Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
   Barcelona: Los políticos catalanes de la oposición no acudieron a la conferencia de Don felipe González (P.S.O.E.)     
 
 Informaciones.    09/04/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

BARCELONA: LOS POLÍTICOS CATALANES DE LA OPOSICIÓN NO ACUDIERON A LA CONFERENCIA DE DON

FELIPE GONZÁLEZ (P.S.O.E)

Por Enrique SOPEÑA

BARCELONA, 9,

UN lleno absoluto - más de 2.000 personas dentro y otras 1.000 fuera del local - acompañó la conferencia

de don Felipe González en el Colegio de Abogados de Barcelona. Sin embargo, la ausencia de dirigentes

políticos de los principales partidos catalanes fue absoluta. En cuanto a la posible presencia de los líderes

socialistas de Cataluña, situados, además, en las primeras filas, hay que consignar que tampoco se registró

tal circunstancia. La conferencia se desarrolló sin incidentes y sin boicots. Al final se indicó por los

altavoces que grupos de extrema derecha, con barras y cadenas, se habían congregado en el exterior. Los

asistentes salieron en grupo. El señor González lo hizo «escoltado» por numeroso publico. En la calle,

cuando partió en automóvil, le fueron dedicados aplausos.

No todo, en cambio, fueron aplausos lo que cosechó el secretario general del P.S.O.E. durante su

parlamento. Hubo abucheos en algunos momentos, los cuales se iniciaron cuando, a lo largo de la

presentación, el señor Jou i Fonollo, de la Federado Socialista de Catalunya (P.S.O.E. catalán), criticó que

los comunistas catalanes se acogieran al nombre de socialistas (P.S.U.C.: Partit Socialista Unificat de

Catalunya). Se hallaba presente una delegación del Partido Socialista belga.

El señor González se refirió a que «la reforma ha tocado techo» y que, a su juicio, el reformismo

gubernamental había fracasado. Inmediatamente defendió la tesis de la ruptura democrática y subrayó la

necesidad de una oposición fuertemente unida que anteponga actualmente los intereses del pueblo a los de

cada partido.

La cuestión más delicada se suscitó, tanto durante la conferencia como en determinadas intervenciones

del coloquio, al referirse a la cuestión de las nacionalidades que integran el Estado español. El líder

socialista sostuvo que es más importante el problema social que el problema nacional, aunque no dejó

de proclamar que su partido asumía «totalmente el derecho del pueblo catalán a autogobernarse dentro de

un Estado federal de España». Algunos de tales puntos produjeron reacciones contrapuestas entre parte de

los asistentes.

RUEDA DE PRENSA

Al mediodía, don Felipe González mantuvo una rueda de Prensa. En el transcurso de la misma, gran parte

de las preguntas giraron en torno de la «Platajunta»: «Hay que clarificar un malentendido - dijo el

abogado sevillano -. Se afirma que Coordinación Democrática no ha tenido en cuenta la existencia de las

realidades nacionales. No obstante, se ha tenido tan en cuenta que no se ha querido entrar en el tema hasta

establecer los contactos pertinentes con los organismos representativos de cada una de las nacionalidades.

Coordinación no ha dado más que sus primeros pasos y no está elaborada aún su articulación, pero su

efecto inmediato ha sido poner punto final a una cierta política evolucionista-reformista. Quiero precisar

que se emplea falazmente la expresión de que la "Platajunta" supone un éxito para el Partido Comunista,

pero puede serlo también para el Partido Socialista, la Democracia Cristiana o, simplemente, la

democracia a secas. También se emplea falsamente el término de Frente Popular, cuando, obviamente,

ello no es cierto.»

En cuanto a los otros socialismos de Cataluña, el señor González manifestó: «Hay que remitirse a la

necesidad de una acción unitaria. Tiene que existir una coordinación flexible para que nadie se sienta

marginado. El socialismo catalán debe abarcar a los socialdemócratas consecuentes y a los marxistas que

no estén dentro de tesis leninistas de construcción de partido.»

El asesinato del señor Berazadi fue comentado por el secretario general del P.S.O.E. con estas palabras.

«En términos metodológicos, no haciendo juicios de intención, diría que este camino no conduce a nada

positivo y parece muy peligroso cara a la bipolarización.»

 

< Volver