De presidente del Parlamento catalán y de lo que dijo en Sitges. 
 Barrerra ni dimite ni se retracta     
 
 Diario 16.    29/09/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

De presidente del Parlamento catalán y de lo que dijo en Sitges

Barrera ni dimite ni se retracta

Heribert Barrera, presidente del Parlamento de Cataluña, ni dimite de su cargo en la institución

autonómica ni se retracta de lo que dijo en Sitges el pasado 8 de septiembre.

Barcelona — Heribert Barrera, presidente del Parlamento catalán, anunció ayer que no renunciaba a su

cargo en la institución, al tiempo que se ratificó en lo dicho en Sitges, porque «allí no hablé como

presidente del Parlamento, sino a título personal». Barrera señaló también que su renuncia podría ser

interpretada como una capitulación.

Barrera dijo que su dimisión sería un precedente funesto, si resultara de una acción ejercida al margen de

las vías parlamentarias normales. «Los que creen en la necesidad o conveniencia de mi dimisión —

añadió— deben responsabilizarse planteándola formalmente por medio de una proposición no de ley y, si

obtienen mayoría, mi decisión será inmediata.»

Señaló también el presidente del Parlamento catalán que la composición de éste y la coyuntura política

actual hacen que el funcionamiento normal de las instituciones autonómicas haya de resultar

necesariamente de un frágil equilibrio entre fuerzas contrapuestas. «En estas condiciones, creo que es un

deber ignorar las preferencias personales y evitar tomar cualquier iniciativa que, de una forma u otra,

pueda contribuir a crear nuevas complicaciones.»

Capitulación

También consideró Barrera que su dimisión podría ser tomada por una capitulación ante quienes intentan

reducir la autonomía catalana a una autonomía administrativa y con tal fin pretenden que la libertad de

expresión no es aplicable a ciertas áreas del pensamiento político catalán.

Sobre la separación de los cargos de partidos, Barrera señaló que «es preferible, siempre que sea posible».

Sobre su posible dimisión como secretario general de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) añadió

que «no puede plantearse una dimisión sin que haya una solución de recambio que sea aceptada por todo

el partido o la mayoría de él». Dijo también que el problema ya se planteó en el último congreso de ERC

y que si se encuentra una solución podría dimitir de tal cargo.

Hizo muy especial hincapié Heribert Barrera en que «volvería a decir lo mismo que dije en Sitges. La

conferencia que pronuncié era muy académica y lo que dije no era otra cosa que un punto de vista muy

extendido en el movimiento catalanista y aceptado por la mayor parte de los partidos».

No quiso ser, sin embargo, más explícito sobre lo que dijo de los socialistas y el general Armada. Sí

precisó que estaba dispuesto a dar la transcripción de las cintas.

Citó por último entre los grupos de los que había recibido apoyo para que continuara en su cargo, además

de ERC, a Convergencia i Unió, Nacionalistas de Esquerra y otros no parlamentarios.

 

< Volver