, fecha en que se

celebrarán las elecciones municipales y autónomas.

Martínez Cobos puso también de relieve la necesaria evolución de un partido que ha vivido

épocas de clandestinidad, en las que la seguridad primaba sobre cualquier otra cosa, a la

hora de admitir a nuevos afiliados. Pero la Conferencia de Organización del PSOE —que quiere

adoptar los estatutos centena-rios del partido, que si bien han demostrado su eficacia son

conscientes de su necesaria evolución para adecuarse a la realidad de los tiempos—, tiene que

salvar hoy el «escollo» de las corrientes internas. En el documento inicial se especifica que

había que garantizar a estas corrientes el derecho a trabajar en grupo, descartar que posean

organización y financiación autónoma, no emplear etiquetas propias y que las críticas y

análisis que se hagan deben tener como destinatario el propio partido y, por lo tanto, no

trascender al exterior. Como relator del capítulo de deberes y derechos del militante debuta

hoy Luis Gómez Llorente. Mañana, en ese papel, actuará Pablo Castellano. 

< Volver