Autor: Velázquez, Roberto. 
   Felipe González, Tierno Galván y Raul Morodo buscan la unidad socialista  :   
 Los contactos podrían ampliarse con inclusión de la Federación de Partidos Socialistas. 
 ABC.    16/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

ABC. MIÉRCOLES 16 DE FEBRERO DE 1977.

VIDA POLÍTICA

FELIPE GONZÁLEZ, TIERNO GALVAN Y RAÚL MORODO BUSCAN LA UNIDAD SOCIALISTA

Los contactos podrían ampliarse con inclusión de la «Federación de Partidos

Socialistas»

Los llamamientos y gestiones de las bases de los tres grandes partidos

socialistas —«Partido Socialista Obrero Español», «Partido Socialista Popular» y

«Federación de Partidos Socialistas»—, en favor de la unidad, han alcanzado la

«cumbre» de sus respectivas ejecutivas, que de forma amistosa, han iniciado los

contactos en busca de unos acuerdos que permitan poner fin a la división.

En la noche del lunes, tras la entrevista entre la Delegación electoral de la

Oposición y el presidente del Gobierno, los señores Tierno Galván, Raúl Morodo y

Pedro Bofill, del «P. S. P.», y Felipe González y Javier Solana, del «P. S. O.

E.» renovado, se reunieron a cenar en el restaurante Daríos para continuar el

debate sobre la unidad socialista.

«P, S. E. O.»«P. S. P.».—La reunión tuvo carácter informal y ambos partidos —«P.

S. O. E,» y «P. S. P.>— mantuvieron sus posturas iniciales, sin que se produjera

un acercamiento. El «P. S. O. E.» mantiene su posición de concurrencia electoral

con candidatos y programas comunes bajo sus siglas, mientras que el «P. S. P.»

manifestó su disposición de iniciar un proceso unitario con una metodología

adecuada.

El compromiso electoral y unitario debería formar parte de ese proceso. A pesar

de todo, las impresiones son optimistas y el portavoz del «P. S. O. E.» anunció

que la unidad podría conseguirse antes de las elecciones.

El «P. S. P.» invitó al «P. S. O. E.» a una reunión tripartita, con asistencia

de la «F. P. S.», en la que cada partido se plantee hasta dónde puede ceder. En

cualquier caso, es posible que el «P. S. O. E.» y el «P. S. P.» vuelvan a,

reunirse próximamente ya con carácter formal.

«P. S. O. E.»-«P. P. S.».—Los contactos a alto nivel entre los dirigentes

socialistas también se han producido entre la «P. P. S.» y el «P. S. O. E.». El

pasado sábado, Enrique Barón, de la «Convergencia Socialista de Madrid», y

Felipe González, del «P. S. O. E.», se reunieron a comer y abordaron diversos

temas relacionados con la problemática de la unidad, especialmente las

cuestiones sindicales y federales, que son en las que se registran mayores

divergencias.

Parece ser que esta misma semana podría, celebrarse una reunión entre las

ejecutivas madrileñas de «Convergencia Socialista de Madrid», Federación

Madrileña del «P. S. O. E.» y Federación del «P. S. P.».

«DOCUMENTOS DE LOS INDEPENDIENTES»,—Tras las gestiones de militantes de base de

los partidos socialistas, los independientes de esta misma ideología han hecho

nuevos llamamientos para la unidad.

En los últimos días, y desde distintas posiciones de socialistas independientes,

con formulaciones distintas, pero con los mismos objetivos, se han puesto en

circulación dos documentos distintos que tratan de acelerar el proceso hacia la

unidad orgánica.

Uno de ellos —todavía, se está pasando a la firma— argumenta la necesidad de la

unidad en los siguientes términos; si hay elecciones, los socialistas deberán

presentarse unidos para aprovechar la totalidad del potencial electoral y

garantizar la intervención socialista en la construcción del sistema

democrático.

TEMAS A NEGOCIAR.—Los partidos socialistas han de saber que la mayoría de los

electores no entienden la causa de la separación. Somos conscientes de las

diferencias, pero no nos parecen insuperables, sino temas a negociar.

La elección de las fórmulas de unidad —finaliza— corresponden a los propios

partidos. Pero como electores tenemos el derecho a exigir que no se nos ponga en

la situación de tener que contribuir a la perpetuación de las divisiones, es

decir, al debilitamiento de los socialistas.

COMPROMISO UNITARIO .—Otros sectores independientes, no militantes en ningún

partido, consideran que son ellos los que deben crear el modelo de compromiso

unitario que conviene a los intereses de 1a democracia y el socialismo.

A partir de ese convencimiento se pide a los dirigentes y a, los militantes de

las tres grandes organizaciones socialistas —«P. S. O. E.», «P. S. P.» y «F. P.

S.»— que procedan con toda urgencia, y en cualquier caso antes de las

elecciones, a la articulación de una plataforma unitaria, al menos de carácter

electoral, que, respetando los legítimos intereses de cada partido, represente

esa alternativa socialista que los pueblos de España necesitan. Encabezan las

firmas de este documento Javier Muñoz Rioja, Vidal Beneyto, José Luís Avellán y

Juan Maestre.

Al margen de las iniciativas que hasta ahora han partido de las bases y de los

socialistas independientes, las Ejecutivas de los tres partidos socialistas ya

han abordado decididamente el tema de la unidad en reuniones de carácter

bilateral.

Después de la entrevista entre Raúl Morodo y Felipe González y de las reuniones

del Comité de Enlace — «P.S.P.»-«F.P.S»—. las Ejecutivas de «Convergencia

Socialista de Madrid» y la Federación madrileña del «P. S. O. E.» mantuvieron

contactos para preparar un encuentro entre responsables de zonas y debatir

algunos de los problemas que se consideran más importantes —el federal, sindical

y la existencia de tendencias internas—, que deben ser reconocidas

estatutariamente.

PROCEDIMIENTOS DISTINTOS. — Por el momento los tres partidos son decididos

partidarios de la unidad, pero la ven de distinta forma. El «P. S. P.» carga el

acento sobre una unión electoral socialista, en la, que cada partido conserve su

propia identidad, mientras que la «Federación de Partidos Socialistas», al

menos «Convergencia Socialista de Madrid», se preocupa por la unidad orgánica

más que por la problemática electoral.

En una línea parecida se sitúa el «P. S. O. E.», que pretende la unidad orgánica

y no pactos electorales, que a la larga pueden resultar perjudiciales. No

obstante, se muestra favorable a candidaturas unitarias, siempre que se sitúen

en un proceso unitario que desemboque en una sola organización.

Roberto VELAZQUEZ.

 

< Volver