Autor: Parra, Carmen. 
 De la "alegría" a la austeridad. 
 La moderación salarial entra, al fin, en las empresas públicas en crisis     
 
 Ya.    05/08/1981.  Página: 29-30. Páginas: 2. Párrafos: 40. 

5-VII-1981

laboral

pág. 29 ya

De la «alegría» a la austeridad

La moderación salarial entra, al fin, en las empresas públicas en crisis

Los trabajadores de las empresas públicas, prácticamente sis excepción, han aceptado el sacrificio salarial

y han empezado a asumir que la crisis económica también va con ellos. Así, las empresas dependientes

del Instituto Nacional de Industria y las del Patrimonio del Estado, entre las que figuran las mayores

cuentas de pérdidas de todo el espectro empresarial, han firmado este año, por primera vez, unos

convenios colectivos muy por debajo de la cifra media del resto de. las empresas (14 por 100) e inferior

también a la banda salarial recogida en el Acuerdo Marco Interconfederal (entre el 12 y el 15 por 100 de

subida).

Hasta ahora, el sacrificio salarial, o la racionalización de la situación de cada centro de trabajo, eran

únicamente aceptados por las empresas privadas por una razón muy simple: si una empresa privada tercia

pérdidas y no se tomaba esta vía, se sabía que el cierre de la empresa era inmediato. Sin embargo, la

empresa pública, aunque sus cifras de pérdidas se eleven a miles de millones, no corría ningún riesgo, ya

que el Estado cargaba con todas las consecuencias y nadie perdía el puesto de trabajo. Este planteamiento

hace tiempo que fue asumido por las empresas dependientes del Patrimonio del Estado, pero coii las del

INI no ha ocurrido lo mismo hasta este año, en que muchas de ellas han emprendido planes de

reestructuración y saneamiento, comenzando con las de mayores pérdidas, como la siderurgia integral, los

astilleros y ese mal endémico que es Hunosa. En las empresas dependientes del Patrimonio del Estado la

racionalidad se introdujo hace algún tiempo: la prueba es que la conflictividad en todas ellas ha sido

mínima. Asimismo, los planes de viabilidad para las más críticas ya están en marcha. En este sentido, el

subdirector del Patrimonio, José Pinas, ha declarado a YA que en todas estas empresas los convenios,

desde 1980, se han elaborado con una filosofía de solidaridad y totalmente de acuerdo con la crisis ge-

neral y su crisis particular. Antes ya se había iniciado ese camino, salvo en las empresas que no se pueden

controlar, como los báñeos, que tienen grandes beneficios y siguen la pauta del resto del sector bancario,

donde se dan los mayores incrementos salariales.

Segarra cuenta actualmente con 2.531 trabajadores, y en la cuenta de resultados del año 80 se deter-

minaron unas pérdidas de 1.246,4 millones de pesetas. El aumento salarial acordado para este año 1981 es

del 6 por 100 y se han fijado seis escalones retributivos. El incremento medio de productividad es del 25

por 100, y se ha acordado un nuevo sistema de incentivos de participación en la producción. Asimismo se

ha elaborado un régimen de personal y se han definido perfectamente categorías y funciones.

Entre las empresas del Patrimonio con mayores pérdidas figuran, asimismo, Hytasa, Intelhorce y

Gossypium. La cuenta de resultados del año 80, referente a Hytasa, Los planes de reestructuración y

saneamiento y el replanteamiento de los temas de gestión pondrán el resto para hacerlas viables

Estos criterios han sido llevados a sus últimas consecuencias en Potasas de Navarra —O por 100 de

aumento salarial—y el Grupo de Empresas Álvarez —1,6 por 100— Impielsa, nueva denominación del

antiguo imperio Segarra, es un ejemplo de ello (ver informe monográfico publicado en YA el día 24 de

junio). Los planes de viabilidad puestos en vigor en los dos últimos años están dando los primeros re-

sultados y permiten augurar la salvación de la emrpesa, que llegó a ser la primera de Europa en el sector

del calzado. De momento ya se ha conseguido doblar la productividad en los últimos seis meses gracias a

los sucesivos acuerdos logrados entre los trabajadores y la dirección.

con 863 empleados, cifra las pérdidas en 485 millones de pesetas. Para 1981, el convenio colectivo recoge

un aumento salarial del 4 por 100 y congelación salarial posterior. En Intelhorce, con 2.732 trabajadores,

se ha firmado la misma cantidad y congelación salarial, junto con movilidad de plantillas. Gossypium

(700 trabajadores) está pendiente de la fijación por auditoría de los resultados de 1980 y ha firmado el

11,75 por 100 de aumento sobre salarios de convenio, no sobre masa salarial, incremento aceptado para

poder abordar su plan de reestructuración.

En cuando a la agencia Efe, dependiente a la vez del patrimonio del INI, su convenio recoge un aumento

para .este año del O por 100 y ee ha firmado un acuerdo tripartito entre Hacienda, Presidencia del

Gobierno y la propia agencia periodística, según la cual si la empresa no recibe una subvención de 81

millones de Presidencia, que supondría un incremento salarial de 6 puntos, este será 0.

Dos empresas del Patrimonio que obtuvieron jugosos beneficios el pasado año, Aldeasa y Tragsa

(346,7 y 136 millones de ganancias, respectivamente) no han desbordado las líneas de moderación tra-

zadas por el citado organismo y sus subidas salariales para 1981 son del 13 por 100 y del 12,44 por 100,

respectivamente. La primera cifra ha sido fijada medíante arbitraje. Tragsa, por su parte, ha aprobado una

reducción de jornada de 20 horas anuales.

Las entidades bancadas de este mismo organismo, los Bancos de Crédito Industrial, Crédito a la

Construcción, Crédito Local, Industrial, Hipotecario de España y Exterior, cuyos beneficios de 1980

oscilan entre 950 millones y 3.018 millones de pesetas, tendrán este año un aumento salarial del 13 por

100 y una subida adicional distinta para cada banco, inferior en todos los casos a un punto, con la excep-

ción del Banco Exterior, el que mayores beneficios ha tenido, que ha fijado la subida en el 14,65 por 100.

Todos estos convenios se firmaron el día 22 de mayo, salvo el laboral

5-VII-1981

Austeridad para las empresas públicas en crisis

Resultados y Salarios de Empresas del Patrimonio

(Viene de la pág. anterior.) Banco Hipotecario que ha firmado el 17 de junio, tras el Acuerdo Marco

Interbancario que fija una subida general del 13 por 100 y una subida adicional para cada banco, que

realice la función de nivelar, en el plazo de tres años, ios sueldos para la misma categoría en los distintos

bancos.

También en el capítulo de las empresas del Patrimonio con beneficios figuran las de mayor plantilla como

Campsa, Transmediterránea, Tabacalera y Telefónica, junto con otras menores como Cesce y Petrolíber.

La empresa de seguros Cesce, con casi 173 millones de ganancias y 229 empleados, tendrá un aumento

del 14,2 por 100 con una duración del convenio por un año y la creación de un fondo de pensiones desde

el 81 en adelante.

Las grandes con cuentas saneadas

Campsa (10.121 trabajadores) aún no ha firmado su convenio, aunque hay un principio de acuer-

Petrolíber también contó con beneficios por el orden de más de 736 millones. Los 645 empleados de esta

compañía tendrán un aumento salarial del 9,8 por 100, dividido en el 8,5 por 100 de aumento

proporcional y el resto de ajuste lineal. Estos trabajadores perciben dos pagas extraordinarias y una de

beneficios en función de la tonelada procesada.

De todos estos datos anteriores se puede deducir que en el grupo de empresas del Patrimonio en crisis,

con unas pérdidas cuantiosas, que oscilan de —1.246 millones de pesetas a + 0,2 millones, y con unas

plantillas de personal sobredimensionadas, los incrementos salariales son del 4 al 6 por 100, habiéndose

pactado congelación salarial, reestructuración industrial y la confección de planes de viabilidad.

En el grupo bancario, que tiene beneficios y salarios altos, se ha firmado un acuerdo interbancario para

homogeneizar salarios, con lo que el incremento del año 81 es del 13 por 100, más un mínimo porcentaje

para homogeneizar.

aumento del 9 por 100. No ignoran que Altos Hornos del Mediterráneo tuvo en 1980 3.000 millones de

pesetas en pérdidas y 6.983 en el 79. Los 5.000 trabajadores de AHM tuvieron un aumento similar del

9,14 por 100, después de un laudo.

Altos Hornos de Vizcaya perdió el año pasado aún más, en concreto, 10.900 millones. Ensidesa, la tercera

de este grupo (26.000 trabajadores), tuvo en el 80 15.000 millones de pérdidas y el 10 por 100 de

aumento salarial, y en el 79, 7.661 millones.

Reconversión, en estudio

Astilleros Españoles tienen pendiente la negociación salarial del resultado de su plan de reconversión.

Este propone una subida para este año del 6 por 100, y para el próximo del 7 por 100. Los 18.700

trabajadores de AESA tuvieron el año pasado una subida media en los cinco centros de trabajo entre el 14

y el 14,5 por 100. Las pérdidas en 1980 fueron 10.000 millones y en 1979, 13.917 millones.

En las empresas del Patrimonio la racionalidad se introdujo hace algún tiempo y tienen en marcha

diversos planes de saneamiento Astilleros, siderurgia integral y Hunosa, con las pérdidas mayores del

grupo INI, tendrán aumentos salariales inferiores al 9 por 100.

Los convenios firmados en todas ellas están muy por debajo de la cifra media del resto del espectro

empresarial, en torno al 14 por 100 do con una subida en torno al 12,8 por 100 y, por tanto, tiene aún en

vigor el convenio del 80 en el que se incluía una cláusula de revisión salarial que probablemente en el que

se tiene que firmar ahora no se incluya.

La compañía Transmediterránea tiene dos convenios diferentes para el personal de tierra y otro para flota

(la plantilla total es de 3.228 personas). En ambos convenios el aumento de sueldos fijos es el 9 por 100,

más un aumento de sueldos variables del 2 o del 3 por 100. El convenio de flota afecta a unas 3.000

personas y la duración de ambos es para el 81 y el 82 con unas revisiones semestrales según el acuerdo

marco intersectorial.

Los 8.880 empleados de Tabacalera tendrán este año, un aumento proporcional del 12,5 por 100. más un

ajuste lineal. La repercusión total en la masa salarial es del 13,25 por 100. Los beneficios en el 80 fueron

1.175 millones, de pesetas. Durante 1981 se han incorporado las primas al concepto de salario y se ha

pactado la revisión semestral.

La Compañía Telefónica Nacional de España, con 61.681 trabajadores, ha acordado un aumento sobre la

masa salarial de un 13 por 100 en relación inversa a las percepciones. El convenio fue aprobado en marzo

y tiene duración por un año. En 1979, el aumento fue del 13,8, y en el 80, el 16,2 por 100. Para 1981 se

trata de reducir el número de horas extraordinarias en un 20 por 100, manteniendo el importe monetario.

Las horas extraordinarias de 1980 fueron 909.168, que supusieron 715,5 millones de pesetas.

Las grandes y medias empresas, con beneficios considerables, han firmado incrementos salariales en

torno también al 13 por 100, porcentaje que parece razonable dada la situación económica de las mismas.

La racionalidad entra en el INI

El grupo de empresas del Instituto Nacional de Industria ha enmendado este año la trayectoria de años

pasados, y ha introducido la racionalidad a la hora de trazar los planes de actuación. Las

reestructuraciones ya están siendo aplicadas, o al menos negociadas en los centros que tienen unas

pérdidas más cuantiosas, como son los astilleros, la siderurgia integral y Hunosa. Y como todo no es

problema de gestión, los trabajadores también han asumido su parte de sacrificio aceptando aumentos

salariales de acuerdo con la situación concreta de sus empresas. El porcentaje medio de subida en el

grupo INI para este año está en torno al 9,1 por 100, con la inclusión de otras empresas que

tradicionalmente tienen beneficios. La conclusión es clara, se han asumido sacrificios salariales en los

centros de trabajo que tienen una cuenta de pérdidas elevadas, pero también han aceptado el criterio de

austeridad las que tienen cuantiosas ganancias.

En todas las empresas que constituyen el sector de la siderurgia integral se ha aceptado el plan de

reconversión, primero de los emprendidos a nivel sectorial y por consiguiente tendrán este año un

En Astano sucede igual que en Astilleros, es decir, está pendiente de la reestructuración del sector naval.

Con 6.200 empleados, en el año 80 se aprobó una subida del 11,5 por 100. En cuanto a las pérdidas, el

año pasado supusieron 3.000 millones y en 1979, 7.285.

Laudos y conflictos

Por un laudo se ha determinado que Seat tenga este año un 5 por 100 de aumento para sus 32.000

empleados. En 1980 también hubo laudo, y el 11,6 de aumento. La pérdidas fueron ese año 20.600

millones y el anterior, 12,013.

Enasa-Pegaso aprobó ya el año pasado un plan de reestructuración en el qué se contempla una subida para

eí presente año del 11 por 100 para los 12.300 empleados. Las pérdidas de 1980 ascendieron a 10.500

millones y las de 1979 a 6.174 millones.

La Compañía Iberia tiene una plantilla dos veces superior a la de la empresa anterior, 24.000 empleados,

y unas pérdidas en este año de 6.000 millones de pesetas a las que hay que sumar las de 1979, 2.591

millones. El aumento aprobado para este año, tras una huelga del personal de tierra, es del 11 por 100.

Dos empresas en las que el sacrificio salarial se ha llevado hasta sus últimas consecuencias son Potasas de

Navarra —O por 100 de subida salarial— y el Grupo de Empresas Alvarez— 1,6 por 100—. La primera,

además, tiene tras de sí una amenaza de desaparición para dentro de dos años. Las pérdidas en Potasa

fueron, en 1980, 1.500 millones y en 1979, 1.172. En el Grupo Alvarez ascendieron a 2.000 millones el

pasado año.

Aún no ha negociado su convenio colectivo Hunosa, por lo que todavía no tiene fijada modificación de

salarios para los 23.000 trabajadores. Unos 22.000 millones supusieron las pérdidas del 80 y 18.995 las

del 79.

En el grupo de empresas del INI también se ha aceptado la moderación de salarios, en las que tienen altos

beneficios y se han aprobado subidas por debajo de la media del 14 por 100 que se viene aprobando en las

empresas privadas con cuentas saneadas.

Las eléctricas, a la cabeza

Concretamente en Enpetrol ha sido el 12,5 por 100 la cifra acordada para los 5.800 empleados. Los

beneficios aquí supusieron 2.300 millones en el 80, y en el 79, 2.214 millones.

Las empresas eléctricas del grupo también tienen beneficios boyantes: Endesa, de los 1.910 millones de

superávit obtenidos en 1979 subió a 11.800 en el 80. En esta emprese se ha firmado el convenio con el

12,5 por 100.

Enher y Encasur tuvieron unos resultados muy similares en los dos últimos años. En 1980 Enher alcanzó

1.900 millones de beneficios, y en 1979, 1.523. Encasur alcanzó 1.400 y 852 millones, respectivamente.

Los aumentos salariales fueron en la primera de las citadas el 12,9 por 100, y en la segunda, el 13,5 por

100.

En conclusión, el crecimiento de los salarios en la empresa pública ha sido menor por segundo año

consecutivo, y las instrucciones dictadas por el INI y la Dirección General del Patrimonio han tenido

efectividad, especialmente en las empresas con pérdidas. En éstas el incremento de la masa salarial bruta

fue ya del 12 por 100 el año pasado, frente al 16,5 de los restantes sectores. En 1979 la diferencia había

sido sólo de algo más de un punto.

Los planes de reestructuración coadyuvaron también a la consecución de una reducción de las horas

extraordinarias, muy superiores en proporción a las de las empresas privadas, y en la disminución del

absentismo —superior de dos a cuatro puntos en las que sufren pérdidas o de sectores en crisis—. El

replanteamiento de los temas de gerencia pondrá el resto para que la crisis no sea asumida únicamente por

los trabajadores,

Carmen PARRA

 

< Volver