Autor: Prades, Joaquina. 
 Elecciones del 8 de mayo. El enfrentamiento sólo se explica por razones electoralistas, según Julio Feo. 
 Agria polémica Gobierno-Generalitat por unos incidentes de carácter protocolario     
 
 El País.    23/04/1983.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

EL PAÍS, sábado 23 de abril de 1983

ESPAÑA

Elecciones del 8 de mayo

El eafrentamiento sólo se explica por razones electoralistas, según Julio Feo

Agria polémica Gobierno-Generalitat por unos incidentes de carácter protocolario

Polémicas y rectificaciones. Un incidente protocolario, ocurrido el pasado día 15 durante la inauguración

de la exposición de Dalí en Madrid, ha provocado cotas insospechadas de enfrentamiento entre altos

funcionarios del Gobierno de Felipe González y la institución autonómica catalana, lo cual eleva

duramente el tono de la campaña electoral en Cataluña. Mientras tanto, dirigentes del PSOE comenzaron

ayer a entrar en acción, con ataques dirigidos al líder de la coalición AP-PDP, cuyo periplo electoral ha

sido adjetivado de "ridículo" por el responsable municipal del PSOE, Luis Fajardo, amén de otros

calificativos en distintos dirigentes socialistas. En el seno de la propia AP-PDP, la declaración de un

dirigente andaluz sobre supuestos pactos Fraga-Felipe González dio lugar a un mentís del propio líder

conservador, acompañado de otra de las curiosas anécdotas que adornan su trayectoria, que el lector podrá

leer en páginas interiores.

Los incidentes protocolarios que se produjeron el pasado día 15 en Madrid en la exposición de Dalí, en

los que se vieron implicados el jefe del Gobierno y el presidente de la Generalitat, han provocado una

agria polémica entre ambas instituciones, que está, alcanzando proporciones insospechadas. El secretario

del presidente del Gobierno, Julio Feo, a quien la institución catalana acusa de "insultos" a símbolos

representativos de Cataluña, declaró ayer a este periódico que la polémica "es tan absurda que sólo se

explica porque estamos en campaña electoral".

JOAQUINA PRADES, Madrid Feo puntualizó cada una de las acusaciones que se le imputan, tanto en la

nota oficial remitida a los medios informativos por la Generalitat cómo las declaraciones de Agustí Pons,

jefe de gabinete del conseller de Cultura, Max Cahner, quien, entre otras cosas, afirma que Feo "mandó a

tomar por el culo" al conseller catalán.

La historia tiene su origen en unos problemas de protocolo surgidos el pasado día 15, en el acto de

inauguración de la exposición antològica de Salvador Dalí en el Museo,de Arte Contemporáneo de

Madrid, donde estuvieron presentes, además de los Reyes y el príncipe, el presidente del Gobierno, Felipe

González, el ministro de Cultura, Javier Solana, el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, y el conseller

de Cultura del Gobierno autónomo catalán, Max Canher, entre otras personalidades de la Administración

central y de la institución catalana.

Según la versión facilitada por Agustí Pons, ratificada posteriormente por la secretaría de la Generalitat,

se había pactado semanas antes de la inauguración el puesto protocolario que ocuparía el presidente

catalán con el Ministerio de Cultura, mediante el cual Pujol mantendría idéntico protagonismo que el

ministro Javier Solana. En este punto aparecen las primeras contradicciones: fuentes del Ministerio de

Cultura afirman que se había concertado con Pujol el número 13 en el orden de importancia protocolaria,

Julio Feo asegura que le correspondía el puesto decimoquinto —ya que estaban presentes numerosas

personalidades "que siempre van por delante de un presidente de comunidad autónoma"—, y en la

Generalitat insisten en la preferencia por el número dos.

Este simple detalle terminó con la amenaza de Pujol de abandonar la exposición y regresar a Cataluña —

cosa que no hizo gracias a la promesa del propio presidente González de gozar de trato preferente—, pero

ha creado una agria polémica entre Cataluña y el Gobierno central en plena campaña para las elecciones

municipales y autonómicas del 8 de mayo.

Feo: "No injurié a nadie"

En la nota hecha pública por el Gobierno catalán se atribuye a Julio Feo haber realizado una serie de

comentarios calificados oficialmente como "insultos a la bandera y a las instituciones catalanas", y

denigrado la figura del presidente de la Generalitat y del conseller de Cultura.

Julio Feo, por su parte, niega rotundamente tales acusaciones: "Yo no he injuriado nada y a nadie", dijo

ayer a EL PAÍS, "y no acepto la referencia de la nota de la Generalitat de que el conflicto se haya

desatado entre el Gobierno central y las instituciones catalanas, porque esta absurda polémica la han

destado ellos, en plena campaña electoral".

Agustí Pons, que asegura haber sido testigo presencial de los incidentes ocurridos en la exposición de

Dalí, acusa a Feo de haber rebajado la senyera catalana a banderín, de haber comentado que "Pujol aquí

no pinta nada" y que "ahora llega el del banderín" y de haberle enviado a él mismo "a tomar por el culo",

entre otras cosas, en cuanto fueron presentados. A todo ello responde Feo: "Yo no me refería a la bandera

catalana cuando hablaba del banderín. Estaba hablando", asegura, "de un bande-rín propiamente dicho, es

decir, al distintivo del coche oficial. Es cierto que mostré mi desacuerdo porque no pueden exhibirse

banderines fuera de la comunidad autónoma, pero si esos señores no entienden el castellano no es culpa

mía".

Respecto a sus comentarios sobre la persona del presidente de la Generalitat, Feo responde que es falso :

"No pude decir aquí llega el del banderín porque no estaba allí cuando llegó Pujol, y tampoco me

pronuncié sobre si pintaba o no pintaba algo". Finalmente, a la frase escatològica dedicada al conseller

Cahner, el secretario general del Presidente del Gobierno alega: "No conozco al señor Cahner porque no

nos presentó nadie. No tengo ni idea de como es físicamente y mal puedo mandar a tomar por el culo a

quien no he visto nunca". "En lo único qué estoy de acuerdo con la nota de la Generalidad", concluye, "es

en que esta historia debe quedar cerrada cuanto antes".

"Todo esto me resulta surrealista", prosiguió Julio Feo, "porque Padrós, ayudante del jefe de protocolo de

los catalanes, estuvo durante todo el acto dándome las gracias. Incluso ese comentario que me atribuyen

de que "nos habéis metido un gol", refiriéndome a que finalmente Pujol vino con el banderín y se colocó

en primera fila, se lo dije a Padrós en plan de broma y él también, se rió. De verdad que no concibo toda

esta historia fuera de la campaña".

 

< Volver