Autor: Sáenz-Díez, Margarita. 
 Josep Pallach:. 
 Queremos agrupar el socialismo histórico que nació con afirmación muy clara de catalanidad     
 
 Informaciones.    17/01/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

JOSEP PALLACH:

"QUEREMOS AGRUPAR EL SOCIALISMO HISTÓRICO QUE NACIÓ CON AFIRMACIÓN MUY

CLARA DE CATALANIDAD"

«DESCONFIAMOS DE LA ESTATIZACION; QUEREMOS LA AUTOGESTIÓN.

Por Margarita SAENZ-DIEZ

QUEREMOS una situación democrática. No cejaremos hasta construir la democracia en Cataluña.»

Quien así se expresa es don Josep Pallach, el exponente más destacado de la socialdemocracia catalana.

Forjado políticamente en el exilio, Pallach combina con naturalidad una gran lucidez mental junto a

maneras agradables y sonrisa campesina. Capacitado para el pacto y la transacción sin desviarse del

camino trazado, intenta la formación en Cataluña de un gran partido socialista que agrupe a las distintas

corrientes.

Don Josep Pallach, desde la presidencia, que comparte con los señores Verde y Barrera, del Regrupament

Socialista y Democratic de Catalunya se esfuerza por reunir a los socialistas-democráticos catalanes:

«Queremos, si es posible, agrupar lo que podríamos llamar socialismo histórico, el que nació en 1900 con

afirmación muy clara de catalanidad.» Este esfuerzo pretende, por tanto, un replantea-miento amplio del

socialismo que no tiene que ser forzosamente marxista, «aunque algunos creamos que sí».

En Regrupament Socialista y Democratic, estructurado orgánicamente como partido hace algo más de un

año, se encuentra también un importante sector de la izquierda republicana - partido mayoritario en las

elecciones del 31 al 36 —, así como un grupo que proviene «del cristianismo y que ha militado en

organismos sindicales y culturales». Reagrupament es uno de los grupos con peso específico en el recién

constituido Consell de Forces Polítiques de Catalunya, que tiene como programa el restablecimiento de la

democracia, tomando como punto de partida el Estatuto del 32, el del Gobierno de la Generalitat.

UNION SOCIALISTA

El señor Pallach - cincuenta y circo años - se ha doctorado recientemente en Ciencias de la Educación y

es profesor de Pedagogía en la Universidad Autónoma de Barcelona y en el ICE. No rechaza el

calificativo de socialdemócrata, aunque - matiza - «éste es el socialismo que tiene que gobernar en

condiciones democráticas en las que el Partido Socialista no tiene la mayoría». En Francia votaría por

Mitterrand, en Portugal por Mario Soares - amigos en el exilio en Francia -, en Alemania por Willy

Brandt y en Italia por Pietro Nenni.

- ¿En qué se diferencia Reagrupament Socialista y Democratic de la Convergencia Socialista de

Catalunya y del P.S.O.E.?

- Quisiéramos no diferenciarnos en nada. En nuestra opinión debiera formarse un gran partido con

corrientes diversas, al igual que ocurre en Alemania, donde coexisten una derecha clara (Schmidt), un

centro (Willy Brandt) y una ala izquierda (Hans Matofer).

Ahora bien, si lo que nos separa es la intensidad del proceso de socialización, creo que ésta es una

cuestión a discutir. Nuestra desconfianza hacia la estatización es una realidad; queremos la autogestión.

Para llegar a ello es imprescindible una presencia obrera muy firme, es decir, la cogestión.

En cuanto al P.S.O.E., básicamente no nos separa nada, puesto que ser catalán es aparte de ser socialistas;

además, trabajamos sindicalmente con ellos, juntos estamos en la ilegal plataforma de convergencia y

juntos asistimos a la la famosa reunión de la calle del Segre. Nuestra propia autonomía pasa, eso sí, por

una voluntad de acuerdo con el P.S.O.E., pero separados. Creemos que las formulaciones políticas deben

hacerse de forma auténticamente federal, con acuerdos «por arriba» entre partidos soberanos.

ALTERNATIVAS POLÍTICAS QUE OFRECE REAGRUPAMENT

- Restablecimiento de las libertades y elección de las instituciones y de los gobernantes a través de un

proceso constituyente. Por lo que respecta a Cataluña, debe ser cuestión previa el restablecimiento de las

libertades catalanas, es decir, la posibilidad de pronunciamiento sobre una estructura federalista,

quedando bien entendido que eso no quiere decir separatismo, sino autodeterminación. Propugnamos

asimismo la constitución de dos Cámaras. La segunda de ellas, en la que estén representados los

diferentes pueblos, debe tener poderes fundamentales en política exterior, planificación del territorio del

Estado y programación de ayudas de las zonas más ricas a las más pobres, cosa que no ocurre en el

sistema centralista.

Los Ayuntamientos pueden actuar como instrumentos auténticos de socialización del suelo, los

transportes, servicios públicos, etc., convirtiéndose en célula básica de la democracia social y económica.

Este planteamiento que, como se sabe, es de origen «cenetista» deberá ser, como es lógico, aprobado

previamente por nuestro pueblo.

En cuanto a la gestión económica, entendemos que el sindicalismo puede ser uno de los instrumentos

claves en el camino hacia el socialismo, convertiéndose en instrumento real del aparato económico del

país. En ese ir al socialismo es indispensable la transformación profunda del aparato educativo,

transformación que debe comenzar ya en la enseñanza preescolar, pero permaneciendo fiel a las

tradiciones catalanas que nunca aceptaron la estatalización de la enseñanza y fomentaron en cambio la

responsabilidad directa en estas cuestiones de los Ayuntamientos, cooperativas escolares, los propios

Sindicatos, etc.

- ¿Cree que el nuevo Gobierno de Arias Navarro va a acometer realmente la democratización del país?

- Se piden realizaciones rápidas. Hemos pasado un mes sin programa gubernamental y el primer

comunicado es una declaración de intenciones confusas y vagas. En el mismo, es más importante lo que

no se dice que lo que se indica: por ejemplo, no hay alusiones al Movimiento o a la guerra civil y

tampoco se advierte un tono triunfalista. No obstante, hay un artículo indefinido muy desagradable Me

refiero concretamente a cuando se dice «una democracia». La democracia es la democracia y no «una»

determinada.

Creemos que hay que empezar por la esperada amnistía y por el restablecimiento de las libertades

fundamentales, así como por el reconocimiento de todos los partidos políticos que figuran en el espectro

europeo.

- ¿Qué opina sobre el fraccionamiento de la U.S.D.E. y la creación del P.S.D.?

-Mis palabras querría que se entendiesen simplemente como consejo, sin intención de intervenir en

absoluto.

Seguimos con interés el proceso de cristalización de la U.S.D.E. Somos amigos de García López (era el

representante del P.S.O.E. aquí) y los éramos de Dionisio Ridruejo, el hombre que mejor llegó a entender

a su pueblo. Por otra parte, es de subrayar que la U.S.D.E. entendió que en Cataluña no debía formar

partido. La ruptura, evidentemente, ha sido grave. Luego ha venido la ruptura del P.S.D. Debería haber un

esfuerzo de reunificación. Acaso una parte de la U.S.D.E. se oriente hacia tendencias liberales avanzadas.

En Europa los partidos socialistas son los que se llaman socialdemócratas. García López,

socialdemócrata, debería esforzarse en la unificación del socialismo hispánico, y el P.S.D. debería

participar en el proceso de reunificación.

- ¿Qué representa entonces para U.D.S. la fundación de la Confederación Socialista, anunciada hace

pocos días en París y Madrid?

- Puede significar un proceso positivo a condición de que no se cristalice en posiciones anti-P.S.O.E.

Como se sabe, la internacional reconoce al P.S.O.E. Hay que explicar a éste y a la internacional que el

socialismo no se agota. No hay que montar máquinas de guerra entre nosotros. Nuestro enfoque pasa en

gran parte por lo que piensa la internacional, enfoque que simboliza el socialismo histórico. Lo que

sentimos es no haber dedicado más esfuerzos por divisiones internas, al Ejército que a don José María de

Areilza, que es lo que hemos hecho. Apoyo que se ha concretado en el ciclón de Fraga.

17 de enero de 1976

INFORMACIONES POLÍTICAS

 

< Volver