Boletín de las Cortes. 
 Confirmada la necesidad de juramento político para dirigir Colegios profesionales     
 
 Informaciones.    11/04/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 45. 

((BOLETÍN DE LAS CORTES»

Confirmada la necesidad de juramento político para dirigir Colegios profesionales

MADRID, 11. (INFORMACIONES.)

Los abogados y otros miembros de Colegios profesionales tendrán que acatar formalmente las leyes

políticas para desempeñar cargos directivos en sus respectivas entidades, según los términos del párrafo

cuarto del proyecto de ley que acaba de publicar el «Boletín Oficial de las Cortes Españolas». El párrafo

dice: «La solicitud o conformidad para ser proclamado candidato a cualquier cargo electivo de los

órganos de gobierno del Colegio o de representación en órganos del Estado deberá expresar el

compromiso de prestar juramento de que desempeñará el cargo con fidelidad a los Principios del

Movimiento y demás Leyes Fundamentales del Reino. Para tomar posesión de cualquiera de estos cargos

será necesario prestar el juramento exigido por las leyes para el desempeño de cargos públicos.»

EL PROYECTO DE LEY REGULA:

* EL VOTO POR DELEGACIÓN EN LAS ELECCIONES

* LA NULIDAD DE ACTOS COLEGIALES EN DETERMINADOS SUPUESTOS

* LA APROBACIÓN MINISTERIAL DE ESTATUTOS Y REGLAMENTOS

El proyecto de ley dice en su exposición de motivos: «En la actualidad, los Colegios profesionales se

encueraran regulados por una serie de disposiciones dispersas y de distinto rango, lo que aconseja dictar

una disposición que con carácter general, y atendiendo a la variedad de las actividades profesionales,

recoja los principios jurídicos básicos en esta materia y garantice la autonomía de los Colegios, tu

personalidad jurídica y plena capacidad para el cumplimiento de los fines profesionales, asi como las

funciones de la Administración «n orden á la regulación de las profesiones dentro del necesario respeto

del ordenamiento jurídico general.»

La exposición de motivos destaca también que los Colegios profesionales son «cauce orgánico para la

participación de los españoles en las funciones públicas de carácter representativo y demás tareas de

interés general». De ahí —señala— que la proyectada ley regule la organización y funcionamiento de los

Colegios «del modo mas amplio posible en consonancia con el carácter profesional de los fines

colegiales».

Entre las disposiciones recogidas en el texto figuran las siguientes:

Corresponde al Gobierno regular las condiciones generales del ejercicio de las profesiones, entre las que

figurarán las incompatibilidades con otras profesiones y actividades, los títulos oficiales requeridos para

el ejercicio profesional y, cuando la naturaleza de la actividad lo requiera, el régimen de honorarios

profesionales.

VOTO POR DELEGACIÓN

Las elecciones establecidas para la constitución de las Juntas directivas o de gobierno u otros órganos

análogos se ajustarán al principio de libre e igual participación de los colegiados, sin perjuicio de que los

estatutos y reglamentos puedan establecer hasta doble valoración del voto de los ejercientes respecto de

los no ejercientes.

Serán electores todos los colegiados con derecho a voto, conforme a los estatutos. Podrán ser candidatos

los colegiados españoles que no estando incursos en prohibición legal no hayan sido objeto de sanción

disciplinaria grave, salvo que hayan sido rehabilitados, y reúnan las condiciones de antigüedad y

residencia u otras de carácter profesional, exigidas por las normas electorales respectivas.

El voto se ejercerá personalmente, por delegación, o por correo, de acuerdo con lo que se establezca al

efecto para garantizar su autenticidad.

NULIDAD Y SUSPENSIÓN DE ACTOS

Serán nulos de pleno derecho los actos de los órganos colegiales en los siguientes supuestos:

1.» Cuando excedan de las funciones y competencia de los Colegios profesionales.

2.» Cuando sean contrarios a los Principios del Movimiento Nacional y demás Leyes Fundamentales del

Reino.

3. Cuando su contenido sea imposible o sean constitutivo de delito.

4. Cuando hubieren sido dictados por órgano manifiestamente incompetente o prescindiendo total y

absolutamente del procedimiento establecido o de las normas que contienen las reglas esenciales para la

formación de voluntad de los órganos colegiados.

Los decanos, presidentes, síndicos u otros órganos análogos estarán obligados a suspender dichos actos.

En caso de incumplimiento de la obligación establecida en el número anterior, el ministro competente, de

oficio o a instancia de cualquier colegiado, procederá a declarar la nulidad de dichos actos. Cuando se

trate de actos contrarios a los Principios del Movimiento Nacional y demás Leyes Fundamentales del

Reino el ministro acordará su suspensión, correspondiendo la declaración de nulidad al Gobierno,

Los actos de declaración de nulidad serán recurribles ante la jurisdicción contencioso-administrativa.

Serán anulables los actos de los órganos colegiales que incurran en cualquier infracción del ordenamiento

jurídico.

FUNCIONES DE LOS COLEGIOS

Corresponde a los Colegios profesionales el ejercicio de las siguientes funciones:

e) Adoptar las medidas conducentes a evitar el intrusismo profesional.

f) Organizar servicios comunes de interés para los colegiados de carácter profesional, formativo,

asistencial de previsión y otros análogos.

g) Ejercer cuantas funciones les sean encomendadas por la Administración y colaborar con ésta mediante

la realización de estudios, emisión de informes, elaboración de estadísticas y otras actividades

relacionadas con sus fines que puedan serles solicitadas.

h) Las que establezcan las leyes para el cumplimiento de sus fines como entidades de representación

organica en el orden político.

APROBACIÓN MINISTERIAL DE ESTATUTOS Y REGLAMENTOS

La organización y funciona-miento de los colegios profesionales se rigen por sus Estatutos y Reglamentos

de conformidad con las disposiciones vigentes.

Los Estatutos y Reglamentos así como sus modificaciones, habran de ser aprobados por el Ministerio al

que estén adscritos los Colegios, y regularán las siguientes materias:

a) Adquisición y perdida de la condición de colegiado.

b) Derechos y deberes de los colegiados.

c) Órganos de gobierno y normas de constitución y funcionamiento de los mismos.

d) Régimen financiero.

e) Régimen disciplinario.

f) Régimen juridico de los actos y de su impugnación en el ámbito corporativo.

g) Las demás materias necesarias para el mejor cumplimiento de las funciones de los Colegios.

ESTATUTOS GENERALES

Podran aprobarse Estatutos generales para todos los Colegios de una misma profesión a los que habrán de

acomodarse los particulares de cada Colegio.

11 de abril de 1973

INFORMACIONES

 

< Volver