Autor: Alcaide Inchausti, Julio. 
   Distribución funcional de la renta en España     
 
 Ya.    22/09/1976.  Página: 43. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

22-IX-76

ECONOMÍA SOCIEDAD

Distribución funcional de la renta en España

JfL Instituto Nacional de Estadística acaba cíe publicar su informe anual titulado "La Renta Nacional en

1975 y su distribución". Aunque del titulo pudiese deducirse que nos ´encontramos ante una publicación

completa que contempla todos Jos aspectos y ópticas desde Jas que pueden analizarse Ja distribución de

Ja renta, Ja realidad es muy otra, ya que sólo de forma parcial se tocan los cuatro aspectos desde Jos que

es posible analizar un tema tan importante y sugerente.

Como se sabe, la distribución de la renta puede contemplarse desde las siguientes ópticas:

a) Distribución sectorial de Ja renta, que contempla Ja parte de renta neta o bruta, generada por cada

uno de Jos sectores productivos en que se divide Ja actividad económica. Suele evaluarse al coste de

los factores de Ja producción.

b) Distribución funcional o factorial de la renta. Analiza Ja parte de renta asignada a cada uno de Jos

factores de producción, incluso Ja participación que corresponde aJ sector de las Administraciones

Publicas. Suelen diferenciarse rentas salariales; rentas mixtas de los agricultores, comerciantes,

empresarios y profesionales libres; ahorro de las empresas; rentas de capital y rentas de las

Administraciones Públicas en concepto de propiedad y empresa. Pueden referirse a situaciones anteriores

o posteriores al pago de Jos distintos impuestos, en cuyo último caso se amplía la participación del sector

público.

e) Distribución personal de la renta. Explica Ja distribución de la renta familiar disponible, entre las

distintas familias o personas que constituyen la población residente. Puede referirse a la situación anterior

o posterior al pago de los impuestos personales de carácter directo.

d) Distribución especial de la renta. Presenta Ja renta asignada a cada uno de Jos espacios (regiones,

provincias, comarcas, etc.) en que haya podido dividirse el territorio de una nación. Puede referirse a cada

una de las magnitudes de producto, renta y gasto que contempla la contabilidad nacional.

EL estudio que se comenta hace algunas alusiones a la distribución sectorial del producto" y a ´la

distribución de los salarios por categorías profesionales. Desde 1973 se ha suprimido, sin explicación que

yo conozca, la distribución de los salarios por tramos de ingreso, lo que ha supuesto un retroceso

importante en un aspecto tan fundamental y necesario para conocer la dispersión o concentración salarial

en los últimos años. En el campo de la distribución espacial de la renta, la publicación citada se ha

limitado a explotar los datos provinciales deducidos de la encuesta de presupuestos familiares de julio

1973 a junio de 1974 y la encuesta de equipamiento y nivel cultural de las familias «n abril de 1975. El

INE insiste en desconocer la publicación del Servicio de Estudios del Banco de Bilbao sobre distribución

provincial de la renta española y cuya última referencia corresponde a cincuenta y cinco años. Director de

Coyuntura y Política Económica del Banco de Bilbao.

DON JULIO ALCALDE.—De

Publicaciones: "Contabilidad Regional del Sureste"; Contabilidad Regional de Galicia"; "de la región

valenciana"; "dé Baleares" y "de Extremadura".

Dirección de las "Tablas In-pnt-output de la economía española de los años 66, 68 y 70".

Dirección del "Estudio de renta nacional de España y su distribución provincial", qué anualmente elabora

el Servicio de Estudios del Banco de Bilbao.

Publicaciones sobre la "Distribución de la renta nacional de España" en la "Revista Sindical de

Estadística" y en la revista "Arbor", y otras colaboraciones y publicaciones en distintas revistas y

periódicos.

1973. Parecería razonable eu utilización, al menos a efectos comparativos, con los resultados de la

distribución provincial que se obtiene para ingreso y gasto familiar de la encuesta de presupuestos

familiares de 1973-1974, dada la gran proximidad temporal de ambos estudios que sólo difieren en üri

semestre. Se vería que las discrepancias son mínimas y que la estadística de la distribución provincial de

la renta española es básicamente conocida.

A partir de la encuesta de presupuestos familiares se presenta un cuadro del gasto y del ingreso,

distribuido según cierta escala, de pesetas por hogar. No se hace el reparto por décimas, que supondría

detectar la parte de ingreso y gasto correspondiente a cada diez por ciento de los hogares, de menor a

mayor ingreso o de gasto, aun cuando erróneamente figura como tal en "una cabecera de los cuadros

presentados.

No cabe duda que la ocultación reconocida en los datos de la encuesta, que aparece evidente a]

contemplar sus resultados y las estimaciones de contabilidad nacional del propio INE, invalida

notablemente los cuadros presentados, ya que la ocultación ee da en una mayor proporción en los estratos

de nivel de renta más elevada. Por ello afirmamos que no hay, en la publicación comentada, un cuadro

coherente de la distribución personal de la renta en España.

Precisamente, el Departamento Asuntos Económicos y Estáticas de la OCDE acaba de publicar un

folleto, de su serie de "Es-•s especiales", relativo a la dis-•ión de las rentas en los países de la OCDE.

Desgraciadamente, como habitualmente suele ocurrir, no figura España entre los países analizados. Y no

pensemos que se trata de un desinterés por España, sino por la falta de estadísticas adecuadas que

permitan incorporar a nuestro país a la relación, muy extensa, de países contemplados.

PERO la Intención de este artículo era comentar los resultados publicados en el estudio del INE sobre

distribución de la renta española en 1975 en el aspecto de la distribución funcional de, la renta en España.

Dicho trabajo se limita a analizar la participación de las rentas de trabajo en la renta nacional, ya que el

resto de las rentas aparecen agregadas en el concepto de excedente neto de explotación.

Anticipemos que el INE estima que la remuneración de los salarios ha supuesto en 1975 el 63,9 por 100

de la renta nacional al coste de los factores, frente al 61,9 por 100 de 1974, 69,8 por 100 de 1973 y 57,2

por 100 de 1970. La primera cuestión que sé plantearía es qué ha considerado el INE como remuneración

de los asalariados. No cabe duda que debe corresponder a la definición figurada en la publicación sobre

"Contabilidad nacional de España". Base 1970 y recogida en la página 51 de dicha publicación, es decir,

los sueldos y salarios brutos y las cotizaciones sociales a cargo de los empleadores. Como sueldos y

salarios se entiende a los sueldos y salarios directos, las mejoras por horas extraordinarias, trabajó

nocturno o fin de semana, las indemnizaciones por traslado, las primas por beneficios y productividad, las

primas por transporte, las vacaciones pagadas, las remuneraciones en especie y los subsidios de vivienda.

Entre las .cotizaciones sociales figuran las de carácter obligatorio satisfechas a las instituciones de la

Seguridad Social y las denominadas "ficticias", que son prestaciones sociales de carácter voluntario o

convenidas entre las empresas y los trabajadores.

El INE en su publicación de "Contabilidad Nacional" no especifica el detalle de los distintos componentes

de la remuneración de los asalariados, y por ello es difícil confirmar la fiabilidad de la magnitud estimada

para 1975, que se eleva a 3.233.920 millones de pesetas. Nuestra opinión personal es que dicha magnitud

puede estar sobreevaluada en el 10 por 100. diferencia que habría que imputar al excedente bruto de

explotación. De los datos contenidos en la estadística de salarios del´ propio INE y de los que se deducen

de las estadísticas de producción industrial es difícil llegar a una evaluación tan alta de las rentas de

trabajo o remuneración de los asalariados. En el "Informe Económico" publicado por el Banco de Bilbao

hemos estimado para 1975 .como rentas dé trabajo un total de 2.939.153 millones de pesetas, lo que

supone el 60,1 por 100 de ía renta nacional, al coste de tos factores, frente al 63,9 por 100 estimado por el

INE. Se da la paradoja d« que una entidad bancaria consideré que la participación del trabajo en la renta

nacional es inferior a la estimada oficialmente.

DE la lectura del apartado dedicado a la distribución funcional d« la renta, de la publicación del INE

páginas 105 a 107), se deduce que la distribución funcional de la renta española, a pesar de la

participación del 63,9 por 100 de la renta nacional y del 62,2 por 100 al contemplar el total de ingresos

.netos de los asalariados (¡), no alcanza un nivel comparable con el de otros países desarrollados. A este

fin, el INE publica un cuadro en el que figura para los años 1970 a 1974 el porcentaje de la. remuneración

de los asalariados sobre la renta nacional disponible, a precios de mercado, en algunos países de la

OCDE. España figura en 1974 con el 58 por 100, frente al 59,3 por 100 de Japón, 60 por 100 de Francia,

60,9 pro 100 de Italia y 71,7 por 100 del Reino Unido.

Aunque la publicación del INE no comenta las diferencias que presentan aquellos porcentajes en los

distintos países, algunos artículos de prensa ¡os han utilizado para presentar una posición deprimida de

España. Dichos comentarios han desconocido o han soslayado que no se puede hacer comparación de

dichos datos, salvo que se presente paralelamente el porcentaje que la población asalariada supone dentro

de la´ total población activa. Evidentemente, desde el punto de vista relativo es muy diferente que un país

asigne como rentas de trabajo el 60 por 100 de la renta nacional si la población ´asalariada supone ea 70 ó

el 90 por 100 de la población activa total.

PARA que el lector pueda formar un criterio más objetivo presenta m o s a continuación el .cuadro con

los porcentajes de participación en 1974 de las rentas salariales y de la población asalariada.

Relacionando ambos porcentajes´ puede obtenerse lo que denominaríamos "coeficiente salarial", que,

obviamente, tampoco es una medida rigurosa para detectar la equidad en la distribución funcional de la

renta, pero que permite contemplar con mayor objetividad el problema planteado.

Porcentaje de la remuneración de loe asalariados «obre la renta nacional disponible a precios de mercado

en algunos países de la OCDE, en el 1974 y de la población activa asalariada sobre la población activa

total.

Remuneración de Población activa Coeficiente

los asalariados (1) asalariada (2) salarial

Japón..... 59,3 63,7 0,93

España .... 58,0 66,3 0,87

Italia ..... 60,9 70,0 0,87

Reino Unido. 71,7 ,90,1 0,80

EE. UU. . . . 68,7 90,3 0.76

Francia , 60,0 79,0 0,76

Suecia . . . 69,3 92,1 0,75

.Alemania . 63,3 85,1 0,74

Canadá . . . 61,9 88,2 0,70

(1) "La renta nacional de España y su distribución en 1975". INE.

(2) "Anuario de Estadística del Trabajo". OIT.

(3)

Se requeriría un análisis muy pormenorizado de cada país para concluir cuál de ellos es el que ciertamente

asigna una mayor parte de rentas .Jü factor trabajo. Ter~ar en cuenta que en las rentas no salariales

también hay un porcentaje considerable de factor trabajo. Establecer juicios de valor en base a estos

coeficientes tan agregados es muy arriesgado. Veamos el caso de España. No cabe duda que uno de los

estratos sociales menos remunerados de nuestro país es el de los pequeños agricultores autónomos. Si la

renta, de estos pequeños agricultores fuese elevada respecto al total, se deprimiría el porcentaje de

participación de las rentas salariales en la renta nacional. Y no cabe duda que ello implicaría una medida

de justicia distributiva que creo poco discutible.

EL problema de la inequidad de la distribución de la renta española no hay que buscarlo en la

participación de las rentas salariales en la renta nacional, que ciertamente no aparece desequilibrado, sino

en la distribución personal de la renta para Cada uno de los estratos socioeconómicos y para la sociedad

´en general." Ahí sí que existen diferencias irritantes, que son una dé las causas básicas de la difícil

adaptación de la sociedad española al esquema sociopolítico de las economías desarrolladas. Es en «1

abanico de retribuciones de trabajo y en la desigualdad de los beneficios empresariales y de los

profesionales libres y en la falta de un sistema fiscal flexible, justo y equilibrado donde hay que buscar las

causas de la Injusta distribución de la renta española. No en una mayor participación de las rentas de

trabajo, que en algunos casos está suponiendo la descapitalización de la inequidad de la distribución de la

renta española está en la distribución personal para cada uno de Tos estratos socio-económicos y para la

sociedad en general las empresas, lo que equivale a cegar las fuentes de riqueza del futuro. No se olvide

que España es el país en el que la autofinanciación de las empresas contempla un coeficiente más bajo. Si

hemos de ser objetivos habrá que reconocer que las empresas españolas pasan por un momento muy

crítico derivado de la fuerte caída de sus excedentes de explotación que en muchos casos no cubren

siquiera las retenciones mínimas que exige la amortización de su capital fijo. Si se apuesta por un sistema

socioeconómico de economía de mercado hay que ser consecuente para que las empresas dispongan de

loa recursos financieros que necesitan para hacer posible el progreso económico.

Julio ALCALDE INCHAUSTI

 

< Volver