Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
 Josep Verde i Aldea, nuevo portavoz en el Congreso. 
 El PSC desenterrará el hacha de guerra     
 
 Diario 16.    20/02/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

DIARIO 16/ 20282

Josep Verde i Aldea, nuevo portavoz en el Congreso

El PSC desenterrara el hacha de guerra

Barcelona: Enric SOPENA, corresponsal

La distensión ha vuelto, al menos formalmente, al seno del partido de los socialistas de

Cataluña (PSCPSOE). Ayer por la tarde, Joan Reventós, primer secretario, y Ernest Lluch, de

quien se ha venido hablando insistentemente como el aspirante a sucesor, protagonizaron,

junto al responsable de prensa, Lluis Armet, una rueda informativa conjunta.

En el transcurso de esta sesión, Reventós anunció que Ernest Lluch sería revelado como

portavoz de la minoría socialista catalana en el Congreso de los Diputados, por Josep Verde i

Aldea. «Este nombre ha sido propuesto por el propio Lluch, y aceptado unánimemente por

todos los componentes del grupo», precisó Joan Reventos, quien evidenciaba su satisfacción

por esta vuelta a la normalidad interna, a pocas semanas ya de que se celebre el congreso de

los socialistas catalanes. Todo parece indicar, pues, que el hacha de guerra no será

desenterrada y que se conseguirá alguna forma que permita la continuidad de Reventos al

frente del partido, paralela, no obstante, a una consolidación de Ernest Lluch, hombre que goza

de la máxima confianza del líder del PSOE, Felipe González, según expresó éste públicamente

en unas declaraciones concedidas al diario «El Periódico».

El relevo de Lluch como portavoz se originó a raíz de unos desacuerdos entre él y la ejecutiva

del PSCPSOE en torno a la LOAPA. «El objetivo era el mismo, pero hubo discrepancias en la

táctica a seguir», señaló Lluch a preguntas de losperiodistas. En relación a la LOAPA, los

dirigentes socialistas declararon que confían en su mejora, merced a las negociaciones

llevadas a cabo por el PSOE y la UCD y, en el futuro, merced al trabajo parlamentario aún

pendiente. Reventós defendió la LOAPA, entre otras razones, por «necesidad de Estado»,

aunque no ocultó su postura crítica respecto a determinados puntos del artículo segundo.

 

< Volver