Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   La entrevista de la Zarzuela     
 
 Informaciones.    03/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

La entrevista de La Zarzuela

Por Abel HERNÁNDEZ

EL largo encuentro del Rey de España y el socialista profesor Tierno ayer tarde,

en La Zarzuela, desborda lo anecdótico y se inscribe en los anales de la alta

politica. Este mano a mano entre la Monarquía y el socialismo tendrá, sin duda,

consecuencias positivas para la convivencia nacional.

Ante todo destaca el positivo elogio del presidente del P.S.P. hacia la figura

del Monarca, tras su conversación, que se desarrolló sin protocolos ni

convencionalismos. Uno de los sectores más respetables y lúcidos del socialismo

español no cuestiona la forma de Estado (tampoco lo hace, quizá tácticamente, el

propio Partido Comunista), que es, definitivamente, el de una Monarquía

constitucional. El profesor Tierno comprobó además ayer tarde el propósito firme

del Rey Juan Carlos de lograr una verdadera democracia. Dado el pragmatismo y el

sentido común del viejo profesor (por el que siente especial admiración el Conde

de Barcelona), no seria extraño que accediera a jugar la baza de la moderación

en la izquierda. Antes o después de las urnas, este país necesita, como agua de

mayo, un centro-izquierda europeo y poderoso, cuya figura básica podría ser don

Enrique Tierno. Intentos desde las alturas no han faltado en las últimas

semanas. Si se hubiera logrado y la Democracia Cristiana hubiera jugado con más

inteligencia la baza del centro (que es la que le correspondía), probablemente

no tendría que presentarse ahora como candidato el presidente Suárez. Pero hay

que mirar a pasado mañana.

El encuentro de La Zarzuela promete, además, ser el primero de una serie que

quiere llevar a cabo el Rey (aconsejado por el presidente del Gobierno y el de

las Cortes) con los dirigentes de la izquierda. En cualquier caso, observadores

cualificados conceden especial significación a que sea precisamente el

profesor Tierno el primero que haya traspasado la puerta del palacete de la

Zarzuela. Él P.S.O.E. de don Felipe González sigue haciendo gala de

republicanismo (la última llamativa declaración en este sentido es la del señor

Gómez Llorente en Asturias), seguramente con la intención oportunista de

arrebañar unos míseros votos republicanos; pero con poca habilidad política. El

hecho de que el Rey haya demostrado, de alguna manera, su preferencia por el

P.S.P. del profesor Tierno, aparte de tener su lógica, puede interpretarse como

una respuesta velada a la voluntad del presidente de la Internacional

Socialista, señor Willy Brandt (que no vio, excepcionalmente, al Rey durante la

reciente visita regia a Bonn), de apoyar unilateral y exclusivamente al P.S.O.E.

de don Felipe González. El oportunismo de los psoeistas ha quedado, por lo

demás, de manifiesto al presentar la semana pasada su programa económico con

aires conservadores, cuando todo el mundo sabe que esta copiado, casi al pie de

la letra, del programa de izquierdas francés (socialismo-comunismo). El joven

Rey de España y el viejo profesor socialista han concordado. Es una gran

noticia.

 

< Volver