Felipe González, en rueda de Prensa. 
 Personas que participaron en una rebelión militar no pueden seguir siendo oficiales     
 
 Informaciones.    05/06/1982.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

INFORMACIONES –5-VI-83/ ESPAÑA, pág. 4

Felipe González, en rueda de Prensa

«Personas que participaron en una rebelión militar no pueden

seguir siendo oficiales»

Felipe González fue contundente a la hora de calificar las sentencias del juicio del 23F durante la rueda de

Prensa que el PSOE organizó ayer.

Señalando que la sentencia de un tribunal puede y debe ser criticada, manifestó la insatisfacción de su

partido por las condenas del 23F y manifestó que «no es posible que personas que participan en una

rebelión militar probada puedan seguir siendo oficiales de las Fuerzas Armadas».

Sobre el futuro político inmediato, Felipe González adelantó que, dado que la legislatura está

prácticamente agotada, sería un auténtico despropósito proponer cualquier tipo de Gobierno que pudiera

parecerse a un gabinete de gestión, aunque —dijo— su partido estará expectante por si el Gobierno

expresara algún tipo de debilidad para seguir gobernando, caso en el que estudiarían la posibilidad de

integrarse en un Ejecutivo de coalición. Gobierno —añadió el secretario general del PSOE— no deseable

en principio, faltando tan poco para la convocatoria de elecciones generales.

Sobre las sentencias

El señor González dijo que la sentencia de un tribunal puede y debe ser criticada. Los tribunales de

justicia —estimó— no viven al margen de la realidad social y política del país, y, por consiguiente,

cuando se pronuncian, lo hacen con la responsabilidad de cualquier otro órgano de la sociedad española.

Y añadió: «Ha habido muchos síntomas de que no se ha superado definitivamente en la democracia

española ese fenómeno de que existe un poder militar autónomo al margen del poder civil.»

«A lo largo del juicio se han confundido de una manera lamentable los conceptos de obediencia debida,

de obediencia al Rey, conceptos que se escapan de la consideración necesaria de que todas las

instituciones del país, desde luego incluida la, Corona, son instituciones emanadas de la Constitución

española.Y la Constitución le da la representación suprema del poder civil al Gobierno de la nación, y el

poder moderador a la jefatura del Estado.

Desde el punto de vista de la sentencia, la función de la justicia no es sólo la ejemplaridad, cosa que se ha

pretendido establecer con las dos condenas máximas, sino que es también una función —que es en ese

sentido todavía más ejemplar— de restablecimiento de la legalidad conculcada. Por consiguiente, no es

posible, desde el punto de vista que estoy exponiendo, que personas que participan en una rebelión militar

probada puedan seguir siendo oficiales de las Fuerzas Armadas.»

Reforma del Código de justicia Militar

«Creo que es necesario reformar el Código de Justicia Militar», dijo Felipe González, señalándolo como

uno de los pasos imprescindibles a dar, dentro de la serie de decisiones políticas a tomar tras el balance de

este juicio y las sentencias. «No es posible seguir funcionando con un Código donde unos militares se ven

obligados a juzgar el comportamiento de sus propios compañeros. Deben ser los tribunales ordinarios

quienes actúen cuando se trata de acciones que van dirigidas contra instituciones civiles, instituciones del

Estado.»

Aun considerando que no es el momento para formarlo, Felipe González precisó que su partido estaría a

la espera de que el Gobierno diga si puede o no conducir a la nación hasta las pro ximas elecciones

generales. Negó que existiera acuerdo alguno entre partidos para ver cómo sería el desarrollo próximo de

la política parlamentaria, aunque prometió el apoyo del PSOE al Gobierno «en su lucha contra los

liberticidas». Negó que ese apoyo vaya a producirse en la discusión de los Presupuestos Generales del

Estado, «puesto que puede haber un Gobierno diferente para su aplicación».

«Tenemos una clara voluntad de ejercer las responsabilidades del Gobierno si el pueblo nos da su

confianza. Ejerceremos ese Gobierno con rigor, por razones de supervivencia inclusive. Queremos ofrecer

un proyecto de cambio que sea capaz de articular una mayoría, y eso es preferible a comenzar por unas

coalicones previas.»

«Entre el PSOE y las Fuerzas Armadas no existe la compenetración suficiente y ni siquiera bastantes

relaciones; pero eso no supone que vayamos a tener dificultades para ejercer el Gobierno. Esas relaciones

no han existido porque el Gobierno no ha tenido la voluntad de que existan y porque tampoco hemos

superado aún la situación histórica de estar en la clandestinidad hasta hace sólo cinco años.»

Coincidió y calificó de razonable el contenido del artículo firmado por Adolfo Suárez y publicado en el

diario «El País» en su edición de ayer. Indicó además que, a su juicio, UCD tiene su propio espacio

político que ocupar, pese a la competencia lógica que se le hace por otros partidos. Felipe González

manifestó también su preocupación por el hecho de que no estuvieran sentados en el banquillo de los

acusados personas civiles que, al menos moralmente, estuvieron implicadas.

 

< Volver