Cataluña. 
 Pujol: Existe una campaña para expulsarnos de la vida política     
 
 El País.    02/04/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

CATALUÑA

Pujol: "Existe una campaña para expulsarnos de la vida política"

El presidente de la Generalidad de Cataluña, Jordi Pujol, considera que «hay una campaña, que no es ni

casual ni aislada, para provocarnos y expulsarnos a los catalanes de la vida política española», informa

Efe.

Cauto y prudente, Pujol insistió hasta la saciedad en el carácter institucional de su cargo —«no soy ni un

jefe de Estado, ni un presidente de un gobierno, soy el presidente de la Generalidad»—, para eludir

pronunciamientos sobre temas políticos concretos. A pesar de esto, el honorable habló, entre otras cosas,

del famoso decreto de las diputaciones catalanas, del catalán y el castellano, de la bandera y las banderas

y de sus viajes al extranjero.

Democracia y autonomías

«En Cataluña», dijo Pujol, «hemos intentado llevar la reivindicación autonómica par un camino positivo:

porque nosotros somos también España y porque sin democracia no hay autonomía y sin autonomía no

hay democracia. Pensamos que hemos contribuido a estabilizar España, estabilizando Cataluña, y se nos

ha considerado como un ejemplo en la transición».

«Ahora», añadió, «de repente nos encontramos con una campaña de deformación de nuestra imagen y se

nos presenta como agentes de desestabilización. Una campaña que pensamos no es aislada ni casual, que

hay quien quiere provocarnos y expulsarnos de la política española».

El presidente justifica el decreto de la Generalidad, hoy recurrido por Calvo Sotelo ante el Tribunal

Constitucional, en cuatro puntos: 1) el catalanismo ha considerado que Ja distribución provincial clásica

no responde a la naturaleza de Cataluña, que se estructura en comarcas; 2) entendemos que el Gobierno

de Cataluña debe asumir las responsabilidades de las diputaciones, no en el marco de un centralismo

barcelonés, sino para una nueva organización territorial de Cataluña; 3) hubiera sido bueno basar la

Generalidad en la estructura administrativa de las diputaciones, y 4) hace tiempo que tenemos la

sensación de que hay un deseo de mermar la autonomía catalana por un doble movimiento de presión

central, mediante una lectura restrictiva del estatuto y reforzando las diputaciones y los municipios frente

a la Generalidad.

 

< Volver