Don Rafael Termes, a los accionistas del Banco Popular. 
 La situación económica es mucho peor de lo que podía pensarse a comienzos de año     
 
 Informaciones.    27/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

DON RAFAEL TERMES, A LOS ACCIONISTAS DEL BANCO POPULAR

«La situación económica es mucho peor de lo que podía pensarse a comienzos de año>>

MADRID, 27 ^INFORMACIONES!.

AL empezar el cuarto trimestre de 1976, la situación económica española es desgraciadamente mucho

peor de lo que, siendo pesimistas, podía pensarse a comienzos de año. Así comienza su habitual carta a

los accionistas el consejero-delegado del Banca Popular Español, don Rafael Termes.

La tasa interanual de elevación del coste de la vida, aun habiendo descendido a un nivel inferior al

máximo del 20 por 100 qne alcanzó a fin dé mayo, parece haberse acelerado de nuevo y sé mantiene, de

septiembre a septiembre, en el 17,3 por 100, qué es muy superior al 12 por 100 proyectado por la

autoridad monetaria al iniciarse el ejercicio. El actual paro, con cerca cte 500.000 parados declarados,

pero con una cifra real que no debe ser inferior a los 800.000 rebasa en torno a un 50 por 100 e! paro de

hace un año. El déficit del comercio exterior en los nueve primeros meses, según cifras de la Dirección

General de Aduanas, ha rebasado los 400.000 millones de pesetas, superando en un 10 por 100 al

producido en igual periodo del año anterior; el saldo de los ingresos por servicios es notablemente

Inferior al del año pasado, no sólo como consecuencia de la disminución del número de turistas, sino,

sobre todo, por la menor cantidad de divisas ingresadas por los visitantes; y si las reservas de divisas de

enero a septiembre se han reducido en sólo 616 millones de dólares, ha sido gracias a un nuevo

endeudamiento exterior.

TENSIÓN EN LAS EMPRESAS

Respecto al sector bancario, la carta dice que el aumento del crédito al sector privado a lo largo de los

nueve, primeros meses de este año ha sido de 491.000 millones de pesetas, que es todo lo que la Banca ha

podido conceder con los medios que la autoridad monetaria le ha dejado, y resulta algo superior al

incremento de 425.000 millones habido en ios mismos meses del año anterior.

Sin embargo, deflactando estos importes con los. correspondientes índices mensuales de coste de la vida,

el crédito otorgado en 1976 ha sido dé 394.000 millones, aumento inferior en términos absolutos, y desde

luego porcentuales, a los 401.000 millones otorgados en el mismo período de 1975, expresados ambos, en

pesetas constantes de diciembre de 1974, Esto explica que, a pe, sar. de la fuerte expansión monetaria del

credito, que contrasta con la manifiesta sensación de atonía de la producción, las empresas hayan podido

experimentar una tensión, a veces agobiante, para la financiación de las necesidades derivadas de la ele-

vación de los costes y del alargamiento del proceso producción-cobro.´

CONCLUYE LA CARTA

«Nuestra impresión es qjie tí Gobierno no desea aue las empresas, a las muchas dificultades que soportan,

tengan que añadir el agobio de la falta de crédito, de aquí que pensemos que, por lo menos en los pró-

ximos seis meses, se aumentará la liquidez del sistema para Que la Banca pueda expansionar su crédito al

sector privado en forma notable. Partiendo de la - reciente declaración del ministro de Industria que

establece el crecimiento probable del producto nacional bruto, para 1976, en el 2 por 100 en términos

reales, y habida cuenta del grado de, inflación actualmente tolerado, parece ser que el crecimiento

compatible´ de las disponibilidades líquidas se cifra alrededor del 21 por 100, con un crecimiento del

crédito bancario al sector privado del orden de] 24 por 100, para todo el año 1979.»

27 de octubre de 1976

 

< Volver