Autor: Martínez, Francisco. 
 Coaliciones electorales (2). 
 "Unidad socialista PSP-FPS"     
 
 Pueblo.    07/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

COALICIONES ELECTORALES (2)

"UNIDAD SOCIALISTA P. S. P.-F. P. S."

MADRID. (PUEBLO, por Francisco MARTINEZ.)

Unidad Socialista fue la primera alianza electoral que se presentó ante la Junta

Central. La componen el Partido Socialista Popular (Tierno Galván) y la

Federación de Partidos Socialistas. Pero hay que tener en cuenta que de las once

organizaciones miembros de esta federación solo seis han ratificado el acuerdo

de coalición. Estos son P. S. de Aragón, P. S. de Andalucía, P. S. del País

Valenciá, P. S. Murciano, P. S. de les Illes y P. S. Autonómico Canario. Hay que

tener en cuenta también que tal «unidad socialista» la propugnaron en un

principio y por separado los partidos socialdemócratas, todos los socialistas y

los comunistas a nivel de Estado y de regiones. El camino que se ha recorrido

«por la unidad» ha abierto brechas, discusiones que han costado a la F. P. S.

casi su desintegración. Los motivos han sido las inclusiones y exclusiones que

han hecho unos de otros y las hegemonías pretendidas desde unas y otras

facciones.

Este camino hacia la «unidad socialista» lo protagonizan P S. P. y F. S. P., dos

organizaciones bastante diferenciadas a nivel de Estado dentro de la familia

socialista.

El profesor Tierno (P. S. P.) ha dicho que «1a unidad hay que

entenderla con criterio flexible y sin perder nunca de vista que estamos

en el periodo de lucha por conseguir establecer la democracia».

Inicialmente, la alternativa del P. S. P. era realizar una amplia coalición

electoral socialista, en la que estarían también incluidos los

socialdemócratas. García López (P. S. D. E.) se refirió en marzo «al

daño que está produciendo en las izquierdas la pretensión del P. S. O.

E.

(Felipe González) de monopolizar la opción socialista erigiéndose en

portavoz de la Internacional Socialista». Cantarero del Castillo (R. S.

E.) está por la unidad socialista; Murillo (P. S. O. E. histórico) quiere

la coalición con los gubernamentales de la F. S. D., Lasuén (F. S. D.)

también está por la coalición. Empiezan, pues, los contactos de esta alianza

socialdemócrata con el P.S.P., pero no se llega al pacto. El P. S. P. en estas

reuniones se muestra partidario incluso de una alianza con el P. C. E., pero

López (P. S. D. E.) y Lasuén (F. S. D.) rechazan abiertamente una coalición

entre socialismo y comunismo. Por otro lado, se conoce la decisión del P. S. O.

E. (Felipe González) de acudir solo a las elecciones, por lo que la

inclusión de los socialdemócratas (algunos de ellos, hoy en el centro) en

la «unidad socialista» no cuaja.

El P S. O. E. (Felipe González) y el P. C. E. (Santiago Carrillo), que estaban

dispuestos a la alianza a través de los grupos de las nacionalidades y los

grupos regionales, también se desligarán. El P. C. E. no estaba dispuesto a

formar parte de una alianza de izquierdas en la que no estuviera el P. S. O. E.

(González).

Había un «puente» entre el P. S. P. y la Federación de Partidos Socialistas para

conseguir la alianza tripartita. Sin embargo, el abismo entre el P. S P. y los

socialdemócratas fue ampliándose. El P.S.O.E. y el P.C.E adoptan por fin la

decisión de ir solos a las elecciones. De aquí parten las negociaciones entre

P.S.P. y F.P.S. hacia la coalición y, a la vez, nacen los roces entre cada uno

de los partidos miembros de la Federación.

El Movimiento Socialista, representante madrileño de la F.P.S., da el primer

paso atrás. Se niega a entrar en las candidaturas del P. S. P. debido a los

compromisos contraídos con el Partido Carlista y es invitado a abandonar las

negociaciones. La F. P. S. intenta solventar el asunto presentando candidatos

por Madrid de la central U.S.O. (Unión Socialista Obrera), y M.S. está dispuesta

a denunciar la lista. Al final, Convergencia Socialista Madrileña (Enrique

Barón) se integra en el P. S. O. E. y es expulsado de la F. P. S. a causa de su

acuerdo «de absorción por el P. S. O. E.».

El 28 de abril, un día antes que se presente la coalición Unidad Socialista,

C.S.M. contraataca: «Hablar hoy —dice— de F. P. S. no es hablar de una

organización, sino de un conjunto heterogéneo de organizaciones con líneas

políticas profundamente divergentes.» Dice que el P. S. de Catalunya, C. S. M.

y P. S. Murciano están en vías de lograr acuerdos con el P S O. E.; que el P. S.

Gallego ha abandonado definitivamente le Federación, y Euzko Socialistak no

asiste a ninguna reunión de la F. P. S. desde 1976; que los partidos socialistas

del País Valenciá y de Aragón han manifestado reiteradamente su intención de

formar bloques autonómicos con el Movimiento Comunista y el Partido Carlista.

El 29 de abril se sabe que se ha llegado a un pacto de coalición entre el P. S.

P. y la F. P. S. E.; 3 de mayo las dos organizaciones ratifican la coalición

Unidad Socialista.

La coalición Unidad Socialista ha quedado así fijada, según el portavoz del P.

S. P., pero lo que ha ocurrido en este camino hacia la «unidad» ha sido la casi

total desintegración de la Federación de Partidos Socialistas que nació con la

agrupación de seis partidos socialistas.

7 de mayo 1977 PUEBLO

 

< Volver