El vicepresidente del Gobierno matiza las declaraciones de Barrionuevo. 
 Guerra admite el pago de rescate     
 
 Diario 16.    12/01/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

El vicepresidente del Gobierno matiza las declaraciones de Barrionuevo

Guerra admite el pago de rescate

Madrid — El Gobierno no favorecerá el pago del rescate para liberar al joven Miguel Ignacio Echeverría,

pero tampoco prohibirá los medios humanitarios para salvar una vida humana.

Así se expresó el vicepresidente del Ejecutivo, Alfonso Guerra, ayer, tras la entrevista mantenida en

el Palacio del Congreso con Felipe González, reunión a la que asistió también el ministro del Interior,

José Barrionuevo.

Otra óptica

Guerra entiende el problema de forma distinta que el ministro del Interior y aduce razones humanitarias

y familiares a la hora de hacer efectivo el pago del rescate.

A pesar de que el ministro Barrionuevo afirmó a la salida de la reunión que «el Gobierno no tolerará

una acción fuera de la ley, la haga quien la haga», el vicepresidente Guerra matizó: «Creemos que hay

una razón de tipo humanitario para una familia que tiene una persona secuestrada y que, lógicamente,

tiene una tendencia humana y sentimental a acudir con todos los medios a su alcance para evitar eso.»

Para Alfonso Guerra «el problema estriba en el momento en que una persona está bajo la violencia del

secuestro, si se puede o no mirar eso aisladamente o hay que estar en un panorama global».

Eriz replica

Por otro lado, el intermediario Juan Félix Eriz, que intervino en el caso Orbegozo y otros similares,

realizó anoche unas declaraciones en las que sale al paso de las declaraciones efectuadas por Alfonso

Guerra en las que dijo que le había llamado la atención el hecho de que «una vez liberado Orbegozo,

se presentara una persona pidiendo sesenta millones de pesetas por la mediación; es muy difícil citar

ahí las razones humanitarias».

Eriz respondió que «las declaraciones del señor Guerra me llenan de indignación; se equivoca

lamentablemente, como hace unos días se equivocó el señor Barrionuevo y así lo ratificó el juez».

«Señor Guerra —manifestó Eriz—, debe usted saber, porque se ha publicado y lo sabe el ciudadano medio,

que yo no comuniqué la nueva exigencia de ETA (p-m) a la familia Orbegozo, sino a un allegado

simpatizante del PSOE y a petición expresa de otro militante de su partido.»

No pagaban a ETA

María Alcona, madre de Miguel Ignacio Echeverría, confirmó ayer que los secuestradores utilizaban una

terminología distinta de la que se suele utilizar en el País Vasco. «Incluso se despidieron —explicó

la madre del secuestrado— con un O.K. que nos extrañó mucho. Cuando oí lo de O.K. ya les dije yo, con

soma y con rabia, que qué elegantes.»

María Alcorta desmintió también que ella haya dicho que los secuestradores se confesaron miembros de

ETA. «En ningún momento se declararon miembros de esta organización.» Tampoco el escrito en el que se

especificaba la cantidad exigida para el rescate llevaba el sello de ETA, práctica habitual en casos

similares.

«Cuando vi que los secuestradores se dirigían a mi hijo apuntándole con una pistola y diciéndole "esto

es un secuestro" —manifestó María Alcorta—, me indigné tanto que le agarré por los brazos al secuestrador,

lo que me valió que me retorciera un brazo. Luego nos dejaron atados y tumbados en el suelo.»

María Alcorta desmintió también que la familia Echeverría haya pagado en alguna ocasión el «impuesto

revolucionario», negando unas manifestaciones atribuidas a alguna fuente del Ministerio del Interior

según las cuales «el caso del secuestro de Echeverría demuestra claramente que el pagar a ETA, ya sea

impuesto revolucionario o rescate, no es una garantía».

Manifestación

Los partidos políticos PNV, PSOE, PCE y EE, así como las centrales sindicales UGT, CC OO, USO y ELA-STV,

de la sección sindical de la empresa Echeverría, en Legazpia, acordaron, en una reunión celebrada a

última hora de la noche de ayer, convocar una manifestación, que tendrá lugar también esta tarde en

Legazpia. Los representantes de Herri Batasuna, Movimiento Comunista de Euskadi y LAB abandonaron la

reunión, que se celebraba en el local social del PNV de Legazpia.

Como motivo adujeron que «este hecho no se puede aislar de la situación social de Euskalherría». 

< Volver