Autor: P. S. . 
 A los socialistas europeos. 
 Felipe González pide ayuda para la ruptura democrática     
 
 ABC.    20/01/1976.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ABC

A LOS SOCIALISTAS EUROPEOS

FELIPE GONZÁLEZ PIDE AYUDA PARA LA RUPTURA DEMOCRÁTICA

ELSINGOR, 19. (De nuestro enviado especial, por teles.) «Si quiere la democracia, el Gobierno español

no tiene más remedio que lanzarse a una negociación clara con la oposición española. Si no hay

involución política, el año 1976 servirá de marco a dos cuestiones esenciales de la política española: la

lucha por la libertad sindical y las elecciones municipales. En mi opinión, la oposición debe prepararse

para un posible control del poder municipal», éstas son las más significativas palabras de la conferencia

de Prensa, celebrada en Helsingor, del jefe de la Delegación española, Felipe González, en la

«Conferencia Europea de Partidos Socialistas y Socialdemócratas», en su calidad de secretario del Partido

Socialista Obrero Español (P. S. O. E.). En una amplia conversación con los periodistas españoles

acreditados en la Conferencia, el dirigente socialista resumió su intervención en los debates e interpretó

las distintas posiciones de sus correligionarios frente al tema de España.

«La palabra democracia ya no es patrimonio de nadie en España», declaró Felipe González, porque ahora,

de una manera un tanto paradójica, el Gobierno y la oposición se declara favorables a la instauración de

una democracia.

Para Felipe González, España se encuentra enfrentada a una alternativa de programas hacia la

democracia: la evolución o la ruptura democrática. Afirmó que los europeos deben apoyar la ruptura que

apadrina la oposición y que el Gobierno de Madrid tiene, si desea la democracia, que iniciar

negociaciones con las fuerzas de la oposición española, lo que, a su juicio, constituiría el principio de la

ruptura democrática. El socialista español amplió este tema, en su intervención en la conferencia,

diciendo que para que Europa pueda dar un principio de credibilidad al Gobierno de Madrid debe exigir,

como requisitos previos, la consecución de la libertad sindical, libertad de expresión e información,

amnistía para los presos y exiliados políticos, con la supresión de las leyes sobre delitos políticos, y

aceptar sin exclusiones el libre juego de partidos políticos. «Willy Brandt y muchos de los líderes

representados habían hecho suyas, con anterioridad a mi intervención, todas estas reivindicaciones

previas», afirmó González, quien añadió que no veía posible la llegada de la democracia a España como

resultado del desarrollo de las Leyes Fundamentales, insistiendo en que solo haciendo responsables al

Gobierno y oposición del proceso democrático podría alcanzarse la democracia.

Interrogado, en la Conferencia, sobre la posible actitud del Partido Comunista español ante un proceso

pacífico y democrático en España, Felipe González declaró que creía en las declaraciones favorables a

este proceso hechas por los primeros responsables del Partido Comunista que dirige Santiago Carrillo.

P. S.

 

< Volver