Su decreto entrará próximamente en vigor y se desarrollará en seis meses. 
 Ninguna enmienda a la autonomía deportiva de Cataluña     
 
 El País.    30/07/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Su decreto entrará próximamente en vigor y se desarrollará en seis meses

Ninguna enmienda a la autonomía deportiva de Cataluña

Las federaciones deportivas de Cataluña están a punto de obtener su autonomía, lo que conseguirán de

hecho cuando el decreto que regula sus actividades entre en vigor. Ayer finalizó el plazo de presentación

de enmiendas al proyecto de decreto, y se asegura que no ha habido ninguna. La autonomía deportiva de

Cataluña supondrá un hecho importante para el deporte nacional, y José Luis Vilaseca, director general de

L´Esport de la Generalidad de Cataluña, considera que con este decreto no sólo se le perjudica, sino que

se refuerza.

El decreto, que consta-deceno artículos y dos disposiciones finales, tendrá que ser desarrollado ahora, una

vez aprobado. Para ello habrá seis meses de plazo a partir de su publicación en el diario oficial de la

Generalidad.

José Luis Vilaseca declaró a EL PAÍS que el decreto contempla la regulación del deporte desde su punto

inicial, que son los deportistas. Estos se afilian a clubes, que, a su vez, se convierten en federaciones

regionales, y éstas se integran en la federación nacional respectiva. La integración en la federación

nacional correspondiente se realiza con personalidad jurídica propia. «Esto supone, de hecho», explicó el

director general, «que dejan de ser delegaciones, como lo han sido hasta ahora, de las federaciones

nacionales. Pero hay que aclarar que las federaciones regionales de Cataluña tienen competencia propia

sólo dentro del territorio catalán. Fuera de él, dependen absolutamente en todo de la federación nacional

correspondiente».

José Luis Vilaseca añadió que las ventajas principales que de esta forma encontrarán las federaciones

regionales en Cataluña serán las de contar con mayor poder, como contrapartida de la pérdida de

influencia del centralismo deportivo que hasta ahora ha venido rigiendo al deporte español. Las

federaciones nacionales se limitarán en este caso a desempeñar su influencia a nivel nacional e

internacional. Al mismo tiempo las federaciones regionales de Cataluña, con la aprobación del decreto de

su autonomía deportiva, podrán contar con instalaciones propias, lo que antes no les estaba permitido.

De todos modos, al conocerse la existencia de este decreto, surgieron ciertas reticencias sobre el mismo, a

pesar del visto bueno que le concedieron los ministerios de Administración Territorial y Cultura, así como

el Consejo Superior de Deportes y la casi totalidad de las federaciones nacionales, con las excepciones de

las de natación, motorismo, gimnasia y deportes de invierno. Posiblemente estas reticencias surgieran,

principalmente en estas federaciones, porque el decreto de la autonomía deportiva para Cataluña lo que

viene a suponer es una pérdida de poder, de influencia y de decisión del centralismo que hasta ahora pudo

imperar en las federaciones nacionales.

No perjudica al deporte nacional

«La autonomía deportiva para Cataluña no perjudica al deporte nacional», asegura el director general.

«Pienso todo lo contrario. Le favorece. Cuanto más fuertes sean las federaciones regionales, fuerza qué

adquirirán con la iniciativa que les proporcionará su autonomía deportiva, más fuertes serán las

federaciones nacionales».

El decreto de la autonomía deportiva para Cataluña establece la obligatoriedad de participación de los

componentes de sus federaciones regionales en los campeonatos nacionales que organicen las

federaciones españolas. Las federaciones regionales de Cataluña no podrán participar en competiciones

internacionales oficiales; solamente lo podrán hacer en competiciones amistosas. Por tanto, las

federaciones de Cataluña, a nivel nacional, no podrán representar a la región ni tampoco a España.

La autonomía deportiva para Cataluña supone una iniciativa propia para promocionar el deporte en la

región, contar con instalaciones propias y también con un presupuesto por parte de la Dirección General

de L´Esport, fijado en 750 millones de pesetas, proporcionado por la Generalidad y el Consejo Superior

de Deportes.

 

< Volver