Mensaje del presidente de la Generalidad en el día de San Jorge. 
 Jordi Pujol: Cataluña debe transmitir a toda España su voluntad de ser     
 
 ABC.    24/04/1981.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

10/ A B C

NACIONAL

Mensaje del presidente de la Generalidad en el día de San Jorge

Jordi Pujol: «Cataluña debe transmitir a toda España su voluntad de ser»

BARCELONA. El presidente de la Generalidad de Cataluña, Jordi Pujol, asistió ayer a una misa solemne

en la capilla de San Jorge, del palacio de la Generalidad, oficiada por el cardenal-arzobispo de Barcelona,

monseñor Jubany —quien pronunció una homilía—, para honrar al Patrono de Cataluña. A la ceremonia

asistieron también las primeras autoridades civiles y militares de la región, y él Consejo Ejecutivo de la

Generalidad en pleno.

Después el señor Pujol ofreció el tradicional desayuno a autoridades y parlamentarios, al que fueron,

asimismo, invitados los rectores de las Universidades barcelonesas, personalidades de la cultura catalana

y directores de medios informativos.

La «senyera» pendía de numerosos balcones de la Ciudad Condal, sobre todo en las zonas del Ensanche y

centro, con ocasión de la festividad de San Jorge. Las rosas, flor típica de la «diada», se vendieron

profusamente por toda la ciudad desde primeras horas de la mañana. El cardenal Jubany había oficiado la

bendición de los ramos de flores y la esposa del presidente catalán, Marta Ferrusola, entregó el premio al

mejor ramo expuesto en el patio del palacio de la Generalidad.

«UN PUEBLO ABIERTO». Jordi Pujol se ha dirigido a los ciudadanos de Cataluña con un mensaje en el

que dice, entre otras cosas:

«Cataluña es un pueblo que reivindica sus derechos colectivos, pero el concepto de pueblo que de sí

mismo tiene Cataluña no se basa en ningún doggmatismo político, no se basa en la violencia, no se basa

en el rechazo de nada ni de nadie, sino que se basa en la cultura, en la convivencia, se basa en el diálogo

de las rosas y los libros.

Y un pueblo así —continúa— no puede ser tin pueblo cerrado, no se cierra. Un pueblo así debe ser y es

un pueblo abierto, es un pueblo al cual pueden pertenecer y pueden entrar todos los que realmente quieran

entrar en él.

Ese debe ser el espíritu de Cataluña —agrega—. De una Cataluña que recoge una tradición milenaria,

pero también una cultura moderna y progresiva. Que recoge una capacidad de crear riqueza, de generar

espíritu de superación. Esta tan típica componente del carácter catalán, esta voluntad de superación que

recoge una capacidad de crear asociaciones, de crear tejido social. Una Cataluña, además, capaz de

transmitir a toda España su voluntad de ser, pero también su voluntad de conservar su personalidad, pero

también de proyectarse al servicio de todo el país, al servicio de toda España. De una Cataluña donde el

espíritu de convivencia debe privar y privará por encima de todo.

A este espíritu de superación y a este espíritu de convivencia, hoy, día de San Jorge, día de Sant Jordi,

vamos a servir con algo tan simple, pero tan lleno de profundo significado, como son las flores y como

son los libros.

MANIFESTACIÓN E INCIDENTES

BARCELONA. Unas siete mil personas se concentraron, en la plaza de Cataluña, haciéndose eco del

llamamiento llevado a cabo por la Comisión para la Defensa de la Lengua, Cultura y Nación Catalana,

bajo el lema «Som una nació» («Somos una nación»).

El acto, que duró breves minutos, se redujo a la lectura, por parte del escritor Josep María Espinas, de una

proclama en defensa de la lengua y nación catalanas.

En dicho escrito, aprobado en la Universidad de Barcelona el pasado 18 de marzo, se hace un

llamamiento a todos los partidos, fuerzas sociales y sindicales para que se definan a favor de los derechos

nacionales de Cataluña.

Se insiste, además, en la necesidad de impulsar la normalización del uso de la lengua catalana, se pide que

se garanticen los derechos de los emigrados de habla no catalana.

 

< Volver