Los ecologistas     
 
 Pueblo.    07/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

LOS ECOLOGISTAS

APARTE de los partidos y coaliciones que recogen en sus programas electorales, como se verá a

continuación, un punto en defensa del medio ambiente y la Naturaleza, ha nacido recientemente un

llamado Partido Ecologista, qua presenta un candidato al Senado por Madrid. AEORMA (Asociación

para el Estudio y Ordenación del Medio Ambiente), AEPDEN (Asociación para el Estudio de los

Problemas y Defensa de la, Naturaleza) y otros grupos independientes de ideología más o menos

libertarla, han demostrado ser los verdaderos defensores de la Naturaleza, han denunciado recientemente,

a través de una recién creada coordinadora nacional, el carácter «fantasma» de dicho partido en su intento

de capitalizar los votos «verdes» al estilo francés. «No hay nadie —argumentan los ecologistas— que está

a favor de un partido, pues éste supondría una opción de cara al Poder, y hay cantidad de cosas que no

son verdes.» La única forma de resolver los problemas ecológicos —siguen diciendo—, «es la

movilización popular; cuando se queda todo a nivel de administración o élite intelectual no se llega a

nada. Esta movilización no ha podido ser capitalizada por ningún grupo político, lo que no descarta la

militancia del ecologista en cualquier formación política, como de hecho ocurre.» En este sentido, las

últimas manifestaciones en contra de la urbanización de la sierra de Gredos, por la defensa del monte de

El Pardo y de. la Casa de Campo, han sido organizadas por estos movimientos sin esperar que ningún

partido «ecologista» pueda resolver estos problemas mediante su práctica parlamentaria.

ALIANZA POPULAR

Si se repasan los programas de las diferentes fuerzas qua van a concurrir en las próximas elecciones, se ve

que todos ellos, desde la derecha a la izquierda, prometen ser defensores a ultranza de la Naturaleza. Así,

por ejemplo. Alianza Popular, a pesar de contar entre sus líderes personas que durante su práctica

ministerial destrozaron las costas españolas mediante una caótica política turística, en la cual especular

para enriquecerse rápidamente era la máxima ley del desarrollo, recoge en su programa las siguientes

palabras: «Se prestará la debida atención a la ordenación del territorio y a la política da la defensa de la

Naturaleza, lucha contra la contaminación ambiental y de las aguas, conservación de los suelos y .de

zonas con fines recreativos.. En particular se atenderá a las zonas de influencia da las áreas

metropolitanas.»

CENTRO

La Unión de Centro Democrático, por su falta de programa concreto, no ha especificado su postura ante el

tema ecológico, aunque algunos de sus líderes han manifestado su preocupación por el tema y han

prometido importantes medidas para después de las elecciones.

DEMOCRACIA CRISTIANA

La Federación de la Democracia Cristiana (F. D. C.) es una de las fuerzas electorallstas que más atención

ponen en su programa sobra el tema ecológico. «En la ordenación territorial —dicen—, la preservación

del medio ambiente constituirá un factor fundamental, con defensa eficaz de la Naturaleza y el paisaje y

la preservación del agua, aire y demás recursos natura´les (...)• La explotación de las centrales nucleares

deberá ser controlada por un servicio del Estado Independiente, a fin de garantizar con toda la seguridad

requerida no solamente la salud de los trabajadores, sino la seguridad de todos los habitantes de su

entorno.» Con respecto al suelo urbano, los demócratas cristianos manifiestan en su programa la

necesidad de construir sólo en zonas ordenadas urbanamente; pero no dtcen nada de la necesidad de

socializar el suelo urbano para terminar con la especulación, que es el único causante del caos urbano.

SOCIALISTAS Y COMUNISTAS

En parecidos ´términos se manifiestan los partidos socialdemócratas, socialistas y el Partido Comunista.

"Todos ellos se preocupan por una política de ordenamiento de los espacios libres, y que la acción del

hombre,´ siempre respetando los principios liberales de libre competencia y de propiedad privada, se

ajuste a este previo ordenamiento. Asi, por ejemplo, el Partido Socialista Popular, después de manifestar

qua es necesario establecer «un sistema eficaz de conservación de la Naturaleza y del equilibrio

ecológico», dice que las «Comisiones Municipales de Urbanización, , compuestas por técnicos y por

vecinos, deben establecer las líneas indicativas de la planificación urbana y que vigilen ´el cumplimiento,

de las normas».

El P. S. O. E. es muy escueto respecto a este tema, y sólo dice en su programa «que se esforzará en

defender el entorna del hombre, el medio en el qué el ser humano desarrolla su actividad vital, completa.

Es necesario preservar el medio ambiente». Muy moderado es también el Partido Comunista sobre este

problema, y solamente dice que en algunos casos «tendrán que plantearse nuevos métodos de

expropiación del suelo (...). Deberá igualmente establecerse el marco para la efectiva formación de

patrimonios de suelo urbano en todos los grandes Municipios». No hace, sin embargo, ninguna referencia

clara a la propiedad privada de los espacios, tanto urbanos como rurales, como la verdadera raíz de la

destrucción de la Naturaleza.

Más claros en este sentido son los programas electorales de las coaliciones que se´ encuentran a la

Izquierda del Partido Comunista (F. U. T., C. U. P., F. D. I. y A. E. T.). La candidatura de la Unidad

Popular dice que «el crecimiento capitalista se realiza a costa de una destrucción creciente del medio

físico», y que «en una sociedad capitalista es imposible evitar la paulatina destrucción del medio, pero se

imponen medidas urgentes para atajar los peligros más graves». Entre éstas, la C. U. P. dice un no

rotundo a las centrales nucleares. Por su parte, la Candidatura de Trabajadores de Madrid preconiza la

«nacionalización del suelo urbano», entre otras medidas para terminar con la destrucción de la

Naturaleza.

(Servicio de Documentación)

 

< Volver