Economía y libertades (VIII). 
 La nacionalización de la Banca     
 
 ABC.    04/04/1982.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

2/ABC

OPINIÓN

DOMINGO 4-4-82

ABC

DIRECTOR. Guillermo LUCA DE TENA

SUBDIRECTORES

Francisco GiMENEZ ALEMÁN Manuel ADRIO Darío VALCARCEL

TELEFONOS:

Redacción y Talleres: 43531 00 y 275 M OS Publicidad: 435 18 90 Administración: 435 40 00

Suscripciones: 435 02 25 Apartada 43

Editan Prensa Española. S. A.

Economía y libertades (VIII)

La nacionalización de la Banca

La exigencia de nacionalización del sistema bancario privado constituye, sin duda, uno de los elementos

integrantes de una política socialista. El que en el juego político se desmienta por unos y se confirme por

otros no resta trascendencia al objetivo dominante del socialismo respecto a este tema: nacionalizar la

actividad bancaria privada, concentrando todo el poder en manos del Estado.

La exigencia de nacionalización de la Banca privada se repite en todos los programas socialistas como

una constante con diversas intensidades, según la oportunidad política. ¿Cuáles son sus argumentos? En

primer lugar se afirma que la Banca privada da preferencia en su actividad bancaria a los objetivos de

rentabilidad y seguridad, descuidando el interés de la economía general. En segundo lugar,, que la Banca

privada, a través del procesa bancario, concentra un poder económico que no está controlado, dominando

a la empresa vía créditos y mediante su presencia en los Consejos de Administración. En tercer lugar, que

quien controla la Banca privada controla también la economía. Y por último, en cuarto lugar, que los

beneficios que logra la Banca privada pueden pasar a ser en su totalidad del Estado. Hasta aquí la

alternativa socialista.

Frente a esta alternativa se presenta otra que considera que la nacionalización de la Banca no es la

solución y propone una serie de medidas que hagan más eficaz la contribución de la Banca al

fortalecimiento de un orden de economía de mercado, que es el que corresponde & una sociedad, libre.

En esta orientación se encuentra el dictamen presentado por la Comisión Gessler por encargo del ministro

de Hacienda alemán, que, después de cuatro años de investigación, constituye vino de los principales

documentos doctrinales cara a los próximos años para el ordenamiento de la actividad bancaria en una

economía de mercado. Este dictamen considera que la justificación que se quiere esgrimir para

nacionalizar la Banca —eliminación del abuso de poder y utilización del sistema bancario estatalizado

como instrumento de la política económica estatal— na puede aceptarse. Tal nacionalización llevaría a

vui dirigismo estatal de las inversiones y a una modificación del orden económico. Afirma que el sistema

crediticio privado es una pieza clave en el ordenamiento de una economía de mercado y recomienda una

serie de modificaciones reguladoras, afianzando y dando mayor eficacia al sistema bancario privado,

resaltando el gran valor de la institución del Banco universal.

Desde la perspectiva de un ordenamiento de una economía de mercado debe señalarse que solamente un

sector bancario privado con múltiples instituciones —por tanto, abierto y diverso— que se someta a un

régimen de competencia es el que proporcionará la condición necesaria para la financiación de loa

proyectos de inversión de los empresarios dinámicos y se podrá realizar el crecimiento económico. La

condición necesaria es la existencia de competencia entre los Bancos con el fin de asegurar que las

empresas medias y pequeñas puedan acceder al crédito y se proceda a una asignación racional dé los

recursos financieros.

 

< Volver