Autor: Conte, Jesús. 
 Los resultados del 8-M dan paso a la reflexión y los pactos. 
 Romera echó a Tarragona y llamó al orden a un líder comarcal     
 
 El Correo Catalán.    11/05/1983.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Romera echó a Tarragona y llamó al orden a un líder comarcal

La campaña fue muy dura. Para el candidato supuso un buen desembolso económico para llegar allí

donde el partido no pensaba: azafatas, libros y rosas... Para el estado emocional de los dirigentes del

partido, también. Dicen que los nervios llegaron a palabras mayores, El jueves 28 de abril, Romera, por

ejemplo, echó del despacho al diputado Tarragona, que se sentia marginado en la campaña. Al final le

dieron algún mitin, para cumplir al pie de la letra el texto de unas instrucciones dadas por Fraga sobre

aprovechamiento al máximo de los diputados.

También hubo ataques de celos. A la dirección catalana del partido no le sentó nada bien que el presidente

comarcal del Vallès Occidental, Vicente Mogas, se trajera dos días después, por su cuenta y riesgo al

portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Herrero de Miñón amparado en su buena relación amistosa, y

le llamaron al orden. Al parecer todo debe pasar por la calle Lauria, sede actual del partido después de la

guerra de despachos de la calle Valencia.

Las voces criticas, cada vez más pese a que Romera me haya retado alguna vez a contabilizar no más de

25 voces discordantes, se movilizan cara al congreso regional que se aplazó hasta el verano para posponer

la defenestración de Planas y suavizar el aterrizaje de Romera, militante desde poco antes del 28-O.

Jesús Conté

 

< Volver