Autor: López-Cotarelo Villaamil, Jesús. 
   Energía nuclear sin peligro     
 
 ABC.    10/08/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Energía nuclear sin peligro

En el número de ABC correspondiente al 21 de julio pasado se insertó la noticia que el señor García

Pablos informó, en una rueda de Prensa, de las conclusiones del IX Congreso Internacional de I. O. C. U.

Según el señor García Pablos, en ese Congreso el presidente de la U.F. C., de Francia, señor Herault, dijo

en su ponencia que ¡a energía nuclear es la forma más peligrosa de producir energía, a pesar de la opinión

de la industria de que las probabilidades de un accidente son muy reducidas.

Recientemente se ha publicado un informe en el cual se estudian los riesgos de los diferentes medios de

producir energía. («Risk of Energy Production», por Herbert Inhaber, AECB-1119/Rev-1, segunda

edición, mayo 1978, editado por Ja Atomic Energy Control Board, P. O. Box 1046, Ottawa. Canadá, K1P

559). La Atomic Energy Control Board es el organismo del Gobierno canadiense encargado de controlar

y supervisar la energía nuclear, no de promoverla o impulsarla que es misión de otro organismo.

Este informe, que consta de 152 páginas, está avalado por 184 trabajos, que se citan en (a bibliografía, y

en algunos casos se emplean datos de conocidos antinucleares y se analizan los riesgos de (a generación

de energía utilizando los siguientes medios: carbón, petróleo, fisión nuclear, gas natural, hidráulico,

eólico, metanol, energía térmica de los océanos y energía solar. En esta última considera tres casos:

calefacción de edificios, conversión fotovoltaica y espejos.

Es difícil resumir en unas pocas líneas un informe de tal extensión, de modo que únicamente ofrezco los

resultados de la figura 13, página 38. En esta figura se presentan los muertos producidos por la generación

de un megavatio-año para cada uno de los medios citados anteriormente. Para dar una idea de lo que

significa un megavatio-año diré que es la energía consumida por 10.000 bombillas de 100 vatios

encendidas durante un año.

Extrayendo datos de la citada figura se obtiene:

Muertos

Carbón............... 0,18

Petróteo............. 0.17

Metanol............... 0,07

Eólico ............... 0,07

Conversión fotovoltaica. 0,06

Espejos............... 0,05

Cafefacción de edificios ...,............ 0,010

Hidráulica............ 0,005

Energía térmica de los océanos............ 0,0003

Fisión nuclear......... 0,0015

Gas natural.......... 0,0004

Estos resultados, que a primera vista parecerán sorprendentes a un gran número de personas, no lo son si

se tiene en cuenta que en el análisis de los riesgos de un método de generación de energía hay que

considerar no solamente las emisiones de la propia central, o los accidentes que pueden producirse en la

misma, sino también el ciclo completo de obtención del combustible, asi como la obtención y fabricación

de los materiales con los cuales se fabrican los equipos y se construye la central: acero, cobre, cemento,

etcétera.

Así,por ejemplo, y ciñéndonos exclusivamente a dos materiales —acero y cemento—, los medios

citados anteriormente requieren fas siguientes cantidades de esos materiales, en toneladas métricas por

megavatio-año:

Acero Cemento

Carbón.......... 4,3 6,3

Petróleo ......... 3,2 3,1

Gas natural ...... 1,5 2,4

Fisión nuclear. ... 2,3 12,7

Calefacción de edificios ......... 185 —

Eólico............ 635 15

Metanol ......... 26,7 25,8

Espejos.......... 39 174

Conversión fotovoltaica ......... 41,2 133

Energía térmica de los océanos. ... 20,7 120

Hidráulica......... 0,7 92

(Tomados de la tabla 4, página 26 del citado informe.)

Así resulta qus la eólica necesita 635 toneladas de acero por megavatio-año y si se tiene en cuenta que se

necesitan aproximadamente 1,6 kilogramos de hierro y 1,5 kilogramos de carbón para obtener un kilo de

acero, no cabe la menor duda de que & la eólica hay que cargarle en su debe un buen número de muertes,

que son consecuencia de la minería de esos minerales y de la polución causada por las siderurgias.

Esta consideración, y otras muchas que se podrían hacer, demuestra que muchas fuentes de energía que se

consideran «limpias» por algunos grupos de personas no lo son en absoluto. Una muestra de ello podría

ser el hundimiento de la presa de Vajont, en Italia, en el año 1963, que causó tres mil muertos.

Jesús LOPEZ-COTARELO VILLAAMIL

Ingeniero Nuclear por la Universidad del Estado de kansas (U S. A.)

 

< Volver