Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
 Cortes Españolas. 
 Suprimida la mención expresa de las incompatibilidades en la ley de colegios profesionales  :   
 Se exigirá a quiene hayan de desempeñar cargos que ejerzan la profesión y se admite que el tema podrá ser abordado en los Estatutos. 
 ABC.    19/01/1974.  Página: 27. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

ABC. SÁBADO 19 DE ENERO DE 1974

CORTES ESPAÑOLAS

SUPRIMIDA LA MENCIÓN EXPRESA DE LAS INCOMPATIBILIDADES EN LA LEY DE

COLEGIOS PROFESIONALES

Se exigirá a quienes hayan de desempeñar cargos que ejerzan la profesión y se admite que el tema podrá

ser abordado en los Estatutos

Madrid. (De nuestro redactor en las Cortes, Herminio Pérez Fernández.) El tema de las

incompatibilidades consumió toda la última parte de la sesión del miércoles en la Comisión de Leyes

Fundamentales y Presidencia del Gobierno, que estudia el proyecto de ley de Colegios profesionales. Pero

la cuestión quedó en el aire y fue necesario consagrarle todavía la totalidad de la sesión del jueves, para

dejar el asunto completamente zanjado. La Ponencia, en virtud de un párrafo nuevo —incorporado a la

ley en su informe— establecía, de un modo claro y concreto, la incompatibilidad entre ciertos cargos de

la. Administración y los cargos directivos de los Colegios. Un procurador, el señor Esperabé de Arteaga

apoyaba esta decisión. Varios procuradores se oponían. No a las incompatibilidades, sino a que constaran

de una manera expresa y tal como se había redactado el precepto, en el texto de la ley.

Al comenzar la sesión de ayer lo dijo claramente el señor Lamo de Espinosa: «Pedimos que se suprima

este párrafo, pero eso no significa que no queramos las incompatibilidades. Nos preguntamos,

simplemente, si este proyecto de ley y este lugar son adecuados para tratar esa materia.» El señor Lamo

quería buscar otra fórmula y él mismo la ofreció con un texto que dijera, poco más o menos, así: «Para

desempeñar cargos directivos en los Colegios, será necesario estar en activo en la profesión.»

Esa iba a ser la tesis que, en definitiva, triunfaría al cabo de tres horas de debate, de numerosas

intervenciones, de interrupciones para que la Ponencia estudiara las diferentes propuestas. Es lástima que

la falta de espacio nos impida recoger algunas de las interesantes manifestaciones que hicieron los señores

Esperabé de Arteaga, Herrero Tejedor, Palomares, Iglesias Selgas, Puig-Maestro Amado, Henríquez,

entre otros. Prevaleció el apoyo a la fórmula del señor Lamo y la Ponencia, tras arduas meditaciones,

decidió aceptarla y ofrecerla como suya a la Comisión, con este texto:

«Quienes desempeñen los cargos de presidente, decano, sindico u otros similares, deberán encontrarse en

el ejercicio de la profesión de que se trate.»

«Los demás cargos deberán reunir iguales condiciones para su acceso, salvo si los Estatutos reservan

alguno o algunos de ellos a los no ejercientes.»

El señor Esperabé se apresuró a manifestar que era mejor suprimir el párrafo porque lo consideraba un

galimatías. Los demás enmendantes se mostraron conformes, pero el señor Palomares Díaz, pensando

que el texto era insuficiente, propuso la adición de un párrafo más para remitir el tema a los Estatutos, a

fin de abarcar aquellos casos en que la redacción de la Ponencia pudiera resultar inoperante. Fue

ampliamente apoyado y a este respecto resultó especialmente decisiva la intervención de don José Luis

López Henares que afirmó: «La propuesta dé la Ponencia está elaborada con el pensamiento puesto

únicamente en algún Colegio determinado.

 

< Volver