Autor: Garmat, Luis. 
 La F.P.S. Española y el P.S. Portugués constituyen. 
 La Asociación Socialdemócrata Ibérica  :   
 Rueda de prensa con Sa Carneiro, tras su encuentro con Don Juan Carlos, del que opina que está muy atento a los problemas y es muy decidido. 
 Pueblo.    14/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

La F. P. S. española y el P. S. portugués constituyen

LA ASOCIACIÓN SOCIALDEMÓCRATA IBÉRICA

• Rueda de Prensa con Sa Carneiro, tras su encuentro con Don Juan Carlos, del que opina que está muy

atento a los problemas y es muy decidido.

MADRID. (PUEBLO, por Luis GARMAT.)—Al secretario general de la socialdemocracia portuguesa,

Francisco Sa Carneiro, le ha parecido el Rey de España «muy atento a los problemas, muy decidido y

amigo de Portugal», tras la entrevista mantenida ayer con Don Juan Carlos, que le recibió en audiencia

especial.

Tales declaraciones, junto a otras tan sustanciosas como martilleadas por las entrevistas publicadas estos

días, las hizo anoche en una rueda de Prensa que se celebró en el Club 24.

Antes de iniciarse el diálogo. Fernández Ordóñez dio cuenta de un comunicado conjunto del P. S. D. de

Portugal y la F. S. D. de España, en el que se dice que han decidido impulsar la socialdemocracia a nivel

peninsular e internacional por todos los medios a su alcance. A tal fin, «convienen promover la creación

de la Asociación Socialdemócrata Ibérica, con el propósito de ampliarla tras un nuevo encuentro, que

tendría como marco Lisboa.

En otro de los puntos del comunicado, que parte de los principios básicos de la socialdemocracia,

acuerdan fomentar e impulsar «la cooperación económica, social y cultural ibérica que desarrolle

progresivamente aquellos de sus recursos naturales y humanos que redunden en beneficio mutuo». Este

deseo se lanza al resto de los países del mundo.

El acuerdo bilateral se estableció una vez que las dos delegaciones social-demócratas constatasen «las

diferencias en que la evolución política se viene produciendo en sus respectivos países», y pondrá en

práctica un «programa genérico de apoyo mutuo para la institucionalización, estabilización y garantía de

la democracia en los dos países».

Metidos ya en la mencionada rueda, Sa Carneiro matizó que la Asociación Socialdemócrata Ibérica tenía

su base en la democracia, libertad, justicia social y transformación de la sociedad respecto a las personas

y a las comunidades. Su partido, como la federación encabezada por Fernández Ordóñez, son factibles de

acrecentarse en países en desarrollo, aunque sus principios valgan, a un mismo tiempo, para los países

industrializados.

En cuanto a si admitirían en su asociación a grupos de similar tendencia, tales como el de García López,

el líder portugués se mostró cauteloso, y remitió a los informadores a la comparación entre unos

programas y otros.

El diálogo había transcurrido poco antes por la conveniencia o no de aliarse los partidos con similares

tendencias de cara a las elecciones. Sa Carneiro mencionó que ellos habían acudido solos a las elecciones

—obtuvieron un 24 por 100 de los votos—, y que la situación en España era muy distinta a la portuguesa.

«¿Y prefiere usted que la democracia llegue a España como está llegando o como surgió en Portugal?» Y

Sa Carneiro nos respondió que optaba por la forma española, «siempre que la reforma sea efectiva», antes

que la revolucionaria de su patria. «Los costos de una revolución son enormes», apuntilló.

• NO HABLO DEL P. C. E. CON SUÁREZ

«Con el presidente del Gobierno español traté de la situación ´política entre los dos países, así como de la

cooperación, evolución y posición de la socialdemocracia.» Acerca de la legalización del P. C. E. no

habló con Adolfo Suárez; sin embargo, sí abordó el tema de la legalización de todos los partidos políticos.

Y pese a algunas suspicacias, declaró que el encuentro con Suárez no tuvo otro objetivo que renovar el

breve contacto de ambos en la capital portuguesa.

Sa Carneiro, que está en contra del P. C. de Cunhal, confesó en la rueda de Prensa que no está en contra

de Santiago Carrillo, pues «el secretario general del P.C.E. condenó la invasión soviética a

Checoslovaquia, y Cunhal la apoyó». La diferencia entre ambos criterios la hizo más patente al poner de

relieve la obediencia a Moscú de sus compatriotas comunistas.

En diversos momentos del encuentro el líder ruso aludió a la situación de su país, y contestó que no

comprendía cómo podían haber sentado mal al Gobierno portugués algunas de sus declaraciones a

periódicos de Madrid, «ya que estamos en un Estado democrático». Otra cosa sería que a la

socialdemocracia le tuvieran, en ciertos sectores determinada «manía» por aquello de haber copado el 60

por 100 de los votos en los distritos municipales del otro país Ibérico.

 

< Volver