Autor: López Castillo, Santiago. 
   La opción del centro     
 
 Pueblo.    28/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

LA OPCIÓN DEL CENTRO

Francisco Fernández Ordóñez, entrevistado en «Blanco y Negro» por López Castillo, dice:

«Está claro, pues, que la coalición centrista no se ha fortalecido como, dicen, Suárez hubiera deseado, y,

por tanto, el presidente, con su solo ser y existencia, tiene más peso que cuantos componen el Centro en el

caso de que se presentara a las elecciones.

— Mi idea es que las fueras del bloque, tanto de centro-derecha como de centro-izquierda, tienen

capacidad suficiente como para ir a las elecciones sin necesidad de que figure en sus listas ningún

candidato de rango presidencial. Es decir, que en el mapa político hay, a mi juicio, una clara tendencia

que votaría en esta dirección. De ahí el que yo haya estado luchando siempre por conseguir

una coalición electoral que defina el centro. Si luego, en algún momento, el Gobierno piensa que sus

planteamientos políticos coinciden con esta coalición, es un tema del Gobierno. Pero el bloque electoral

que formamos debe existir con independencia de los puntos coincidentes que tenga el presidente Suárez.

— ¿Quedó muy mermado el Centro al irse Áreilza, por las presiones que fueran, del Partido Popular?

— José María de Areilza es un figura de primera magnitud y supone una pérdida considerable. Pero yo

pienso que en política las retiradas nunca son definitivas, como en los toros.

—Quieres decir que vuelve. Y tú lo has de saber, porque tenéis concertada una próxima entrevista...

— Desde luego que vuelve.

— ¿Dónde? ¿Con quiénes? Si no es mucho preguntar...

Ha sonreído. Simplemente.

—El conde de Motrico tiene una. poderosa imaginación política.

—Y Fernández Ordóñez ¿dónde le imaginaría a Áreilza ahora?

Ha bajado la voz. Como un secreto:

— Entre nosotros... Yo no excluiría que Areilza acabara figurando en las listas de alguna coalición en la

que estuviéramos nosotros. No sé, no sé... Tú sabes que las carreras se ganan en la recta final. Y aquí, en

la política, y aunque parezca increíble, las cosas pueden dar muchas vueltas.»

 

< Volver