Dentro de una fuerte polémica nacionalista entre Rovia y Barrera. 
 Rovira acusa duramente a Barrera     
 
 Diario 16.    12/09/1981.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

DENTRO DE UNA FUERTE POLÉMICA NACIONALISTA ENTRE ROVIRA Y BARRERA

ríales, que excusaron la invitación. El delegado del Gobierno, Juan Rovira Tarazona, que

asistió a la recepción, hizo, sin embargo, unas duras declaraciones contra el presiden- te del Parlamento,

Heribert Barrera. Pequeños grupos independentistas se echaron a la calle haciendo gala de separatismo.

La Policía los disolvió. En este contexto destacó la intervención de la independentista irlandesa

Bernardette Devlin.

Rovira acusa duramente a Barrera

Barcelona — El delegado del Gobierno en Cataluña, Juan Rovira Tarazona, realizó ayer una rotunda

advertencia, acompañada de duras acusaciones, al presidente del Parlamento catalán, Heribert Barrera.

Las declaraciones de Rovira Tarazona se produjeron inmediatamente después de haber asistido al acto

oficial de la Diada de Cataluña, organizado por el Parlamento autónomo de aquella comunidad, acto en el

que resaltaron las ausencias de autoridades militares, jerarquías eclesiásticas y representantes

empresariales.

El delegado del Gobierno en Cataluña precisó que había asistido al acto «por el respeto que me merece

esta institución democrática (el Parlamento) que representa al pueblo catalán».

«Quiero dejar muy claro —añadió— que este respeto a la institución no puede interpretarse como una

manifestación de insensibilidad ante las palabras pronunciadas recientemente por su presidente, Heribert

Barrera, en la Universidad Menéndez y Pelayo, en Sitges, en las que compara a Cataluña con Gibraltar,

niega a España la condición de nación para considerarla como una Confederación de Estados, y propugna

la autodeterminación y el monolingüísmo catalán. Estas expresiones constituyen el ataque verbal más

grave dirigido contra la Constitución desde su promulgación.»

Rovira advirtió que «no debe olvidar el presidente de un Parlamento, que tiene su origen en la

Constitución, que cuando dirige unas palabras contrarias a la esencia de nuestra primera ley, está

socavando la esencia de todo nuestro sistema democrático».

Golpismo verbal

Más adelante, el delegado del Gobierno en Cataluña acusó a Barrera de practicar el «golpismo verbal».

«Y es válido el argumento utilizado por él —añadió— de que la Constitución puede reformarse, porque

todo golpismo, sea verbal o mediante el uso de otra clase de violencia, siempre quiere justificarse con el

fin de reformar la Constitución, que, a su juicio, es imperfecta.»

Rovira Tarazona precisó, finalmente, que estas conductas condenatorias no deben hacer perder la

serenidad, porque hay que distinguir entre actitudes personales y la institución del Parlamento catalán,

«que nos merece todo nuestro respeto».

Los militares

Poco antes de hacer estas declaraciones a la agencia Efe, Rovira había asistido a la recepción oficial

ofrecida por el Parlamento catalán para celebrar la Diada de Cataluña, en cuya celebración destacó la

ausencia de representantes de las autoridades militares.

No estuvieron presentes el capitán general de la IV Región Militar, el gobernador militar de Barcelona, el

jefe del sector naval y el jefe del sector aéreo, entre otras personalidades militares invitadas. Asimismo,

excusaron su asistencia las jerarquías eclesiásticas y representantes de las organizaciones empresariales.

Antes de iniciarse la recepción, el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, el presidente del Parlamento

catalán, Heribert Barrera, el delegado del Gobierno, Rovira Tarazona y el gobernador civil de Barcelona,

estuvieron reunidos, a puerta cerrada, durante unos cinco minutos.

El oficial mayor del Parlamento catalán se negó a facilitar la lista oficial de invitados a la recepción.

Además de las autoridades citadas, asistieron los miembros del Consejo Ejecutivo de la Generalitat, los

componente de la Mesa del Parlamento, los parlamentarios y líderes de los partidos políticos, así como

autoridades locales.

Contra nadie

«La Diada no va contra nadie, no tiene ninguna intención de confrontación, queremos ser nosotros

mismos, es así de simple», declaró Jordi Pujol, presidente de la Generalitat, durante el acto de ofrenda

floral que realizó en la estatua de Rafael de Casanovas, héroe histórico durante el asedio de las tropas

borbónicas en la guerra de 1714.

Refiriéndose a su reciente entrevista con el presidente del Gobierno, Pujol dijo: «Le señalé al señor

Calvo-Sotelo que el Gobierno no debía ponerse en contra de la Diada, porque éste es sólo un día de

afirmación de Cataluña. Como lo tienen muchos otros países. Creo que el presidente lo entendió y la

prueba de ello es que desde hace unos días ha cambiado -la actitud gubernamental respecto a -si lo que se

dice es o no constitucional.»

Una sola lengua

Después de realizar su ofrenda floral en la estatua de Casanova, Heribert Barrera manifestó que la Diada

del 11 de septiembre de este año tenía unas connotaciones especiales, «que son el reivindicar el Estatuto

de Cataluña y la libertad de expresión. Es una fiesta de todos los catalanes, sea cual sea su origen. Hemos

de conseguir que Cataluña tenga una sola lengua lo más pronto posible».

A primeras horas de la mañana hizo entrega de su ramo de flores el ex presidente de la Generalitat, Josep

Tarradellas. Durante la mañana realizaron la ofrenda floral los líderes de los partidos y numerosas

personas. Muchos balcones de las calles barcelonesas lucían banderas catalanas y el público congregado

en la plaza cantó «Els Segadors» y coreó el grito de «Som una nació» («Somos una nación»).

 

< Volver