Autor: Suelves, Josep Lluis. 
 Los resultados del 8-M dan paso a la reflexión y los pactos. 
 La implatación en comarcas ha dado a Convergència el gobierno de tres diputaciones     
 
 El Correo Catalán.    11/05/1983.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

EL CORREO CATALAN

Miércoles, 11 de mayo de 1983

CATALUNYA

Los resultados del 8-M dan paso a la reflexión y los pactos

La implantación en comarcas ha dado a Convergencia el gobierno de tres diputaciones

El número de diputados provinciales de cada partido oscila un poco según la ley del 79 o la reforma del

83, ya que la segunda prima el número de votos.

Con independencia de la decisión del Tribunal Constitucional sobre la composición de las diputaciones,

los socialistas tendrán mayoría absoluta en la de Barcelona mientras que CiU gobernará las otras tres,

habiendo aumentado su poder en estas instituciones.

BARCELONA

Sea cual sea la resolución del Tribunal Constitucional sobre la ley que ha de regir la composición de las

diputaciones provinciales catalanas, la coalición de Convergència i Unió gobernará en tres de ellas —las

de Tarragona, Lleida y Girona- mientras que los socialistas se adjudicarán la de Barcelona en función de

los resultados electorales municipales conseguidos por ambas formaciones en la consulta del pasado

domingo. El Gobierno de CiU en tres diputaciones —hasta ahora tenía solamente el de Tarragona y

Girona— puede producirse, en algún caso, con el apoyo de los diputados provinciales de AP, a pesar del

triunfo de los socialistas en las cuatro capitales catalanes, ya que Convergència ganó en multitud de

pueblos pequeños y en bastantes poblaciones de tamaño medio, lo que, como ya informó ayer El Correo

Catalán, le ha llevado a un número de concejales mucho mayor que los socialistas.

Como se sabe, los socialistas pretendieron cambiar la Ley de Elecciones Locales por lo que se refiere a la

elección de los diputados provinciales, haciendo que el número de estos se determinará por la regla de

Hondt en base a los resultados electorales de cada partido en los partidos judiciales en vez de -como

plantea la ley de 1979-hacerlo en base a los concejales electos de cada partido en las mismas áreas

geográficas. Esta decisión del Gobierno socialista fue recurrida por la Minoría Catalana y por el Grupo

Parlamentario Popular, y está todavía pendiente la sentencia del Tribunal Constitucional.

Sin embargo, sea cual fuere dicha sentencia, al efectuar ambos tipos de reparto en función de los

resultados obtenidos por cada partido en las cuatro circunscripciones catalanas, queda claro que mientras

los socialistas tendrán mayoría absoluta en la Diputación de Barcelona, CiU puede tenerla en las otras

tres. En efecto, según la Ley de 1979 la coalición nacionalista tiene una mayoría de diputados

provinciales en las diputaciones de Girona, Lleida y Tarragona, mayoría que seguiría sosteniéndose

también para Girona y Lleida si el Tribunal Constitucional diera por bueno el sistema que planteaba la

reforma intentada a principios de este año y que podria completarse para el caso de Tarragona con el

apoyo de los diputados de AP.

Baile de presidencias

En el caso de Barcelona, también con independencia del dictamen del Tribunal Constitucional, son los

socialistas quienes obtienen la mayoría absoluta en la Diputación y, por lo tanto, quienes volverán a

adjudicarse la presidencia de la misma. A señalar que, de acuerdo con el reparto de la Ley de 1979, la

coalición independiente presentada en la comarca de Vic bajo el nombre «Osona-83» podría conseguir un

diputado provincial si no prospera la impugnación que contra ells se ha presentado ante la Junta Electoral.

Según este sistema de reparto y para el caso de que dir cha impugnación prosperara, el diputado que

corresponde a este grupo independiente pasaría a CiU.

Aunque en CiU todavía no sé han tomado las decisiones relativas a los candidatos que la coalición puede,

presentar a las tres diputaciones que seguramente gobernará, las fuentes consultadas por El Correo

Catalán indican la probabilidad de que la presidencia de la Diputación gerundense recaiga en el ex

conseller de Governació y alcaldable de CiU en Girona, Joan Vidal i Gayola, que podría sustituir en el

cargo a Arcadi Calzada, quien ha sido elegido alcalde de Olot. En el caso de Barcelona, no hay tampoco

dudas de que el PSC revalidará en su cargo a Antoni Dalmau.

Josep Lluís Suelves

 

< Volver