Autor: Iglesias, María Antonia. 
 Problemas profesionales. 
 Masiva oposición al decreto sobre colegios profesionales     
 
 Informaciones.    08/05/1975.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

PROBLEMAS PROFESIONALES

MASIVA OPOSICION AL DECRETO SOBRE COLEGIOS PROFESIONALES

Por María Antonia IGLESIAS

MADRID, 8. — Presidentes, decanos y representantes de quince Colegios Profesionales han mostrado su

rotunda oposición al anteproyecto de decreto que desarrolla la ley de Colegios Profesionales, aprobada el

año pasado entes Cortes. Este criterio fue unánimemente expresado ayer en el transcurso de una reunión

celebrada en la sede del Colegio Oficial de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos y presidida por don

Juan Antonio Fernández Ordóñez, decano de esta corporación. Paralelamente se celebró otra reunión a

puerta cerrada en el Colegio Oficial de Agentes de Cambio y Bolsa en la que representantes de otros

Colegios manifestaron también su oposición al mencionado anteproyecto de decreto.

Al comienzo de la reunión del Colegio de Ingenieros de Caminos, cada uno de los representantes dio

lectura a los acuerdos tomados por las respectivas Juntas de gobierno —reunidas en sesiones de

urgencia— respecto al significado del anteproyecto de decreto. El Consejo Superior de Colegios de

Arquitectos ha rechazado la totalidad del proyecto, considerando que su espíritu «hace imposible que —

aun enmendando errores— pueda ser base de un Reglamento de la ley de Colegios Profesionales»,

aludiendo concretamente a la «adulteración de los fines asignados por la ley a los Colegios» y el

«refuerzo obsesivo de los poderes de la Administración sobre la vida colegial».

El Colegio de Ingenieros de Caminos puso de relieve que «él anteproyecto de decreto que

combatimos atenta al derecho, porque viola la norma de rango superior que es la ley reguladora de las

Colegios Profesionales» y califica el decreto de «gravemente atentatorio contra la naturaleza, fines y

eficacia, incluso existencia, de nuestro Colegio.

El Consejo Superior de Aparejadores manifiesta que el anteproyecto «supone una evidente restricción y

alteración de los fines atribuidos a los Colegios Profesionales por la ley, ya que toma sólo en

consideración aspectos de índole exclusivamente profesional,lo que desvirtúa el espíritu y la letra de la

ley», al tiempo que manifestó «su desagrado y preocupación por el evidente espíritu regresivo que parece,

desprenderse del presente anteproyecto y que lesiona gravemente la tradicional madurez y autonomía de

los Colegios Profesionales, largamente probada».

LA DEONTOLOGIA AMENAZADA

A través de las sucesivas intervenciones de los representantes colegiales, se puso de manifiesto que las

más graves consecuencias que tendría la aplicación del decreto que desarrolla la ley de Colegios

Profesionales, no serían tanto de índole económica —con ser graves— o estrictamente corporativas, sino

fundamentalmente por lo que se refiere a la total desaparición de la función social dinamitada en los últi-

mos años y particularmente a la mortal amenaza a la capacidad de vigilancia de te deontología profesional

que los Colegios vienen garantizando en la vida pública del país.

Especial significado tuvo en este aspecto la intervención del presidente en funciones del Colegio Oficial

de Médicos de Madrid. señor Robredo Olave, quien puso de manifiesto que el anteproyecto de decreto

niega y anula la propia filosofía de las profesiones y la misión deontológica de los Colegios, resultando

concretamente, y como significativo dato, el hecho de que en el decreto se exonera de toda

responsabilidad colegial y profesional a todos aquellos que al tiempo que colegiados pertenezcan a la

Administración como funcionarios. En el mismo sentido se expresó también el decano presidente del

Colegio de Arquitectos de Madrid, al poner de manifiesto el alcance y significado que determinados

aspectos del decreto contienen y muy especialmente la supresión de la obligatoriedad de los visados

técnico-profesionales que hasta ahora obligaban a todos los procesos productivos respecto a los

respectivos Colegios: "A falta de otros mecanismos, los Colegios Profesionales constituyen el único

escalón corporativo reconocido, distinto del Estado, para garantizar o intervenir la calidad de esos

procesos. Suprimir esas representaciones corporativas de los administrados implica caer en un estatismo

monolítico, sin contraste ni crítica, y en sentido inverso suprime una labor subsidiaria de la

Administración en la tamización de intereses o posturas sectoriales contrarias al interés general, siendo así

que la Administración no cuenta . coa la organización adecuada para cubrir esa laguna y menos aun la

colectividad si se le cierra ese cauce. Las irregularidades dentro del campo urbanístico necesitan de una

cobertura profesional y técnica que si se puede regular o cortar, dificulta el proceso especulativo. Si se

debilita o suprime ese control, el proceso especulativo Quedará con las manos libres." ... "Se suprimen así

—manifestó el representante de los arquitectos respondiendo a una pregunta de los periodistas— un

mecanismo de control conseguido en la ley del Suelo, lo que hace pensar en la intervención de intereses

inconfesables."

RESTRICCIÓN DE LA VIDA DEMOCRÁTICA

En el transcurso del turno de preguntas que formularon los representantes de los medios informativos se

interrogó al señor Fernández Ordóñez si los Colegios Profesionales entendían el decreto como una

"respuesta" de la Administración a la progresiva dinamización de los Colegios y su repercusión social, a

lo que el presidente del Colegio de Ingenieros de Caminos respondió afirmativamente. Asimismo se puso

de manifiesto que el decreto venía a resucitar la estructura autoritaria de los decanos, al conferirles en su

artículo 22 una excesiva concentración de funciones y anulando la actual estructura democrática y la

posibilidad de participación de las bases colegiales.

Entre los asistentes a la . rueda de Prensa se distribuyó un comunicado firmado por todos los

representantes de los Colegios, en el que se resume el carácter negativo del anteproyecto que elimina la

funcional social de los Colegios, acarrea una drástica limitación a la independencia y autonomía y supone

una restricción del desarrollo de polos de vida democrática en clara contradicción con las necesidades

objetivas del país.

 

< Volver