UCD acepta casi todas las propuestas comunistas. 
 El PSOE, dispuesto a reprobar al ministro de Sanidad     
 
 ABC.    09/06/1982.  Página: 35. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

ABC- MIERCOLES 9-6-82 / CONSUMO/

El segundo debate de la colza

MADRID. El PSOE está dispuesto a reprobar al ministro de Sanidad, salvo que se acepte un bloque de

sesenta y una medidas, que proponen los socialistas. Por otra parte, UCD va a votar a favor de treinta de

las treinta y cuatro medidas propuestas por los comunistas.

Todos los grupos políticos pusieron de manifiesto ayer, en el segundo debate de la colza, su voluntad de

apoyo y ayuda a los afectados por el síndrome tóxico, aunque las conclusiones de la Comisión Mixta

Parlamentaria no fueron bien acogidas por comunistas y socialistas. A pesar de que se puso en entredicho

la capacidad de investigación de la Comisión, se abogó por su continuidad para esclarecer definitivamente

el grave problema derivado de la desviación para el consumo humano de aceite envenenado. Hubo duras

críticas a la Administración y a los Ministerios de Economía y Comercio y Agricultura, Pesca y

Alimentación, a la vez que se atacaba el funcionamiento de la sanidad en nuestro país, calificándola de

tercermundista.

UCD acepta casi todas las propuestas comunistas

El PSOE, dispuesto a reprobar al ministro de Sanidad

En el turno de votos particulares, Ciriaco de Vicente defendió el voto del PSOE, que contiene 63

medidas; las 61 primeras, dirigidas a resolver los problemas sanitarios y asistenciales del síndrome tóxico;

la 62 propone la reprobación de la gestión del ministro de Sanidad, Manuel Núñez, en relación con el

síndrome, y la 63, el reconocimiento al trabajo desarrollado por las asociaciones de afectados.

Ciriaco de Vicente consideró el bloque de las 61 medidas innegociable, pero si se acepta, la 62 podría ser

retirada. Ese carácter de innegociable lo basó el diputado socialista en que es la plasmación del trabajo de

la Comisión mixta CongresoSenado, y las aspiraciones de las asociaciones de afectados, y por tanto es

patrimonio de todos. «No son medidas ni de derechas, ni de izquierdas, ni, por el momento, del centro.»

Insistió en que esas medidas «pretenden llenar el vacío de la inacción gubernamental. Los cuatro

objetivos básicos son: recuperar la salud de los afectados, justicia para los culpables, apoyo a los

afectados y prevenciones de que no se vuelvan a repetir hechos de este tipo».

«Hemos sometido —dijo— nuestra propuestas a la opinión crítica de los científicos y clínicos que han

pasado por la Comisión..Las hemos perfeccionado. Y precisamente por ..ello, porque son el resumen más

serio hecho para afrontar el síndrome, no son negociables.»

Fundamentalmente, los socialistas proponen, «la creación de un plan nacional del síndrome dependiente

de la Presidencia del Gobierno», para unificar la dispersión ministerial de esfuerzos. Plan al que habría

que sumar a las asociaciones. Dijo que hay que establecer un nuevo cuadro clínico y que «no tienen valor

los censos de afectados». Ciriaco de Vicente acusó a la Administración de falta de actuación suficiente y

de no haber presentado nuevas medidas desde septiembre de 1981. en el anterior Pleno dedicado al tema.

Ciriaco de Vicente, que estuvo directo e incisivo, concluyó afirmando: «No queremos el enfrentamiento,

ni lo hemos buscado anteriormente, aunque quizá ha habido un tono más alto por mi parte..., pero no

hemos querido hacer patrimonio del síndrome, y no lo vamos a hacer de las medidas.»

DEMASIADAS MEDIDAS INNEGOCIABLES. La contestación del portavoz de UCD se dirigió, sobre

todo, al carácter de innegociable del bloque de medidas socialistas. «O se admiten todas o no se admite

ninguna, dice Ciriaco de Vicente. Claro que estaríamos dispuestos a admitir alguna y otras a cambiarlas,

pero no a admitir todas. Lo lógico es que colaboremos para encontrar las soluciones.»

También indicó que «la Administración se puso puntualmente a resolver el problema del síndrome y que

los organismos competentes están funcionando bien».

Empezó un tono rápido de réplicas por alusiones. Ciriaco de Vicente insistió en que «la

Administración no está a la altura» y afirmó que «la Comisión mixta ha tenido que suplir al Gobierno».

Volvió a decir que las 61 medidas son innegociables.

• Los socialistas presentaron un bloque «innegociable» de 61 medidas

Tomó la palabra el ministro de Sanidad para decir a Ciriaco de Vicente: «Podemos haber tenido errores,

pero no nos niegue ni la preocupación ni el trabajo por los afectados, que nos preocupan tanto al menos

como a usted.» Justificó la no publicación de nuevas medidas desde septiembre de 1981 a la espera de los

nuevos datos que iban apareciendo y que también han hecho cambiar la óptica del PSOE. Anunció que

existía un decreto con las ayudas familiares y otra serie de medidas que «no se han publicado por respeto

al Parlamento y en espera del Pleno».

El ministro Manuel Núñez atacó especialmente la postura socialista de condicionar la «reprobación» de

su gestión ministerial a la aceptación de las 61 medidas. «Mi gestión es reprobable o no. Pero no

dependiendo de que se acepten unas medidas.» También dijo que se han cumplido los acuerdos del Pleno

anterior.

«PREFIERO QUE LOS SOCIALISTAS NO APUNTALEN AL GOBIERNO». Ciriaco de Vicente se

levantó para decir que «los incumplimientos son notorios», y para que no le quedaran dudas al ministro le

dijo que, efectivamente, el PSOE reprueba su gestión en el síndrome tóxico.

El ministro levantó el tono de voz para expresar que Ciriaco de Vicente «pretende presentar sus 61

medidas como el espíritu de la Comisión mixta CongresoSenado, y eso es falso. Esas no son las 61

medidas de la Comisión». En cuanto a la reprobación, dijo que el Gobierno tiene «toda la fortaleza de

estar apoyado por el partido mayoritario», y aludió a la tesis socialista de que está apuntalando al

Gobierno, para decir que prefiere que no lo haga, desde luego, no con este tipo de posturas.

UCD ASUME TREINTA MEDIDAS PROPUESTAS POR EL PCE. El voto comunista se basaba en la

necesidad de una reforma sanitaria y de la creación de un organismo que estudie cada caso completo. Los

comunistas insistieron en su tesis del aborto terapéutico. El Grupo parlamentario de UCD acepta treinta

de las treinta y cuatro medidas propuestas por los comunistas. La del aborto, lógicamente, no, porque «no

es un tema que encaje en este debate».

 

< Volver