Autor: Maribel. 
 Lo dicen los arquitectos. 
 No a los cementerios deshumanizados  :   
 El Ayuntamiento partidario de la incineración. 
 El Alcázar.    17/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Lo dicen los arquitectos

NO A LOS CEMENTERIOS DESHUMANIZADOS

El Ayuntamiento partidario de la incineración

En torno al tema de los cementerios madrileños y su actual situación se entabló una polémica

en el Colegio Oficial de Arquitectos entre los arquitectos presentes y el primer teniente de

alcalde, don Jesús Suevos.

El motivo fue una conferencia que sobre el tema pronunció Julio Cano Lassa, quien señaló que

"si el estado de los cementerios fuese un indicador para medir el nivel de la cultura de una

ciudad o de un país, ese nivel en Madrid seria bajísimo; el nivel es mucho más bajo que hace

un siglo". El señor Cano denunció la especulación del suelo, que había llegado ya a las

Sacramentales, con el total deterioro y destrucción de esos cementerios hermosos y llenos de

historia existentes en nuestra capital. Solamente la Sacramental de San Isidro presenta todavía

su aspecto original, que podría ser ejemplo de lo que debe ser un cementerio.

Pero lo más sustancioso, sin duda fue el coloquio, en el que intervino Jesús Suevos, primer

teniente alcalde de Madrid, quien afirmó que "todos los cementerios no sólo son feos, sino

siniestros; son cementerios en los que predomina el individualismo. En una palabra, el señor

Suevos piensa que los cementerios deben socializarse, es decir, deben despojarse de todos

esos elementos de majestuosidad y vanidad que no viene a cuento. Opina que se debe ir al

cementerio moderno, sencillo y sin tanta decoración escultórica y arquitectónica, aunque lo que

se impone en todo el mundo es la incineración, sistema higiénico que viene a resolver el grave

problema con que tropiezan todos los Ayuntamientos ante la insuficiencia de habitáculos

sepulcrales.

Y aquí empezó la polémica. Los arquitectos, se oponen a que los cementerios se construyan

como si de una urbanizadora se tratara, fríos y deshumanizados, como el de Carabanchel, que

presenta un aspecto de auténtica "basílica del silencio", sin árboles, sin flores, con una

arquitectura uniforme pésima.

Al final no se llegó a ninguna conclusión. El señor Cano Lassa, suavizando un poco el tema,

dijo que lo que se pretende es que esos cementerios del siglo XIX, llenos de solera se

conserven tal como están, que puedan ser salvados de la especulación.

Los arquitectos piden que a la hora de proyectar esos nuevos cementerios cuenten con ellos;

con los profesionales, para que de una forma coherente puedan construirse cementerios

modernos pero sin perder ese aire entre solemne y majestuoso de los cementerios de antaño.

El Ayuntamiento insiste en que la solución esta en la incineración pero por ello hay que

mentalizar a la población.

MARIBEL

 

< Volver