Según el presidente de la Generalitat. 
 El nacionalismo catalán quiere una España fuerte     
 
 Diario 16.    28/12/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Según el presidente de la Generalidad

El nacionalismo catalán quiere una España fuerte

Barcelona — El presidente de la Generalidad, Jordi Pujol, ha reiterado que el nacionalismo catalán no es

independentista, sino solidario, y que pretende una España fuerte.

Durante unas declaraciones emitidas por el circuito catalán de televisión, Pujol dijo ayer que «el

nacionalismo catalán siempre ha tenido dos componentes fundamentales, la reafirmación de la propia

identidad catalana y la integración de Cataluña en el marco del Estado, para contribuir a la construcción

de una España fuerte».

Respecto a su responsabilidad en la gobernación de Cataluña, el presidente de la Generalidad manifestó

que «estamos trabajando para que Cataluña vaya adelante, de la única manera que puede ir adelante un

país, que es mediante el progreso de los hombres que lo forman».

Un pacto rojo

Sobre la integración de los emigrantes, Pujol señaló que «catalán no es quien habla siempre en catalán,

sino el que se instala aquí y ama a este país y tiene aquí sus hijos y sus nietos».

El presidente del Parlamento autónomo de Cataluña, Heribert Barrera, se mostró ayer menos conciliador

que el presidente de la Generalidad en unas declaraciones realizadas al diario donostiarra «Egin». En su

misma línea; hipercrítica respecto a la política autónoma, Barrera aseguró que «la ley orgánica de

Armonización del Proceso Autonómico (LOAPA) y el conjunto de los acuerdos de concertación entre el

Gobierno y el PSOE constituyen, evidentemente, un intento de vuelta atrás en nuestra autonomía».

«En realidad —añadió— se trata de la ruptura de un pacto implícito en el momento de la discusión de la

Constitución y el Estatuto, y esta vuelta a tres es posible por las ambigüedades que se aceptaron en los

textos constitucional y estatutario.»

Barrera se quejó de que «se intenta hacer de las autonomías el chivo expiatorio, cargándole las culpas de

todo lo que va mal».

 

< Volver