Autor: Angulo, Javier. 
 Andalucía provincia a provincia/6. 
 Huelva, la vuelta a la agricultura     
 
 El País.    21/05/1982.  Página: 16. Páginas: 2. Párrafos: 34. 

16/NACIONAL

POLÍTICA

Campaña al Parlamento andaluz

EL PAÍS, viernes 21 de mayo de 1982

Andalucía provincia a provincia/ 6

Huelva, la vuelta a la agricultura

En una situación de crisis del sector pesquero y de claro estancamiento de las inversiones industriales,

especialmente en el polo de desarrollo de la capital, Huelva vuelve la vista a la agricultura, como

alternativa a una economía dependiente de intereses ajenos a la provincia y de discutible rendimiento

social. La intensificación en el litoral de los cultivos extratempranos en invernadero, ya en un nivel de

producción aceptable, y la realización del proyecto de transformación en regadío de 40.000 hectáreas de

arenas y marismas en la zona de Almonte, facilitaría lo que puede suponer una total transformación

socioeconómica de la provincia.

JAVIER ÁNGULO y ALFONSO GONZÁLEZ, Huelva

Con una situación de claro estancamiento, el sector industrial, con una producción valor añadido neto de

45.000 millones de pesetas, es hoy por hoy la principal fuente de riqueza de Huelva. De los 35.366

puestos de trabajo calculados para el sector, 20.000 corresponden a las industrias fabriles, 4.000 a las

alimentarias y más de 2.000 a las de transformación del corcho y la madera.

El porcentaje más abultado de empleo industrial de la provincia lo proporciona aún la minería, que

supone el 60,33% de la producción industrial. Una buena parte de los trabajadores censados en este sector

trabajan en las minas de manganeso de Puebla de Guzmán y, especialmente, en la extracción de piritas en

Tharsis, Alosno, Cabanas, Nerva, Zalamea la Real y Río Tinto.

La necesidad de crear, casi a pie de mina, las industrias transformadoras de las piritas y derivados —

proceso que antes se realizaba en los países a los que se exportaba—, y no otra razón, movió al Gobierno

español a crear en 1964 el polo de promoción en la capital de Huelva.

El decreto, firmado por Franco el 28 de enero de aquel año, consideraba catorce sectores de ubicación

preferente, entre ellos el tratamiento y beneficio de minerales, papel y cartón, metálicas básicas y

químicas. La inversión calculada entonces era de 150.000 millones de pesetas, que debían originar otros

tantos puestos de trabajo. Cuando en enero de 1974 se cerró el último concurso de ubicación, se

comprobó que el 14% de las inversiones habían sido dirigidas a la industria de metálicas básicas, y el

64%, a la industria petroquímica. Explosivos Río Tinto, que controlaba de forma directa o indirecta una

gran parte de las empresas con factorías allí instaladas, iba a hacer del polo su imperio.

Las aspiraciones de gran despegue industrial de toda la provincia que se depositaron en el polo de Punta

de Sebo no se han visto totalmente satisfechas. (Véase EL PAÍS de 15 de mayo de 1982). Huelva, que el

año 1975 se había situado en el puesto 31 de la renta per cápita de las provincias españolas, bajó al 43 en

1979, según el estudio sobre renta hecho público la semana pasada por el Banco de Bilbao.

Falta de inversiones

El desarrollo del polo de Huelva capital está estrangulado por la falta de nuevas inversiones y, muy

especialmente, porque desde 1978 no se ha concedido ninguna licencia de ubicación en el mismo. Ese

año, las fuerzas democráticas en el Ayuntamiento de transición lograron imponer un plan general de

ordenación por el que se recalificaban como suelo urbano los terrenos del polo. La fidelidad a este plan,

que ahora exigen algunos sectores de Huelva al Ayuntamiento (ocho concejales de UCD, siete del PSOE,

seis del PSA y dos del PCA, PTA e independientes) está creando fuertes tensiones en la capital.

No oculta el alcalde socialista de Huelva, José Antonio Marín, su opinión de que el polo puede continuar

su desarrollo. "Ño se puede producir", precisa, "el desalojo de las factorías allí establecidas por la

negativa a que amplíen instalaciones o efectúen mejoras tecnológicas. De este criterio participan los

trabajadores de CC OO y UGT del polo".

En este sentido, Rafael Avila, secretario general de la Federación Onubense de Empresarios, afirma que

las inversiones no se descongelarán en la zona en tanto no se concedan nuevas licencias. "El no hacerlo e

impedir que las empresas amplíen o mejoren sus instalaciones es tanto como condenarlas a quedar

obsoletas y a cerrar. Punta del Sebo es tan importante por su incidencia en la vida económica y laboral,

que eso sería un suicidio, entre otras cosas, porque de su funcionamiento depende el futuro de la

explotación de las minas de Río Tinto".

El Ayuntamiento de Huelva, que ha recibido grandes presiones, está estudiando ahora la concesión de dos

licencias: una, para la instalación de una planta de oxigeno, que permitirá un mejor aprovechamiento de

las materias primas y menor contaminación, y una factoría de colada continua proyectada por Río Tinto

Minera para la fabricación de alambre de cobre. "Creemos", señala el alcalde de Huelva, "que ello puede

producir un efecto en cadena. Las licencias permitirán respirar a las empresas en un período de transición,

hasta que se encuentre una futura localización".

Ese lugar está ya localizado. Se trata del polo industrial de Palos, situado a unos kilómetros de la capital,

donde ya se proyecta la instalación de DIPSA, una factoría de aprovechamiento integral de la pirita.

El arquitecto urbanista y ecologista José Ramón Moreno, una de las cabezas visibles de la contestación al

Ayuntamiento por la previsible concesión de licencias, cree que aquél ha cedido a las presiones de lo que

denomina "cacique Río Tinto". "No se deben conceder licencias", precisa. "Creo que, partiendo de la base

de que la petroquímica tiene un desgaste rápido, hay que sentar las bases para que las nuevas

instalaciones se sitúen en Palos, que cuenta con una mejor infraestructura y está situado lejos de los

núcleos de población. Punta del Sebo puede, en el futuro, volver a ser el lugar de paseo, recreo y baños de

los habitantes de la capital".

El sector primario es, en esta coyuntura, la esperanza, la alternativa, a un modelo económico que puede

entrar en crisis. No obstante su tradición en las comarcas onubenses, la agricultura sólo proporciona hoy

23.645 empleos (20%), de los que 19.112 corresponden a trabajadores por cuenta ajena, y una producción

—valor añadido neto— de 8.131 millones. Huelva es la provincia andaluza con menor índice de

superficie arable (20,34%). De las casi 52.000 hectáreas no labradas, 34.000 están en latifundios de más

de mil hectáreas.

La ofensiva del eucalipto

En la comarca de la sierra, con 58.000 habitantes, la más deprimida por la pobreza de sus tierras, la

vegetación se resume en la existencia de la encina y el alcornoque, y dehesas de bellotas, pasto de sus

piaras de cerdos, que han dado lugar a su famosa industria chacinera, con la que Jabugo ha logrado

imponer el calificativo de "gran reserva" a un jamón.

La depresión de la comarca, en opinión de Camilo Tejera, doctor en ciencias económicas de la facultad de

Sevilla, podría mitigarse si finalmente se hiciera realidad la carretera que debe unir Huelva con

Extremadura atravesando el valle. "Son dos regiones", afirma, "que se necesitan. Los productos

extremeños se comercializan a través del puerto de Lisboa, teniendo cerca el de Huelva. La comarca del

Valle podría conocer una dinamización comercial, cuando menos, con esa carretera, para cuya realización

se ha iniciado ya la subasta de tramos".

Más hacia el Sur, en plena zona minera, se extiende la comarca del Andévalo, en la que, desde los

primeros años del siglo hasta hoy, se han repoblado 250.000 hectáreas de eucaliptos, que constituyen una

de las primeras explotaciones de bosque mediterráneo de España. Esta repoblación masiva es calificada

por José Ramón Moreno como "un atentado a la morfología de la zona". "Se han plantado", precisa, "de

forma incontrolada, eucaliptos de una sola clase, sin seleccionar especies ni los lugares apropiados".

La fase álgida de la repoblación se produjo a partir de 1965, con el impulso dado a la misma por

Celulosas, empresa del INI que, por medio de la compra de terrenos por empresas ligadas con ella por

capital o por consorcio con los propietarios particulares, conduce la mayor parte de la madera a la factoría

que tiene instalada cerca de la capital. Allí se produce pasta de papel de calidad.

"La masiva plantación de eucaliptos", revela José Ramón Moreno, "ha absorbido el agua de la comarca,

que ha conocido ya la sequía, y amenaza con invadir la vegetación de la sierra y del Condado".

Situada entre El Aljarafe de Sevilla y el río Odiel, en el sureste de Huelva, el Condado es una comarca

conocida por el producto de sus viñedos, desparramados en propiedades de tipo medio. Sus vinos, muy

adecuados para mezclar con otros, conocen hoy su época más difícil. La congelación de la gran demanda

que de sus caldos hacían las bodegas de Jerez produce excedentes que tienen difícil salida.

La California de Andalucía

Al igual que suceae en otras provincias costeras de Andalucía, el milagro agrícola de Almería, a partir de

los cultivos tempranos o de primor en invernaderos, es el ejemplo a seguir, e incluso a superar, por

Huelva. En la zona del litoral occidental comprendida entre Lepe, Ayamonte y Palos, donde

trádicíonalmente ha habidocultivos de cereales, olivar y frutales, el plasticultivo se está imponiendo. En

forma de invernadero o de manta sobre el cultivo, el plástico cubre ya un millar de hectáreas de esta zona,

de la que empiezan a ser populares las fresas, tomates, pepinos y melones.

"En esta zona", comenta el alcalde de Huelva, "se dan todos los requisitos, y en mayor medida que en

Almería, para hacer de ella la gran esperanza económica de la provincia. Las tierras son de calidad, el

clima es templado y agua sobra. En opinión de técnicos holandeses que han visitado la zona de Almonte,

Lepe y Palos, ésta constituye el mejor microclima de Europa para el cultivo de los agrios".

En la euforia del cultivo intensivo, contagiados por el ejemplo de Almería, los onubenses hablan ya de la

conversión del litoral de Huelva en "la California de Andalucía". El propio Luis Merino, candidato de

UCD a la presidencia del primer Gobierno andaluz, utilizaba la expresión para referirse al futuro del

cultivo temprano en la costa en una reciente visita electoral a Huelva.

Para que esa aspiración sea una realidad más próxima, tendría primero que llevarse a cabo, en su

totalidad, el proyecto Almonte-marismas, por el que se pretende convertir en tierras de regadío 40.000

hectáreas de arenales y marismas situadas en el sureste de la provincia. Un proyecto que, en opinión de

Camilo Tejera, "puede suponer una auténtica revolución agrícola en España".

"De llevarse a cabo, al menos, la mitad del plan", afirma el teniente de alcalde de Almonte Rafael Díaz,

"se produciría un enorme desarrollo en la zona, que se convertiría en la despensa de Europa, y la

economía de Huelva registraría un enorme despegue".

El tema precisa un análisis realista, ya que el proceso de puesta en marcha del plan es lento. El plan

Almonte-marismas, iniciativa del IRYDA y la FAO en 1965, declarado de interés nacional en 1971 y

puesto en marcha tres años después, consta de dos apartados. El primero prevé la conversión de 24.000

hectáreas de arenas en tierras de regadío. Esta fase, de acuerdo con elplan, debía de concluir este año, y lo

cierto es que en la actualidad se ha producido una inversión de 2.600 millones, que han permitido poner

en manos de colonos mil hectáreas, en las que se cultivan, no sin grandes dificultades todavía y con

problemas de financiación por parte del Estado, fresas, espárragos, flores y melones. La segunda fase,

consistente en la desecación de las marismas y su puesta en cultivo, no se ha iniciado. La culpa del retraso

la tiene el agua, ya que los dos ejes hidrográficos previstos para regar las arenas y las marismas, el caño

de Guadimar y el arroyo de la Rocina, respectivamente, son, precisamente, los que llevan el agua al coto

de Doñana. "Los pesticidas y fertilizantes utilizados para los cultivos, transportados por los cauces de

agua podrían producir graves trastornos en la fauna del parque", advierte José Ramón Moreno,

representante de la Junta de Andalucía en el coto.

"La única entrada de agua limpia con que cuenta Doñana es el arroyo de la Rocina. La multitud de obras

hidráulicas realizadas en él para desecar las marismas ha producido pérdida de caudal de agua. Creemos

que debe potenciarse la primera fase y que a la segunda, que afecta directamente al coto, se le debe dar un

tratamiento distinto, que bien podría consistir en la conversión de las marismas en zona de piscifactorías".

Reparto de poderes

Mientras se ponen las bases para un futuro en que la agricultura tenga, un papel importante, Huelva

seguirá viviendo de los relativos beneficios de una economía dependiente, en gran parte, de los planes de

Explosivos Río Tinto. Hay una respuesta unánime en Huelva cuando se pregunta quien nanda en la

provincia: Río Tinto. La empresa, desde un principio, la movido los hilos económicos de la provincia.

Baste con decir que, en la actualidad, el delegado regional de Río Tinto, Constantino Menéndez, ocupa la

presidencia de la Federación Onubense de Empresarios, filial de la CEOE, y que el concejal de UCD

Gregorio Iglesias, empleado de Explosivos Río Tinto, es la voz de la empresa en la Corporación

municipal.

Si Río Tinto es el todopoderoso económico, quien detenta el poder político en Huelva es José Félix Pérez

Miyares, letrado sindical, ex ministro, ex presidente de UCD de Andalucía y actual delegado del

Gobierno en aquella región.

Fundador de la Federación Social Independiente (FSI), integrada posteriormente en UCD, aterrizó en

Huelva poco antes de 1977 para montar la UCD onubense con otros independientes. Entre ellos, destaca

José Luis García Palacios, que era y es presidente de la Cámara Agraria de Huelva y del consejo rector de

la Caja Rural y de la Unión Territorial de Cooperativas del Campo. Uno y otro encabezaron las

candidaturas de UCD de Huelva al Congreso y al Senado en las elecciones legislativas de 1977 y 1979, en

las que resultaron elegidos. En la primera consulta los centristas obtuvieron el 47% de los votos emitidos

y tres diputados, en tanto que el PSOE sumaba el 34% de sufragios y dos escaños.

En los comicios de abril de 1979, en medio de una notable baja de UCD (37,5%) y la leve alza del PSOE

(35,5%), surgió con fuerza el PSA (10%), que se convirtió en la tercera fuerza política de Huelva. Las

elecciones municipales significaron otro descenso en elpeso de centristas (34%) y socialistas (30%) y un

nuevo aumento de la abstención, que se situó en el 36%. El PCA (10%) volvió a ser la tercera fuerza y el

PSA (6%), la cuarta.

Reconocido martinvillista, Pérez Miyares controla a su antojo la UCD de Huelva con el apoyo

incondicional del gobernador civil de la provincia, Pedro Núñez Morgades, que fue su secretario

particular en el Ministerio de Trabajo. Juntos han confeccionado una lista de candidatos al Parlamento

andaluz, que encabeza el presidente de la Diputación de Huelva, Emiliano Sanz Escalera, y en la que

también se incluye, en tercer lugar el senador García Palacios. La candidatura ha sido completada con

diputados provinciales, alcaldes y militantes en representación de las comarcas de la provincia.

Como ocurre en otras provincias andaluzas, el PSOE de Huelva ha cerrado filas de cara a los comicios

regionales del domingo. Sin embargo, las luchas internas, ya antiguas, por el control del poder del partido

entre el sector aparatista y el obrerista, que controlan, respectivamente, Tomás Seisdedos, secretario

general de UGT, y Carlos Navarrete, diputado y ex consejero de Trabajo de la Junta de Andalucía, se

mantienen. La crisis ha quedado aplazada y lista para resolución en el congreso extraordinario que los

socialistas onubenses celebrarán en junio. El PSOE presenta al alcalde de Huelva como cabecera de la

candidatura para el Parlamento andaluz.

Alianza Popular, una fuerza marginal en Huelva, ha trabajado por confeccionar una candidatura. Los

aliancistas podrían recuperar el espacio que en las elecciones municipales dejaron en manos de UCD.

Curiosamente, Manuel Diez, presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen del

Condado, que había pertenecido al comité provincial de UCD de Huelva, sector de Herrero de Miñón,

ocupa la tercera plaza de la candidatura de AP al Parlamento andaluz.

La provincia en cifras

—Superficie: 10.085 kilómetros cuadrados

—Municipios. 79

—Población:

1970: 403.405 habitantes

1981: 418.584 habitantes

—Migración del período: 21:900

—Población de la capital:

1970: 96.347 habitantes

1981: 127.522 habitantes

—Población activa: 122.534

—Parados: 16.000

—Recursos principales: industria y pesca

—Renta per capitán puesto 43 entre las provincias españolas

—Obispo dependiente de la provincia eclesiástica de Sevilla

—Diputados: cinco (3 UCD y 2 PSOE)

—Senadores: 3 PSOE y 1 UCD

—Alcalde de Huelva: José Antonio Marín (PSOE)

—Presidente de la Diputación: Emiliano Sanz Escalera (UCD)

—Voto en el referéndum del 28-F: 53,89% del censo de votos afirmativos a la autonomía por el artículo

151

—Voto en el referéndum de octubre de 1981:47,49% del censo de votos afirmativos al estatuto (47,86%

de abstención)

—Parlamentarios que se eligen: 11

 

< Volver