Balance del presidente catalán en el objetivo de incorporar a Cataluña al quehacer político. 
 Pujol: hemos retrocedido enormemente     
 
 Diario 16.    08/08/1981.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

8-agosto-81/Diarío16

NACIONAL

Balance del presidente catalán en el objetivo de incorporar a Cataluña al quehacer político

Pujol: "Hemos retrocedido enormemente"

Antes de partir de vacaciones, el presidente de la Generalidad, Jordi Pujol, hizo balance de los últimos

acontecimientos en el plano autonómico y protesta por lo que considera una campaña contra el

catalanismo que habría tenido lugar en los últimos meses. Respecto a la sentencia del Tribunal

Constitucional sobre las diputaciones catalanas, Pujol añadió que «la sentencia es la sentencia y hay que

acatarla, aunque no constituya una solución».

Barcelona — El presidente de la Generalidad, Jordi Pujol, manifestó ayer que a su entender «hemos

retrocedido enormemente en el objetivo de incorporar plenamente a Cataluña en el quehacer político

español».

Sobre la sentencia del Tribunal Constitucional en el tema de las Diputaciones catalanas, Jordi Pujol indicó

que «la sentencia es la sentencia y hay que acatarla, aunque no es una solución. En cuanto a los

considerandos, que en ciertos aspectos, para nosotros, son más importantes que las conclusiones, parece

que abren espitas y que mantienen abiertas ciertas posibilidades».

«Por ejemplo —continúa el jefe del Ejecutivo catalán en sus manifestaciones a Europa Press—, los

considerandos reconocen la preeminencia de la comunidad autónoma, admiten que el Parlamento puede

legislar sobre las Diputaciones, aun-que adaptándose mejor a la Constitución y a la legislación de

Régimen Local, se reconoce el derecho de la comunidad autónoma a transferir a otras entidades y a la

propia Generalitat competencias y servicios de las Diputaciones, admite que no es necesario un régimen

uniforme para todas las entidades locales en todo el Estado, etcétera.»

«Un demócrata —sigue Pujol— debe aceptar la decisión del Tribunal Constitucional, y debe hacerlo sin

aspavientos. No es necesario, en cambio, que modifique sus convicciones. Con serenidad y respeto a las

reglas democráticas puede seguir porfiando por sus objetivos y sus ideales. La tradición política,

ampliamente mayoritaria en Cataluña durante los ciento cincuenta últimos años, ha reivindicado la

supresión de las provincias y de las Diputaciones, o su clara e indiscutida subordinación a un órgano

político superior y único. En esta reivindicación han coincidido los hombres de la Mancomunidad y los de

la Generalitat republicana, y durante los años del franquismo esta reivindicación fue inánime en todos los

sectores no afectos al régimen. Y hoy sigue siendo asumida por los representantes de más del 85 por 100

de los electores catalanes.»

«Por supuesto, que esto no quita que suprimir o reducir más de lo debido a las Diputaciones es contrario a

la Constitución de 1978. Pero el problema permanece, y hay que ver si dentro del marco acotado por la

Constitución, según el criterio del Tribunal, se puede encontrar solución total o parcial. Y es ahí donde

entrará en juego la con-certación del PSOE y de UCD.

Diálogo

Con respecto a su ausencia de las negociaciones sobre los pactos autonómicos y la no celebración de una

entrevista con el presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo-Sotelo, Pujol indica que no ha hablado con el

jefe del Ejecutivo por varias razones.

«En primer lugar porque no me ha llamado, y creo que ha hecho bien. Una vez eliminados de la concerta-

ción no hubiera sido lógico, ni casi correcto, que me hubiera llamado en el último momento, ni que fuese

para informarme. Yo le agradezco que no lo haya hecho. En estos momentos la conversación no hubiera

sido útil, En cambio, dentro de unas semanas, puede serlo. Creo que a finales de agosto o principios de

septiembre convendrá que nos veamos. Pero antes habría que preparar bien la entrevista. Las entrevistas

hechas sin preparación fácilmente son improductivas, y no conviene que ésta lo sea.»

Confusión

Sobre las acusaciones de que la no presencia en las conversaciones autonómicas ha sido voluntaria, el

presidente de los catalanes indica que «no es cierto. Ahora se intenta crear confusión sobre esto, pero

estoy dispuesto a afirmar ante quien sea que es una falsedad rotunda. La marginación ha sido total.

Hemos recibido algunos de los documentos estudiados —no todos—, que según los casos llegaban

veinticuatro horas antes de que saliesen en los periódicos o veinticuatro horas después. Pero no vale

quejarse. Lo que pasa es que hemos retrocedido enormemente en el objetivo -que para mí, para mi partido

y para la Generalitat era, y es, muy importante— de incorporar plenamente a Cataluña en el quehacer

político español. Habrá que volver a empezar. Pero no cejaremos en nuestra voluntad de actuar a fondo y

positivamente en la política española, aunque no se me oculta que nos lo van a poner difícil. Lo cierto es

que esta marginación y todo el clima que se ha creado nos duele y motiva nuestra más enérgica protesta».

Antes de irse de vacaciones Pujol protestó por las acusaciones de las últimas fechas. «Durante unos meses

hemos sido objeto de un ataque sistemático a través de algunos órganos de información. Parecía que

hubiese una campana para destruir el prestigio que Cataluña en general y los sectores catalanistas habían

adquirido durante los últimos años. Parecía como si conviniera destruir esta buena imagen antes de iniciar

la concertación.»

 

< Volver