Autor: Carandell, Luis. 
   Jiménez Losantos     
 
 Diario 16.    22/05/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

CARANDELARIO

Luis Carandell

Jiménez Losantos

En estas mismas páginas he discrepado del «Manifiesto de las 2,300" sobre la situación del castellano en

Cataluña. He discrepado y sigo discrepando porque del documento, apoyado en unos datos parcialmente

ciertos, se sacaba la impresión, a todas luces falsa, de que si castellano está marginado en Cataluña

mientras el catalán se encuentre allí plenamente normalizado.

Ahora, uno de los primeros firmantes del manifiesto, el escritor Jiménez Losantos, ha sido víctima de un

atentado para cuya calificación mi máquina de escribir ensaya adjetivos sin hallar ninguno que no parezca

eufemístico parà describir esta barbarie.

Mi condición de discrepante me da algo más de autoridad de la que en otro caso tendría, al mostrar mi

solidaridad con Jiménez Losantos y expresar la repugnancia y la indignación que el hecho me ha

producido.

Y he de manifestar también mi convencimiento de que el sangriento paso que los secuestradores del

escritor han dado para llegar a la «dialéctica de las pistolas» nada tiene que ver con la discusión que se

sostenía acerca de la cuestión lingüística catalana, Es otra guerra, y nunca mejor dicho, la guerra de los

interesados, no en hallar soluciones y corregir abusos, sino en sembrar la discordia entre las comunidades.

El grupo Terra Lliure es un invento totalmente desconocido en Cataluña, aunque sus procedimientos y el

lenguaje que emplea en sus comunicados sean suficientes para darlo a conocer, cualquiera que sea el

color que pretenda exhibirnos, como enemigo» de la convivencia y de la libertad.

 

< Volver