Villar Arregui: La Democracia Cristiana. 
 No tiene futuro     
 
 El Imparcial.    15/12/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

15 diciembre 1977 EL IIMPARCIAL página 9

nacional

VILLAR ARREGUI:

la Democracia Cristiana

NO TIENE FUTURO

MANUEL Villar Arregui, el senador para la democracia que triunfó en Madrid en las pasadas elecciones,

está convencido de que su partido (Izquierda Democrática) puede llegar a aglutinar a esos

socialdemócratas que pululan por la UCD de Suárez y el PSOE de Felipe González.

Tanto la UCD como el PSOE están llenos de ambigüedades, dice Villar Arregui en su habitual tono de

voz pausado y suave. «A la UCD no hay quien la pueda definir entre el centro derecha o el centro

izquierda. Por otra parte, en el PSOE, aunque sea un partido marxista, no es marxismo todo lo que reluce.

Hay también mucho socialdemócrata.»

Dentro de la confusión de partidos de ideología democristiana, a Villar Arregui le parece poco menos que

imposible la creación de un movimiento de musas en este sentido. «Ni existe conexión ni está alentada

por la Iglesia. Además tampoco existe en España una tradición demócratacristiana. Y, desde luego, la

CEDA no fue demócratacristiana. La Iglesia quiere ahorrar recuperar su independencia. No sólo no anima

la creación de un partido de este signo, sino que incluso lo desalienta. Hay que tener en cuenta que existen

católicos tanto en el PCE y el PSOE como en Alianza Popular.»

En cuanto a las posibles similitudes de Izquierda Democrática con otros partidos de allende nuestras

fronteras. Villar Arregui opina que su partido estaría en una línea similar a la de los partidos

demócratacristianos de algunos países latinoamericanos.

«Lo que Suárez intenta ahora es crear un partido desde el poder, pero ignoro con qué ideología pretende

manejarse, si es que va a tener alguna, claro. En cualquier caso, pienso que reflejará los intereses del

espectro social que le ha votado.»

Villar Arregui hace el paralelismo entre el partido de Suárez y el Movimiento Nacional, del que «no ha

quedado nada desde la muerte de su fundador. Y esto teniendo en cuenta que en este caso ni puede darse

por seguro que la magistratura de Suárez vaya a ser vitalicia ni siquiera que llegue a tener tan extensa

duración.

«Lo que ha hecho Suárez no ha sido imponer a nadie su propia disolución, sino que se la ha sugerido a

sabiendas de que estos partidos no tenían otra opción que someterse y aceptar. Al fin y al cabo, él hizo

que esos grupos reducidos pudieran tener un escaño en el Parlamento.»

 

< Volver