La medidas económicas, buenas pero cortas     
 
 Ya.    10/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

LAS MEDIDAS ECONÓMICAS, BUENAS PERO CORTAS

La suspensión del artículo 35 de la ley de Relaciones Laborales y las normas que afectan al salario son los

puntos más significativos • Faltan aún datos para poder juzgar Unanimidad en la observación del

deterioro de la economía española

.LA actualidad nacional fl« estos dos últimos día; ha venido marcada sin duda alguna por el llamado

"paquete" de medidas económicas que el Gobierno, ´iia aprobado en •u último Consejo0 de Ministros y

sobre el qu«^había gran expectación. Hoy. ^n encuestas para YA, distintas personalidades pertenecientes

mundo de la economía dan su opinión sobre el tema.

D0N JOSÉ RAMÓN ALVAREZ

RENDUELES (ex subsecretario de Hacienda)

—Las medidas me han parecido mejor de lo que se preveía, según, los rumores que circulaban. Oreo que

la dirección que se ha. tomado es buena, aunque quizá falte intensidad. Califico como muy positiva la no

congelación de convenios salariales, así como la parte referida al artículo 35 de la ley de Relaciones

Laborales., Quizá donde «1 texto queda un poco cojo es en las medidas referidas a materias fiscales

(como, por ejemplo, e1 aumento del diez por ciento), así como en materia presupuestaria, aspecto en el

que, en imi opinión, el retraso es importante. Es imprescindible una estimación realista de dónde se está y

á dónde se quiere ir, así como la fijación de unos objetivos concretos para «1 año económico de 1977.

DON FRANCISCO FERNANDEZ ORDOÑEZ (economista)

—´Por el momento no puedo hacer ningún comentario, ya que lo que observo es que falta mucha

información, especialmente en lo q>ue se refiere, por ejemplo, a la política arancelaria y monetaria.

DON EMILIO FIGUEROA MARTÍNEZ(economista)

—Dado el grado de deterioro a $ue ha llegado la economía española) es muy poco lo qué puede hacerse

en realidad a cortó plazo. Oreo, sin embargo, que la congelación de precios y la flexibilidad en «1 despido

es algo que hace ya mucho tiempo era necesario y que durante los últimos años hemos estado clamando

Inútilmente en el desierto. .

A primera vista, las medidas adoptadas parecen, razonables, si bien el plazo de congelación de precios

nos parece muy corto (debería haber sido dé un año); el despido libre, sin un adecuado seguro de paro,

será muy conflictivo, y la reactivación dé las Inversiones, sin un control selectivo del crédito, poco

efectiva. Los tipos de interés deben ser libres, para que "cada palo aguante su vela", y con objeto de

promover él desarrollo regional debería prohibirse el establecimiento de nuevas Industrias .y empresas en

los grandes núcleos urbanos y zonas sobresar turadas del país, retirándoles todo, género de ayudas fiscales

o de otra índole. Esto, por sí soloj-redu-ciría el despilfarro actual de energía, la especulación-sobre el

suelo, ía conf lictividad«laboral y reduciría seguramente la tasa de- inflación desde el nivel actual

alrededor de uíi 7 por 100 al año.

El que el Gobierno haya desdeñado un nuevo plan de estabilización nos parece una actitud muy

Inteligente. Lo contrario hubiese sido algo así como imponer una dieta rigurosa a un enfermo de

tuberculosis.

DON JOSÉ RAMÓN LASUEN(catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid)

—En resumen, me parece un plan honesto, bien intencionado, probablemente lo único que puede hacer

este Gobierno, pero insuficíente. Lo que me parece mejor del proyecto es el diagnóstico, que creo es

totalmente correcto. En primer lugar, la situación es evidentemente gravísima, porque la

´crisis mundial es grave y la política económica española de los últimos tres años ha sido desastrosa,

lo que coloca a España en una situación de inferioridad absoluta respecto a los otros países, que han

.tomado medidas adecuadas a tiempo. En segundo lugar, pienso que esta situación sólo se puede corregir

después de que se produzca la democratización: del país, como implica el proyecto. En tercer lugar, creo

que la solución efectiva de la crisis no se puede organizar ahora, pero tampoco se puede permanecer

pasivo hasta que llegue la democratización, porque el deterioro de la economía es tal que no puede ser

inviable. Por tanto, la técnica apuntada me parece acertada. El objetivo planteado, que es en´ realidad

consolidar la situación y evitar que empeore mientras se hace la reforma política, es sensato, y pretender

obtenerlo con las medidas moderadas, que son las únicas que este Gobierno puede implantar, me parece

también sensato. Efectivamente, este -Gobierno puede hacer su reforma política, pero no la económica

necesaria; para ella se requeriría un Gobierno de coalición.

Oreo que el plan consiste básicamente en la congelación relativa de salarios e incremento moderado de la

libertad de contratación y despido a cambio, de uria limitada libertad sindical. Se trata, por tanto, de

ofrecer un beneficio político a cambio de un coste económico y social. Su efectividad dependerá del

grado de aceptación.

Aunque resultara aceptable, tengo que advertir que el plan es claramente insuficiente. Hace dos meses

hubiera sido más convincente. Hoy en día, tras el agravamiento de la crisis mundial, no creo que consiga

frenar mucho el deterioro de la economía española.

DON JOSÉ MARÍA SOCIAS HUMBERT

(ex secretario general de la Organización Sindical)

Faltan datos para tener un criterio exacto sobre las medidas económicas adoptadas por el Gobierno. No

obstante, pienso que constituyen un remedio de urgencia para una situación extremadamente delicada.

Las medidas se sitúan entré la estabilización y la reactivación, pero no creo que puedan resolver ios

problemas de fondo de nuestra economía, que requieren, en eu conjunto, una alternativa global. La

política salarial y la suspensión por un año del articulo 35 de la ley de Relaciones Laborales no creo

contribuyan a los deseos del Gobierno sobre una tregua a la conflictividad. Si las medidas pueden atenuar

las actuales dificultades y contribuyen a hacer posible la transición a la democracia, si cumplen esté doble

objetivo, podemos darnos por satisfechos. Pero será a posterior!, en un nuevo marco político, cuando

podrá afrontarse con profundidad un ´modelo económico que resuelva los problemas y tenga plena

credibilidad.

EQUIPO CANTOBLANCO: UNIVERSIDAD AUTÓNOMA

—•La opinión que vamos a emitir es provisional, general y cualitativa, ya que rio e,e dispone aún de la

información necesaria. En primer lugar, creemos que las causas fundamentales conocidas de la actual

situación económica son, en nuestra opinión, de origen estructural, de tal suerte que ninguna política a

corto plazo es susceptible de producir cambios sustanciales. Entendemos que las medidas dictadas por la

Administración pretenden reducir las tasas de desempleo e inflación a corto plazo. Las medidas sobre los-

ingresos del tralbajo son susceptibles de inducir un descenso del´consumo privado. Con una reducción de

la´demanda -privada, una limitación de los divi´ dendojs,. etc., y una elevación de los precios a la

importación, es -posible que el incentivo empresarial ´ a invertir decaiga aún más, lo que, unido a ia

desaparición del artículo 35, podría conducir e. un .aumento del desempleo. Por otro lado, las

restricciones sobre precios interiores, si bien son en sí una medida positiva, pueden repercutir

desfavorablemente sobre el empleo si no se programa de algún modo un^ incremento d« la inversión en

sectores que utilicen comparativamente más factores interiores que importados. Lo mismo caibría decir

de las limitaciones índjrectae a la importación. Desde ei punto de vista social, un comentario nos parece

obvio: una libertad de transacción^ laborales en ausencia de un ^seguró dé desempleo generalizado y

suficiente Inaceptable. Creemos qué este último punto sí puede ser abordado desde ¿inora.

AGRUPACIÓN EMPRESARIAL INDEPENDIENTE

—Las medidas económicas del Gobierno, que imponen sacrificios a´todos, deben ser asumidas y

cumplidas de suerte que entre todos, trabajadores y patronos, logremos relanzar la economía española. Al

desaparecer la atadura que representaba el artículo 35 de la ley de Relaciones Laborales nos encontramos

con una. situación que permite a las empresas enfrentarse con mayor optimismo en orden a nuevas

inversiones, con la. soñsiguien-te creación de puestos de trabajo, qué es la única salida al grave problema

del paro. Pedimos que todas las empresas hagan uso de la facultad de contratación temporal de personas

que están en el seguro" de paro o acceden a su primer empleo de acuerdo con lo estipulado en él decreto-

ley. Por otra parte, consideramos que las distintas organizaciones de trabajadores deberían asumir también

la responsabilidad que les corresponde. Nosotros queremos hacer pública nuestra voluntad de colaborar

activamente.

 

< Volver