Autor: Dios, Luis Miguel de. 
   La introducción de robots en la industria, defendida por Luis Solana y Antonio Puerta     
 
 El País.    27/05/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

La introducción de robots en la industria, defendida por Luis Solana y Antonio Puerta

LUIS MIGUEL DE DIOS, Valladolid El diputado socialista Luis Solana y el secretario general de la

Federación del Metal de UGT, Antonio Puerta, se pronunciaron a favor de la introducción de robots en el

mundo del trabajo en el curso de una mesa redonda sobre El avance tecnológico en el sector del

automóvil y su repercusión en el mundo del empleo, celebrada en Valladolid y organizada por UGT ante

las próximas elecciones sindicales en FASA-Renault.

Para Luis Solana, en la aplicación de los robots es inevitable un pacto con los sindicatos, como ha

ocurrido en Japón, para que las máquinas hagan las tareas más penosas. "El sector del automóvil", señaló,

"empieza a salir hoy de la crisis, apoyado en tres bases: reducción de costes, aumento de productividad y

aportación de una novedad: la electrónica.

En cinco años habrá un aumento insospechado de la electrónica, y de ahí la necesidad de una

reconversión de la mano de obra para su manejo". Tanto el parlamentario socialista como el dirigente de

UGT juzgaron como inevitable la robotización y aseguraron que este proceso no lleva forzosamente

aparejada la pérdida de puestos de trabajo. Con estas afirmaciones trataron de disipar las dudas de los dos

centenares largos de trabajadores, cuyo principal temor era precisamente ése: la pérdida de su empleo

ante la llegada de los robots, que FASA-Renault ha comenzado ya a aplicar en la factoría de Villamuriel

de Cerrato (Palencia) para la fabricación del R9.

"Hay que animar a los compañeros", dijo Luis Solana, refiriéndose a la introducción del robot, "para que

vean que esto es bueno, y a las empresas, para que expliquen correctamente el proceso, es decir, para que

nadie vea en las máquinas a unos asesinos de puestos. Para ello es imprescindible una planificación

adecuada que, por ejemplo, en Japón iniciaron en los años sesenta, pero que aquí únicamente acaba de

comenzar mediante ese Plan Electrónico Nacional, en el que no tengo mucha confianza". Solana afirmó

que la dependencia tecnológica de España era inevitable, "pero en este campo hay dos aspectos: hardware

(la máquina) y software (el sistema para hacerla funcionar). Pues bien, España puede seguir el camino de

Francia, que usa máquinas fabricadas en otros países, pero se ha convertido en una gran potencia en la

confección de programas".

En otro momento de su intervención dijo que "la robótica no es de derechas ni de izquierdas, sino que es

un proceso vigente en todo el mundo como instrumento de producción. Vamos a un cambio de la

sociedad entera, con una salida a la crisis que pasa por la reducción de horas de trabajo, aunque la CEOE

diga lo contrario.

Está claro que el trabajador es un consumidor, y la reducción de salarios tiene un límite, el que obliga al

trabajador a dejar de comprar".

 

< Volver