Califica la prohibición de atentado contra la libertad de expresión. 
 La Cea considera anticostitucional reducir la política a los partidos     
 
 ABC.    18/05/1982.  Página: 33. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

La CEA considera anticonstitucional reducir la política a los partidos

SEVILLA. La Confederación de Empresarios de Andalucía estima que las resoluciones de las

Juntas electorales de Sevilla y Central prohibiendo a la CEA tomar parte en el proceso electoral

andaluz son anticonstitucionales. Por este motivo la CEA ha presentado un recurso

contencioso-administrativo para que la juridicción competente anule la prohibición.

Entre otros argumentos legales el recurso se basa en el artículo 20-1 de la Constitución, que

reconoce y protege el derecho a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y

opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción, y el artículo

23-1, que establece qué los ciudadanos tienen el derecho a participar en los asuntos públicos

directamente p por medio de representantes libremente elegidos.

La prohibición se fundamenta, según el comunicado, en un decreto-ley de 1977, anterior a la

promulgación de la Constitución. Los empresarios entienden que «la postura de reservar

exclusivamente a los partidos la actividad en la vida política es anticonstitucional. En este

sentido presentaremos en su momento el oportuno recurso de amparo ante el Tribunal

Constitucional».

Sin embargo, a pesar de su disconformidad con las resoluciones los empresarios expresan su

aceptación y advierten de su intención de no colocarse en una situación de desobediencia civil.

«La CEA considera que la postura adoptada coordinadamente por el PSOE y el PCE para

intentar acallar la voz del empresario de Andalucía han perdido autoridad moral para volver a

hablar de libertad de expresión, dejando claro que no desean que los ciudadanos participen

directamente en la vida política y no permiten que se les critique.

El comunicado termina diciendo que «la tesis de que el elector y las organizaciones legales en

que se integra no tienen en el proceso electoral otro derecho que el de votar y callar nos parece

profundamente antidemocrática, y los partidos que la han propugnado han mostrado cuál es

con exactitud el modelo de sociedad que persiguen».

 

< Volver