100 españoles para la democracia ¿quién es quien?. 
 Alberto Cercós Pérez. Su opinión sobre los grandes temas     
 
 ABC.    03/12/1976.  Páginas: 2. Párrafos: 20. 

100 ESPAÑOLES PARA LA DEMOCRACIA ¿QUIEN ES QUIEN?

Alberto Cercos Pérez

Nacido en Soria el 2 de julio de 1938.

Ingeniero agrónomo y economista.

Procurador familiar por Soria.

Reside en Madrid, dedicado «full time» a la política.

Está casado y tiene cinco hijos.

Autodefinición política: «Soy socialdemócrata, no marxista. Mis grandes preocupaciones son Soria,

Castilla-León, España democrática e integración europea. Lucho apasionadamente por alcanzar metas

eficaces en esos objetivos.»

Su opinión sobre los grandes temas

"Rol político de la socialdemocracia: ser campo de juego donde se diriman civilizadamente las

discrepancias entre las derechas y los marxistas."

1. CORTES CONSTITUYENTES

Esa es la realidad de la que se huía al debatir la Ley de Reforma Política: que las próximas Cortes, si son

democráticas y han de elaborar la Constitución, serán Constituyentes. Por eso, a mi juicio, el dilema

"proporcional o mayoritario" ha sido ocioso: ante la formación de unas Cortes Constituyentes, el único

sistema aceptable es el proporcional, con los retoques mínimos necesarios.

Antes de llegar a unas elecciones auténticas y libres, el Gobierno ha de negociar con la oposición

democrática un estatuto de libertades, la ley Electoral, y las garantías en las elecciones. Asegurado esto,

creo que las corrientes ideológicas concurrentes en el proceso electoral serán, aparte los matices de los

partidos en regiones y nacionalidades: el franquismo representado por «Alianza Popular», la democracia

cristiana, la socialdemocracia, el socialismo-marxista y el comunismo. Con esos sectores habrá que contar

para formar el Concreso y el Senado.

2. LA NUEVA CONSTITUCIÓN

Pienso que un ochenta por ciento de los españoles se encuadrarán en partidos de centro, llámense centro-

derechas o centro-izquierdas. Ahora bien, si se desea confeccionar una Constitución democrática, habrá

que proteger y salvaguardar los derechos de las minorías. Esa nueva Constitución deberá resolver de una

vez las diferencias que existen entre unas y otras regiones y pueblos de España. Habrá que liberar el

nuevo texto fundamental, de elementos considerados hasta ahora como esenciales e inamovibles, y que

son accesorios. Tendrá que reconocer también la independencia entre los grandes poderes del Estado y de

las iglesias. Se sentarán los principios que hagan posible, en adelante, un país más justo, más libre y más

igualitario.

3. DEMOCRACIA

De un modo simplista, aunque verdadero: es el sistema por el que quienes gobiernan lo hacen por el único

título de haber sido elegidos libremente por el pueblo. De ahí que se les pueda pedir responsabilidades por

el ejercicio del poder: que el Ejecutivo dependa del Legislativo. Y también en la esencia de la

democracia, como yo la entiendo, está el respeto a los derechos de las minorías. Por tanto, son exigibles

unos tribunales de Justicia, absolutamente independientes de todo otro poder o instancia.

4. PAPEL DE LA SOCIALDEMOCRACIA

Por dos razones, una pragmática y otra política, la socialdemocracia ha de jugar un papel importante.

Razón pragmática: en el momento electoral, las clientelas franquistas y democristianas coincidirán,

instalándose en la derecha: en tanto que socialistas-marxistas y comunistas coincidirán también en sus

electorados, asentándose en la izquierda. Queda asi el centro despejado, al desplazarse aquella

democracia cristiana hacia la derecha, y el socialismo hacia la izquierda.

Razón política: el rol de la socialdemocracia (que no entrará en alianzas antes de las elecciones) ha de ser

el de «campo de juego» donde se diriman civilizadamente las diferencias y discrepancias entre derechas y

marxistas. Este papel evitará la dicotomía de dos bloques antagónicos.

La socialdemocracia quiere el cambio social y político; pero al menor coste posible, y sin traumas. De ahí

nuestro futuro.

5. VENTANILLA

No a la ventanilla. Las libertades son derechos irrenunciables que no pueden someterse a cortapisas. La

ventanilla es un control y una limitación.

Una cosa es regular el marco del juego democrático y establecer las correcciones y sanciones para quien

se salga del marco, y otra obligar a una «patente», autorización, para entrar en el juego. Esto, no.

6. REVOLUCIÓN AGRARIA

El tema agrario va a ser prioritario en todos los programas de partido. La injusticia con ese sector es

notoria, y además repercute en las diferencias regionales. Son más de ocho millones de españoles los que

pueblan la vida rural, en situación más o menos marginada, de la que hay que salir. ¿Cómo? No sirven ni

las fórmulas utópicas grandilocuentes de las izquierdas, ni los planteamientos ya desfasados de la segunda

República.

Hoy, la relación empresario-trabajador agrícola es de uno a uno. Ha cambiado. Tendrá que primar el

derecho a la explotación, sobre el de propiedad. El agricultor ha de incorporarse a los procesos de

industrialización y comercialización de sus productos. Hay que apoyar el cooperativismo y las empresas

colectivas sin tutorías paternalistas. Se ha de cambiar el signo de la política de precios, que hasta ahora

sólo ha funcionado en favor de la industria y servicios, a costa de la agricultura. Por otra parte, y en orden

a su trascendencia regional, es importante lograr que «no se escapen» los recursos financieros debidos al

ahorro de cada región; que su inversión revierta en beneficio de la propia región de origen.

7. FAMILIA

Soy partidario de conseguir, tras una reforma fiscal seria, elaborada por unas Cortes democráticas, los

recursos estatales suficientes para que los servicios colectivas de educación, higiene, seguridad social,

etcétera, sean igualitarios, accesibles para todos y, en lo posible, gratuitos. En este mismo orden propugno

un patrimonio familiar, fiscalmente protegido, que no sea proporcional al número de miembros, porque,

en tal caso, se desencadenaría un crecimiento de población no conveniente. Yo, personalmente, soy padre

de cinco hijos, y creo que en el terreno de la paternidad las decisiones han de corresponder a la esfera

íntima de cada familia; pero, en cambio, me parece que los partidos han de optar por soluciones

«reguladoras».

8. SOCIALIZACIONES

La socialdemocracia propugna fórmulas de empresa pública y privada; aplicar con tacto la autogestión y

la cogestión. Esto llegará con el pacto. Se equilibrarán las relaciones capital-trabajo, con estos

contrapuntos: huelga-«lookout» sindicatos libres independientes-despido libre administrado por los

trabajadores, delito fiscal-delito laboral. Fórmulas que el Gobierno podrá regular sin gran esfuerzo,

basándose en la experiencia de las empresas públicas del I. N. I.

9. EL PARTIDO COMUNISTA

Al PC, era mi opinión, hay que reconocerlo. Es una fuerza social que existe y actúa. Y precisamente la

socialdemocracia exige el reconocimiento de todos los partidos. Incluso de los que no acepten la

democracia. Lo que hay que hacer es vencerle en las urnas. Movilizar hacia la democracia a ese ochenta o

noventa por ciento de la población, política mente neutro, y conformista, acostumbrado a que en cuarenta

años la cuestión política se la den resuelta. Movilizarles hacia los partidos auténticamente democráticos.

10. FINANCIACIÓN DE LOS PARTIDOS

El Presupuesto Nacional debería financiar a los partidos políticos, al menos cara al proceso electoral. Si

consideramos lo ocurrido no hace mucho con las Asociaciones Políticas acogidas al Estatuto del

Movimiento, que sin dar margen a que en Cortes se aprobase el presupuesto correspondiente, se adelantó

a varias de ellas sendos paquetes de millones de pesetas, cabría esperar que ahora sucediese otro tanto.

Claro que... los partidos de la oposición democrática no son, no somos, tan ingenuos como para confiar en

la magnanimidad estatal, desatendiendo la obtención de recursos propios, dentro o fuera de España. Hay

partidos que han reclutado ya sustantivos apoyos financieros de la banca privada española. Otros...

viajamos para obtenerlos fuera.

ALGUNOS NOMBRES

FELIPE GONZÁLEZ: Estrella del «PSOE», producida por el «marketing» político en tremenda duda

como arbitro de los dirigentes y de la base del partido.

FRAGA: Autoritario. Ha aprendido fuera la democracia. Sin duda, se cree imprescindible para el

momento que vive el país y está en el juego político, aunque para ello tenga que contrariar sus

convicciones.

LÓPEZ RODO: Es el estadista del franquismo. Un hombre importante, aunque su tiempo político terminó

ya.

ADOLFO SUAREZ: Una sorpresa. Hasta el momento ha ido haciendo cuanto había que hacer. Deseo que

siga sorprendiéndonos.

Perfil

No es un superclase. Ni un líder. Ni un dialéctico brillante. Ni un cerebro gris que orquesta estrategias

políticas. Su puesto no es el estrado de oradores. Ni el gabinete negociador. Su sitio es la calle, allí donde

la política se llama «lucha», «huelga», «cesta de la compra», «seguridad social», «desempleo», «sobre de

la paga», «libertad de Prensa», «familia numerosa»... Es un político de asfalto y barbecho que pisa

incómodo sobre las alfombras. Aún tiene más terreno por ganar que por conservar.

Es esa pieza clave en un partido que cada mañana se echa al hombro su exiguo hatillo de libertad, de

juventud, de apasionamiento y moral de victoria, y sale al ancho mundo para hablarle a la gente de «tú» y

tenderle una mano amiga. Es el hombre de acción que inspira confianza y puede ganar votos.

Trayectoria personal

• Soriano, de una familia liberal de clase media, con sus títulos de ingeniero agrónomo y economista en

los bolsillos se dedicó a preparar promociones de peritos e ingenieros durante nueve años.

• Como «contratado» entra en la Comisaría del Plan de Desarrollo, en tiempos de Tomás Allende, en

1967.

• En 1969, el mismo Allende le nombra vicesecretario de Agricultura, y dos años después le encarga de

la Secretaria General Técnica de ese mismo Ministerio. Cuando Arias, en 1974, enarbola la bandera del

12 de febrero, lejos de entusiasmarse acusa un fuerte desengaño político.

• Desde ese punto y fecha empieza su vinculación activa con grupos de la oposición democrática para

agilizar el proceso hacia el pluralismo político y la soberanía popular desde fuera de las instancias de la

Administración.

• Un complejo incidente —cambio de actas electorales— desbarata su acceso a las Cortes en 1967.

Vuelve a presentarse, familiar por Soria, en el 71 y gana el escaño con un gasto mínimo de propaganda:

«Escasamente —reconoce— gasté setenta mil pesetas. El resto fue ayuda de amigos y electores.»

• Desde la creación de la Federación Social Demócrata («FSD») forma con el Comité Ejecutivo, junto a

hombres como Lasuen, Ordóñez, Benito, González-Seara, Arias Salgado, Díez-Alegría Jr., etc.

• Procurador de esta Legislatura prorrogada, vive a «full time» la política de partidos y recorre España,

palmo a palmo, convocando votos y voluntades.

La pregunta

¿Son representativas las Cortes actuales?

«No. Estas Cortes no representan al pueblo más que como una indicación del artículo 2 de la ley de

Cortes. Lo he dicho siempre. Lo más parecido a la democracia era la representación familiar, escasamente

una quinta parte de la Cámara; pero digo «parecido» y no idéntico, porque los procesos electorales

previos carecieron de las garantías democráticas necesarias. Dicho de modo gráfico: los «fórceps» del

Poder alumbraron «buenos procuradores». Creo que apenas una decena de los asi elegidos ganamos el

escaño con independencia del Poder central. Cito, por ejemplo y sin afán exhaustivo, a Escudero Rueda,

Esperabé, Carazo, Ezponda, Tarragona, yo...

Reconozco, sin embargo, que estas Cortes han sido generosas y nobles al autoeliminarse, aprobando la

ley de Reforma Política. Si bien pudiera ser que algunos hayan dado su «sí» previendo un escaño en las

futuras Cámaras, si pueden manipular algún sector de las próximas elecciones. Asi lo pienso.»

¿POR QUE, ENTONCES, ES USTED PROCURADOR?

«Mi gran desengaño político tomó cuerpo cuando, muerto Carrero, vi que con Arias nada cambiaba

definitivamente y que la democracia no podría conseguirse «desde fuera». Me planteé en conciencia el

paso al interior de la política activa oficial. De común acuerdo con personas y grupos de la oposición, me

presenté como candidato familiar por Soria para actuar «desde las Cortes». Los cristales empañados se

limpian también desde dentro. Esa es mi razón de ser procurador.»

Textos: PILAR URBANO

100 ESPAÑOLES PARA LA DEMOCRACIA — ABC, 3 de diciembre de 1976

 

< Volver