Autor: Cernuda, Pilar. 
 Los catalanes Botanch y Arnau lo harán al final de la legislatura. 
 Dos diputados centristas se pasarán al partido de Pujol     
 
 Diario 16.    18/06/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Los catalanes Botanch y Arnau lo harán al final de la legislatura

Dos diputados centristas se pasarán al partido de Pujol

Pilar CERNUDA, Cover-Diarío 16

Madrid — Aquí todos especulando sobre quiénes son los que se van con Alianza Popular y se están

escapando centristas por otra banda: por el lado catalán. Más de uno ha hablado ya con la gente de

Convergencia i Unió y al menos dos diputados centristas, Botanch y Arnau, han dado ya el paso. Esperan

al final de la legislatura, diez días más, para anunciar que se van al partido de Pujol y Miguel Roca.

Porque la salida de los democristianos no es ninguna sorpresa, y también ellos esperan el final de la

legislatura para anunciar su salida de UCD. Siempre que ese final de la legislatura sea después de la

reunión del consejo político, porque si es antes aguantarán hasta la convocatoria del consejo, porque es

ahí donde quieren explicar que se van y por qué.

Ordóñez

También estos últimos días ha habido alguna aproximación de centristas al grupo de Ordóñez. Saben que

el pacto, con el PSOE está hecho, que irán en las listas socialistas como independientes y se quieren

apuntar a ése carro que tiene seguridades. Pero Ordóñez no acepta a nadie nuevo. Corrió sus riesgos al

irse de UCD, la operación socialista ha tardado en cuajar, ha habido meses de incertidumbre, y no quiere

nuevos riesgos.

Las reuniones tripartitas Calvo Sotelo-Suárez-Lavilla no están dando los resultados apetecidos, aunque

continuarán. Ayer mismo se volvieron a ver en el Congreso, en el despacho de Lándelino Lavilla, a

primera hora de la tarde.

Adversarios

Pero a Calvo-Sotelo no le gusta la fórmula que propone Suárez: dejar la presidencia del partido y quedar

en la del Gobierno sólo hasta las elecciones. Las posiciones entre Suárez y Calvo-Sotelo son cada vez

más distantes, más irreconciliables y es difícil que se pueda llegar a un acuerdo.

Son dos adversarios muy duros y aunque Lándelino Lavilla actúa ahí como «hombre bueno» no consigue

acuerdos. De momento, aún confían en que se pueda llegar a alguna salida. Porque es lo único que puede

salvar a UCD de esta caída sin fondo. Calvo-Sotelo tiene todas las de perder. Ya no le respaldan ni

siquiera sus hombres más afines, que quieren que actúe con energía de una vez, que ponga orden en el

partido, y la desbandada es cada vez más generalizada.

Aquí puede pasar cualquier cosa el día que se acabe la legislatura, ya nadie da un duro por los escaños

centristas. Lamo de Espinosa tiene en este momento sólo 149 votos, y aunque hace verdaderos equilibrios

para ganar las votaciones se puede quedar en precario en cualquier momento. Y eso es muy grave.

El que no va a ceder es Suárez, que sale como ganador. Tiene sus incondicionales de siempre y tiene

ahora además a toda una serie de centristas que le consideran ya como la única solución posible. El es el

fundador, el creador de UCD, y aunque cometió errores, los ha borrado en gran parte el paso del tiempo.

 

< Volver