Es uno de los promotores del Manifiesto por la igualdad lingüística en Cataluña. 
 Terra Lliure reivindica el secuestro y el dispro a Federico Jiménez Losantos     
 
 ABC.    22/05/1981.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

VIERNES 22-5-81

NACIONAL

Es uno de los promotores del «Manifiesto por la igualdad lingüística en Cataluña»

Terra Lliure reivindica el secuestro y el disparo a Federico Jiménez Losantos

BARCELONA. El profesor y escritor Federico Jiménez Losantos—uno de los firmantes del «Manifiesto

por la igualdad lingüística en Cataluña», más conocido como «Manifiesto de los 2.300», publicado

inicialmente hace un par de meses en el periódico madrileño «Diario 16», fue víctima de un atentado tras

ser secuestrado por dos individuos, en la noche del miércoles, cuando regresaba a su casa de Barcelona

desde Santa Coloma de Gramanet, en cuyo Instituto de Enseñanza Media imparte clases. Secuestro y

agresión —un disparo de pistola en la pierna derecha, que no reviste mayor gravedad— serían

reivindicados por el grupo autodenominado Terra Lliure (Tierra Libre), en llamada ulterior al diario en

lengua catalana «Avui».

El relato que de lo sucedido hizo la esposa del señor Jiménez Losantos se resume así:

El profesor salió del Instituto de: Enseñanza Media de Santa Coloma, donde da habitualmente clase, y se

dirigió a Barcelona en su coche, acompañado de otra profesora. Al llegar a la confluencia de las calles

Guillermo Tell y Numancia, y disponiéndose a bajar, dos individuos, que, al parecer, les habían seguido,

les encañonaron con sendas pistolas y les obligaron a entrar de nuevo en el turismo.

Uno de los secuestradores se colocó al volante y el otro en el asiento de atrás, con Jiménez Losantos,

mientras la joven ocupaba el segundo asiento delantero. El automóvil tomó la Diagonal y luego la

autopista A-2 en dirección a Tarragona y Lérida, saliendo en los alrededores del término de Esplugas.

Una vez allí los dos secuestrados fueron obligados a bajar.

Inmediatamente la joven fue atada de pies y manos y amordazada con un esparadrapo. Por su parte, el

señor Jiménez Losantos fue atado a un árbol por los brazos, a un palo por los pies y amordazado con un

pañuelo y esparadrapo.

Antes de ser amordazado, Losantos preguntó repetidas veces qué pretendían de ellos y si pensaban

matarles. El único de los dos individuos (jóvenes) que habló, siempre en catalán, negó en principio que

fuera un atraco. Luego, ya en el descampado, le dijo que él era Jiménez Losantos, que era el promotor del

«Manifiesto» anticatalanista, que «era un "lerrouxista", que iba contra los Países Catalanes y que había

venido de fuera a traer la mierda a Catalunya». Finalmente le informó de que no pensaba matarle. «Aún

no, esta vez, pero vamos a dejarte un recuerdo», dijo.

SE BUSCA EL COCHE. Acto seguido, el individuo que había hablado disparó a bocajarro contra la

pierna derecha del profesor, alcanzándole en el fémur, cerca de la rodilla. Luego los dos asaltantes

emprendieron la huida.

La joven profesora pudo desatarse con bastante rapidez y, después de hacer un torniquete en la pierna de

Jiménez Losantos, que sangraba abundantemente, corrió hacia la autopista para pedir socorro, y pudo

parar a un coche-patrulla «Z», que pasó por allí a los pocos instantes.

La dotación policial trasladó al señor Jiménez Losantos hasta el Hospital Clínico, donde fue curado y

escayolado. Luego pasó a su domicilio. La recuperación total tardará unos dos meses en producirse, pero

el estado del señor Losantos es bueno.

Entretanto, la Policía ha iniciado intensas averiguaciones para descubrir la identidad de los dos

individuos, de unos veinte años de edad, que secuestraron a los profesores Jiménez Losantos e Isabel

Izquierdo Gutiérrez e hirieron al primero en la pierna derecha.

Entre las investigaciones figura la búsqueda del turismo de Jiménez Losantos, en el que huyeron los

autores del atentado, un coche R-8, matrícula de Barcelona 0453-A.

IBA A DEJAR CATALUÑA. «Si el presidente del Parlamento catalán, Heribert Barrera, predica el

desprecio, es normal que un joven un poco más radical nos pegue un tiro», declaró a Efe el propio

Federico Jiménez Losantos, tras su atentado.

Indica el profesor de Literatura: «Francamente, no sé cuál puede ser el próximo paso que den. Espero que

nadie caiga en la provocación y se tome la justicia por su mano, atentando contra nadie, porque con que

haya miserables en un lado es suficiente.»

Jiménez Losantos, uno de los redactores del polémico «Manifiesto de los 2.300», dijo también: «A esta

situación no se hubiera llegado sin la campaña de intoxicación de la mayoría de la Prensa de Barcelona y

alguna de Madrid a base de insultos y falsificaciones, como en el caso de "El País", que espero que ahora

no me acuse de desestabilizar la democracia porque me pegan un tiro.»

Explicó Jiménez que curiosamente había recibido hace poco la notificación de traslado a Madrid, por lo

que iba a abandonar Cataluña en breve. Afirmó que nunca había visto a los dos individuos que tras la

vuelta de su trabajo en el Instituto Puig Cartellá, de Santa Coloma, le asaltaron y le pegaron un tiro en la

pierna.

«Hemos denunciado de forma reiterada que habíamos recibido amenazas e insultos, pero nadie nos ha

hecho caso. Las autoridades no se han preocupado, y buena parte de la Prensa de Cataluña no se ha

querido hacer eco», declaró, por su parte, a Europa Press don Pedro Penalva, uno de los firmantes del

«Manifiesto» y amigo de Federico Jiménez Losantos.

«No sólo han salido pancartas y respuestas agresivas contra nosotros —sigue el señor Penalva—, sino que

en algunas Facultades universitarias salieron papeles en los que se daban los números de matrícula de

nuestros coches, así como la dirección y el teléfono.»

Tras expresar su estupor por el hecho, el señor Penalva ha anunciado que el número de firmantes del

«Manifiesto de los 2.300» es en la actualidad de 16.000.

PSC: «SALVAJE AGRESIÓN». Por su parte, el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC-PSOE) ha

hecho público un comunicado en el que condenan el atentado del que ha sido víctima el profesor Jiménez

Losantos.

El partido lamenta los hechos y «denuncia con la mayor contundencia una agresión salvaje como ésta,

que introduce en la vida catalana elementos de violencia contra personas, que ningún demócrata puede

admitir».

 

< Volver