Finalizó el primer Congreso de la Federación Socialdemócrata     
 
 Ya.    03/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

3-IV-77

FINALIZO EL PRIMER CONGRESO DE LA FEDERACIÓN SOCIALDEMÓCRATA

Intervención del Comité Coordinador Socialdemócrata Europeo

• En su programa electoral de FSD señala la parcialidad del programa del Gobierno Suárez

• Afirma la existencia de una corriente mayoritaría en el país que responde a una filosofía de moderación

Con la intervención de los invitados extranjeros asistentes se clausuró ayer el I Congreso de la Federación

Socialdemócrata, que en los dos días pasados se ha venido celebrando en el Palacio de Congresos y

Exposiciones del Ministerio de Información y Turismo. Habló en primer lugar Fernand Georges, por

parte del Comité de Coordinación Socialdemócrata Europeo, al que pertenece la FSD como miembro de

pleno derecho; tras saludar a los socialdemócratas españoles, destacó la seria organización de que ha

hecho gala este I Congreso de la Federación española. A continuación, la señorita Astrid Lulling,

representante de la socialdemocracia luxemburguesa, resaltó el esfuerzo de la socialdemocracia española

está realizando para su implantación. Por la Unión Socialdemócrata de la República Federal Alemana

habló Erich Kissel, y en nombre del Partido Social Demócrata de los Países Bajos lo hizo Floris Kohen.

En último lugar se dirigió a los congresistas Angelo Correia como portavoz del Partido Social Demócrata

portugués. La rueda de prensa prevista para después de las citadas intervenciones fue suspendida por

imperativos de tiempo, ya que, en contra de lo programado, las sesiones continuaron por la tarde para

resolver los asuntos que habían quedado pendientes.

En esta última jornada fue debatida la ponencia sobre "Política de Gobierno", de la FSD, última parte del

programa electoral que la federación propone para las próximas legislativas. Es, según definición de los

propios congresistas, un "preprograma", que se centra en los objetivos y criterios que debe contener el

programa definitivo y aporta descripciones someras sobre medidas que sirvan de ilustración a loa

primeros". Los temas fundamentales que aborda esta ponencia son: planificación de recursos humanos,

naturales y científicos; financiación y presupuestos, política de producción y empleo; política de

bienestar, educación y sanidad; política de defensa y política exterior. Fue aprobada con enmiendas

relativas a la independencia política de España ante los dos grandes bloques, aunque se pretendan alianzas

operativas con el occidente europeo.

LOS GRANDES PROBLEMAS POLÍTICOS DEL PAÍS

En el programa electoral aprobado se afirma que en el orden político los grandes problemas que el país

tiene planteados son: 1) La superación de la tensión dialéctica entre vencedores y vencidos en la guerra

civil. 2) La incorporación real de la izquierda a la vida política sin propiciar maniobras desde el poder

para congelarla, marginarla y obstaculizar su eficacia. 3) Liquidación de las estructuras políticas del

Movimiento. 4) Asumir el hecho sociológico de que cuarenta años de dictadura han perpetuado la

división de los españoles y que, por consiguiente, la reconciliación que todos queremos necesita

someterse a una nueva dinámica social que requiere tiempo para rehacer la confianza mutua. 5) Que si en

lo económico el tiempo apremia, en lo político y sociológico el "tempus" debe ser distinto, ya que una

excesiva racionalización de modelos de convivencia política propuestos o impuestos desde el poder

agudiza la desconfianza y radicaliza a amplios sectores, con los que se pretende contar y pactar para hacer

posible e1 Gobierno del país.

La FSD considera, en definitiva, que la solución de los problemas estructurales de orden económico,

cultural y social, difícil de por sí, exige la previa reforma del orden constitucional. Concluye en su

programa que el Gobierno Suárez no es imparcial por estas razones: La ley electoral favorece a la

derecha; intenta continuar en el poder; ha pretendido crear un partido propio; ha realizado maniobras para

dividir más a la izquierda; no se trata con igual objetividad a los terroristas de la derecha que a los de la

izquierda; la TVE y la prensa soportan una presión continua del Gobierno; cunde la incertidumbre sobre

la honestidad en el desarrollo de las elecciones; ante las incesantes maniobras electora listas de la

Moncloa, el hombre de la calle empieza a sentir desilusión, desconfianza y apatía.

LA CLASE MEDIA, MAYORITARIA Y MODERADA

Finalmente, la FSD concede una importancia prioritaria al fortalecimiento de la identidad política de la

familia socialdemócrata y a presentar desde una plataforma electoral conjunta ante la opinión pública la

opción social demócrata como fórmula no sólo de Gobierno, sino, sobre todo, de convivencia constructiva

con los demás partidos a su izquierda y a su derecha. La instauración de la democracia a través de la

Monarquía constitucional sólo se puede consolidar en el período constitucional con una política

económica eficaz que desarrolle el país y redistribuya efectivamente la renta, reduzca las rentas altas,

proteja las medias e incremente las altas. Para realizarla se precisa de un Gobierno que represente

inequívocamente las clases medias, mayoritarias en el país, que no infunda miedo a la derecha y que sea

creíble para la izquierda. Gobierno que no sólo podrá implantarla eficazmente tras la reforma

constitucional, legislativa y administrativa pertinentes.

De un análisis de las fuerzas políticas, los socialdemócratas de la Federación descubren que existe una

corriente mayoritaria en el país que responde a una filosofía de la moderación y el espacio político en el

que se mueve la moderación en el centro político, cuyos protagonistas naturales son la democracia

cristiana, la socialdemocracia y los liberales.

En las elecciones ayer celebra-das, José Ramón Lasuén fue ratificado en su cargo de secretario general de

la FSD.

 

< Volver