Autor: Domingo, Oriol. 
   La Generalidad mandará en toda la enseñanza catalana dentro de tres meses     
 
 Ya.    07/10/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

7-X-1980

enseñanza

La Generalidad mandará en toda la enseñanza catalana dentro de tres meses

BARCELONA. Oriol Domingo

Todos los servicios educativos de Cataluña dependerán del Gobierno de la Generalidad a partir del

próximo 1 de enero de 1981, según los acuerdos adoptados en su última reunión por el Consejo de

Ministros sobre traslado de servicios a la citada institución autónoma. En concreto, según informó en

Barcelona Miguel Roca Junyent, presidente de la parte catalana en la comisión mixta de transferencias,

dependerá de la Generalidad lo siguiente:

Los servicios y funciones ejercidos ahora por las delegaciones del Ministerio de Educación en las cuatro

provincias catalanas; los ejercidos ahora por la inspección de Egb en las cuatro provincias; la inspección

de Bup del distrito universitario de Barcelona; los servicios de inspección y coordinación provincial del

F. P. en las cuatro provincias; la totalidad o, en su caso, la dependencia de los centros públicos de,

Preescolar, Egb, Bup, F. P., educación especial, educación permanente de adultos, enseñanzas integradas,

enseñanzas especializadas, escuelas de artes aplicadas y oficios artísticos y escuelas oficiales de idiomas,

siempre en el ámbito territorial de Cataluña. El nombramiento, traslado, promoción y perfeccionamiento

de personal adscrito a los centros y servicios que se transfieren. La elaboración, aprobación y ejecución

de programas de inversiones, en coordinación con la política económica general del Estado. El Cou, por

impartirse ahora en centros de enseñanza media, también pasa a depender de la Generalidad.

Los libros de texto que se utilicen en Cataluña deberán ser aprobados por la Generalidad; en la rueda de

prensa de Barcelona, los representantes catalanes no supieron explicar qué es lo que va a pasar con los

textos que estén aprobados por el Estado, pero manifestaron que «serán liberales en la aplicación y no

creen que haya problemas».

¿Qué le queda al Estado central? La alta inspección de la educación; todavía está sin definir lo que sea esa

«alta inspección», aunque los representantes catalanes consideran que tendrá sólo por objetivo garantizar

que los elementos de la educación (textos, centros, planes...) cumplan los mínimos establecidos por el

Estado y respeten las leyes fundamentales; el Estado se reserva, además, la competencias en materia de

titulaciones.

El señor Roca Junyent valoró así estos traspasos de competencias: «Este bloque de servicios traspasados

en materia educativa es el más importante que la Cataluña autónoma haya conocido nunca.» Y el señor

Rahola, miembro también de la comisión negociadora de lo traspasos, resumió así lo transferído: «Lo que

se nos ha traspasado en la totalidad de la enseñanza que el Estado tiene en Cataluña, desde la preescolar al

bachillerato y formación profesional.» En cuestión de personal, eso quiere decir que al comenzar 1981

unos treinta mil funcionarios docentes y no docentes de los centros escolares pasarán a depender de la

Generalidad de Cataluña. Se han tomado estos tres meses de tiempo para realizar la complicada

operación. Y todavía queda pendiente la transferencia de competencias a nivel universitario.

 

< Volver