Vida Política. Don Enrique Tierno Galván, en Londres. 
 La oposición, vehículo de contacto entre el Gobierno y la España real     
 
 Informaciones.    19/03/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

VIDA POLITICA

DON ENRIQUE TIERNO GALVAN, EN LONDRES

"La oposición, vehículo de contacto entre el Gobierno y la España real"

LONDRES, 19. (Corresponsal de INFORMACIONES.)

EL dirigente socialista profesor Tierno Galván volvió a pedir ayer un Gobierno de coalición como única

alternativa para la democratización española y la concordia nacional. El señor Tierno Galván lamentó la

falta de contactos y relaciones del actual Gobierno con la oposición y dijo que esta actitud está dando

muy malos resultados para conseguir el cambio político que exige y necesita el país.

El dirigente del P.S.P. señaló que mientras se siga ignorando a la oposición democrática las posibilidades

de cambio son inviables. «La reforma solamente podrá llevarse a cabo si hay una coalición de fuerzas y se

incluye a la oposición como uno de los protagonistas del proceso democrático. Si no, ya vemos lo que

está pasando, que seguirá planteada la división entre la España real y la España oficial. La oposición

puede ser el vehículo de contacto entre el Gobierno y la España real»

COALICIÓN NACIONAL

El señor Tierno añadió que todavía existen posibilidades de contacto con el Gobierno. «La oposición ha

perdido todo tipo de carácter dogmático y es fundamentalmente pragmática. La coalición es una fórmula

expuesta con el mayor patriotismo, esa cualidad que no es exclusiva de la clase dirigente, como parece

que pretenden mostrar. Es una fórmula que nos parece mejor que la de la "ruptura compacta". Y nadie que

alardee de patriotismo puede negar los principios morales a esta llamada a la coalición nacional.»

El profesor Tierno en rueda de Prensa ofrecida al término de su estancia de dos días en Londres - añadió

que en su propuesto Gobierno de coalición deberían estar representados todos los grupos políticos

responsables que tienen una reconocida representación entre la opinión pública. Y concretando una

pregunta matizó: «Creo que los comunistas cuanto antes estén en los coches oficiales mejor...»

Ampliando esta cuestión, el señor Tierno se pronunció en favor del reconocimiento del Partido Comu-

nista. «Sería mucho más peligroso para la estabilidad democrática un P.C. en la ilegalidad. La actitud del

Partido Comunista Español no puede considerarse hoy revolucionaria, y, por tanto, su estrategia no es

pretender derrumbar las libertades en que se basan las democracias burguesas occidentales. A sus

intereses les conviene el luego democrático de la Europa occidental y su línea táctica hay que situarla con

las de los P.C. italiano y francés Si en Europa - continuó el profesor - es inverosímil una revolución de

tipo clásico, en España cualquier tentativa de este tipo quedaría yugulada en veinticuatro horas.»

LAS POSICIONES CONSERVADORAS

El señor Tierno no cree que el P.C. en unas elecciones consiguiera más del 8 por 100 de los votos.

Tampoco piensa - como algunas encuestas han sugerido - que los partidos socialistas obtendrían la

mayoría. Las posiciones con servadoras de la sociedad española - añadió - son mucho más fuertes de lo

que se piensa. Y los Partidos Democrático Cristiano y de Centro, en conjunto, conseguirían una clara

mayoría electoral. «Fijémonos en Portugal... cuando se han consolidado las posiciones políticas ahora

incluso se dice que los socialistas perderán las próximas elecciones...»

El señor Tierno dejó entrever que en última instancia para que el P.C. pudiera quedar excluido durante un

tiempo de transición, sería imperativa una negociación, tras la cual el P.C. estuviera de acuerdo en delegar

su posición en algún otro grupo individual o colectivo (por ejemplo, la Junta Democrática).

Sobre la unificación de los partidos socialistas, el profesor Tierno manifestó que acababa de someter una

serie de propuestas a los demás grupos y que esperaba que las negociaciones - difíciles y largas - se

iniciaran próximamente.

INFORMACIONES

 

< Volver