Autor: Carandell, Luis. 
   España de todos     
 
 Diario 16.    08/04/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

CARANDELARIO

Luis Carandell

España de todos

Decididamente-, lo nuestro es el calvario. Nos gusta sufrir y, si no tenemos motivo, nos lo inventamos.

Ahora nos hemos inventado la polémica lingüística en Cataluña.

Yo creo que en España hay mucha gente que cree que los catalanes hablamos catalán para fastidiar. El

idioma catalán sería una especie de argot para hacer reír. Hasta mi amiga Carmen Rico-Godoy, en su

artículo «Estimats catalans», ha recurrido a un tristísimo y manido remedo, casi estoy por decir escarnio,

de la lengua de Ausias March y de Espriú.

La política que se hace en Cataluña, en materia lingüística, emana de un mandato de la Constitución y del

Estatuto. Puede haber abusos dictados por el dogmatismo y hasta por, 1a estupidez. Pero la pretensión de

que los catalanes, entendiendo por tales los que viven en Cataluña y así lo deseen, hablen y escriban a la

vez catalán y castellano es diáfanamente constitucional.

Según la Constitución, el catalán es un idioma tan español como el castellano, que no sólo la Generalidad

sino también el Estado tienen el deber de proteger. Los abusos que se puedan estar cometiendo deben

denunciarse, aunque no de una forma que signifique tomar lo particular por lo general, la anécdota por la

categoría. Pero, en ningún caso, pueden invalidar la necesidad de que Cataluña, en el seno de la

democracia española, logre la ansiada recuperación de su idioma. Es ésta condición esencial para alcanzar

lo que un intelectual catalán, Bosch Gimpera, llamaba «la España de todos».

 

< Volver