El tema de la unidad fue tratado por Tierno Galván, Felipe González y Javier Solana. 
 Cumbre PSOE-PSP     
 
 Pueblo.    15/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

El tema de la unidad fue tratado por Tierno Galván, Morodo, Felipe González y

Javier Solana

CUMBRE P.S.O.E.-P.S.P.

MADRID. (PUEBLO.)Algo más de dos horas duró la conversación mantenida anoche

entre Enrique Tierno Galván y Raúl Morado (P. S. P.) con Felipe González y

Javier Solana (Partido Socialista Obrero Español). El encuentro se produjo en

una reunión «de confraternización socialista», que comenzó en un ambiente

ciertamente tenso — dentro de la tensión que puede darse entre personas de una

misma ideología—, por cuanto las declaraciones de Felipe González, tras la

reunión del Comité Federal del Partido Socialista Obrero Español, podrían dar

pie a una situación impositiva o hegemónica por parte de su partido respecto al

P. S. P. a la hora de conseguirse la unidad socialista.

Pero el ambiente se fue distendiendo, y puede afirmarse que la cena —«aunque una

cena no es tiempo suficiente para un tema tan laborioso» como declararían al

final de la misma sus protagonistas— sirvió, fundamentalmente, para aclarar

algunos criterios previos a la negociación, a la vez que demostró que ésta,

la negociación, no se presenta fácil.

Quizá el punto de partida para las jornadas que han de seguir a esta «cena para

la unidad» pueden ser las frases dichas a la Prensa por los dos secretarios

generales, González y Morado: el primero de ellos afirmó que «entre socialistas,

la política no hace extraños compañeros de cama». Morodo, en plan de buena

voluntad, diría que «al final habrá unas candidaturas comunes».

SALVAR EL ESCOLLO DE LA PRESENTACIÓN ELECTORAL

Felipe González manifestaría —recogiendo una expresión de Tierno Galván— que, en

efecto, «como ha dicho al profesor, nadie puede esperar un milagro en estos

trabajos, sino un profundo acuerdo entre los socialistas». El presidente del P.

S. P., señalando que fue cuatro personalidades políticas una cena de

amigos, afirmó que «todos deseamos la unidad, estamos luchando por ella y aún no

hemos encontrado un hecho irreparable para lograrla. Pretendemos —prosiguió— ir

a las elecciones con una clientela común, y, si es posible, con una denominación

común». Más adelante, el profesor Tierno Galván comentaría el deseo de «integrar

el programa electoral y el problema de la unidad. Para ello quizá el principal

escollo a salvar lo representa la presentación electoral. Después, la unidad

será una cuestión de tiempo solamente, de no demasiado tiempo».

Los temas referentes a la identidad de los partidos, y por ello a las siglas de

los mismos, fue planteada por un compañero al primer secretario del P. S. O. E.,

Felipe González, afirmaría que ellos, el P. S. O. E., no quiere utilizar las

siglas del partido más que como un patrimonio común de todos los socialistas,

«pero no como un planteamiento que implique altanería política alguna o

supremacía». En definitiva, el problema de las siglas —de cara a lograr mediante

la unidad un solo partido socialista— quedaría solventado en un posible Congreso

extraordinario, «el Congreso de la unidad», del que saldría el único partido

socialista español con la denominación que se acordase. Esto es cuestión de

tiempo, pero ello no quiere decir que de mucho tiempo.

En resumen, la cena de anoche, en un clima de «relación fraternal», fue

calificada por Felipe González como importante cualitativamente. Puede servir

para continuar los encuentros en menores intervalos de tiempo, pero no definió

nada. Los trabajos hacia la «necesaria unidad" no se presentan nada fáciles por

cuanto los argumentos esgrimidos por las del P S. O. E.-P. S. P. tienen la misma

solidez, y merecen el mismo grado de respeto mutuo. Como muy bien se diría

anoche, les resulta más difícil unirse a los que tienen ideología, Felipe

González ampliaría: «La derecha tiene muy pocos problemas para ponerse do

acuerdo; es la izquierda donde se encuentran los problemas de futuro, que no son

otra cosa que sumar proyectos, no sólo votos.»

El encuentro P. S. O. E.-P. S. P., la cumbre de Dario´s, pese a todo, no aclaró

grandes cosas: se mantienen las posturas, se mantiene, asimismo, la idea de que

es necesario negociar, pero también se mantienen los problemas, aunque

posiblemente puedan presentarse mas fácilmente salvables Se acordó proseguir, y

quizá en ello estén desde hoy.

Se acuerdan próximos encuentros para buscar soluciones definitivas

 

< Volver