Autor: Soriano, Manuel. 
 Según el secretario general socialista, Felipe González. 
 El Gobierno y el PSOE viven una relación de amor y odio     
 
 Diario 16.    04/02/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 22. 

Según el secretario general socialista, Felipe González

«El Gobierno y el PSOE viven una relación de amor y odio»

Para el secretario general del PSOE, Felipe González, el Gobierno y el primer partido de la oposición

viven una relación contradictoria de amor y odio al mismo tiempo. «El Ejecutivo, por una parte, tiene la

necesidad de distanciarse de su adversario electoral, al tiempo que busca ciertos apoyos parlamentarios.»

El secretario general socialista reiteró que no existía invitación alguna por parte del Gobierno y aludió a

Fraga y a los empresarios, quienes —estos últimos— criticaron sus declaraciones sobre la negativa a

nacionalizar.

Manuel SURIANO

El líder socialista, Felipe González, definió ayer gráficamente el diálogo que mantiene el Gobierno con el

PSOE como una relación contradictoria de amor y odio al mismo tiempo.

Abordado por un grupo de periodistas en los pasillos del Congreso, el secretario general del PSOE, Felipe

González, improvisó un análisis político de las perspectivas que se abren al iniciarse el nuevo periodo de

sesiones parlamentarias.

Acababa de hacer una larga exposición ante los diputados y senadores socialistas que durante todo el día

de ayer se reunieron para diseñar su estrategia. independientemente de la decisión que adoptarán

finalmente los grupos parlamentarios socialistas, según Felipe González el «PSOE debe defender sus

posiciones en los proyectos de ley, sin impedir que el país sea gobernado».

Acuerdos

El secretario general del PSOE es partidario de que 1982 se dedique a los grandes acuerdos suscritos el

año anterior, como son el acuerdo nacional sobre el empleo y los pactos autonómicos.

Asimismo, afrontar el trabajo parlamentario pendiente, sin que incidan en él las elecciones al Parlamento

autónomo de Andalucía.

Reconoció que «es difícil gobernar con un insuficiente apoyo parlamentario y de la sociedad, cosa que ya

hemos planteado hace tiempo».

Sugirió que ante ésta situación la palabra la tiene el Gobierno, porque el Partido Socialista ha demostrado

suficientemente que su objetivo prioritario es consolidar la democracia.

Felipe González señaló la contradicción en, la que se mueve el Gobierno. «Por una parte, tiene la

necesidad de distanciarse de su adversario electoral al mismo tiempo que busca ciertos apoyos

parlamentarios. Es una relación que podríamos llamar de amor y odio al mismo tiempo.»

Sin invitación

El líder del primer partido de la oposición aseguró que no ha recibido ningún tipo de invitación

gubernamental para establecer formalmente una colaboración parlamentaria global.

Lo único que se está produciendo, según Felipe González, son llamadas del Gobierno al PSOE para

conocer la opinión socialista sobre proyectos de ley concretos.

Felipe González puso de manifiesto que el Gobierno no sabe bien cómo abordar el nuevo periodo de

sesiones parlamentarias, porque en. el seno del Ejecutivo existe un debate interno sobre la estrategia a

seguir.

Señaló que, a juzgar por los comportamientos del Gobierno, da la sensación de que éste pretende «cuadrar

el círculo».

Según Felipe González, «hay que superar la contradicción tremenda que supone la necesidad que siente el

Gobierno de tener seguro el comportamiento del PSOE, pero al mismo tiempo hace ciertas acusaciones al

Partido Socialista porque ya estamos en etapa preelectoral».

Aparte de los discursos y declaraciones de dirigentes centristas acusando al PSÜE, el líder socialista se

refirió a decisiones que chocan con los planteamientos del PSOE, como un reciente real decreto que

afecta a los funcionarios de la Administración Local.

Preguntado por los periodistas, se refirió a las distintas hipótesis de trabajó que se barajan respecto a las

perspectivas políticas del año 1982.

En este sentido, dijo que se baraja desde la disolución inmediata de las Cortes, a la celebración de las

elecciones del 1 de marzo, en el mes de mayo o en el de noviembre, siempre coincidiendo con

acontecimientos que el Gobierno estima puedan beneficiarle electoralmente.

Gran derecha

Valoró la estretegia de Manuel Fraga como un intento de evitar un hipotético Gobierno de coalición

UCD-PSOE y de transmitir a la opinión pública la imagen" de que el Gobierno depende de Coalición

Democrática,

Según Felipe González, el objetivo último de esta estrategia es consolidar lo que Fraga llama mayoría

natural y la opinión pública ya conoce como «gran derecha», que podría convertirse en el Gobierno con la

suma de UCD y Coalición Democrática después de las elecciones.

Felipe González aseguró que el PSOE no pretende transmitir «una apariencia de moderación, porque

queremos el cambio histórico de ciento cuarenta años que supone que España, viva en paz y libertad», fue

una alusión a los dirigentes empresariales que han criticado sus recientes declaraciones en las que se

manifestaba contrario a las nacionalizaciones.

Completó su respuesta a la CEOE con la siguiente reflexión: «El poder político es la representación de la

voluntad popular y a veces hay sectores que echan un pulso al poder político, y éste, desde su legitimidad,

debe ser ejercido y. responder a quienes le ponen chinitas ea el camino para impedirle su labor.»

 

< Volver