Autor: Jiménez Gómez, Margarita. 
 En Madrid y su área metropolitana. 
 Sólo un 39 por 100 de familias carecen de vehículo privado  :   
 La tasa de paro, causa principal del descenso de viajeros en los transportes colectivos, según una encuesta de Coplaco.. 
 Ya.    05/07/1981.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Sólo un 39 por 100 de familias carecen cíe vehículo privado

La tasa de paro, causa principal del descenso de viajeros en los transportes colectivos, según una encuesta

de Coplaco

Mientras el Ayuntamiento de Madrid espera contestación a los 1.775 millones que ha pedido al Gobierno

para hacer frente a los gastos de la EMT, y sobre los que el viernes no se tomó ningún acuerdo en el

Consejo de Ministros, las directrices que se fijan de cara al plan general de Madrid y su área

metropolitana llegan a la conclusión de que el problema de los transportes tiene su origen en la

distribución y en la intensidad de las actividades en el territorio. Por lo tanto, se quiere llegar a un

reequilibrio de los lugares de población y empleo, al tiempo que se trata de satisfacer los déficits de

equipamiento que obligan a incrementar el volumen de desplazamientos motorizados.

Los transportes públicos son una ruina, y ahí están las cuentas .de la Empresa Municipal de Transportes,

que en el pasado ejercicio tuvo un déficit reconocido de 3.600 millones. Tampoco se queda atrás el

ejercicio del Metro, que en el pasado año llegó a perder 4.700 millones de pesetas.

En las directrices del plan general que fija el Madrid y provincia del futuro se marca «el impulso decidido

al transporte colectivo, mejorando notablemente su cantidad y calidad, especialmente en lo que afecta a

lineas urbanas y suburbanas de autobuses, tráfico ferroviario de cercanías y ferrocarriles metropolitanos,

así como al establecimiento de determinadas medidas de disuasión de vehículo privado, especialmente en

el tráfico de las grandes ciudades».

A pie y en coche

Es curioso en este sentido el resultado de una encuesta realizada por Coplaco en 1981 sobre el automóvil.

La encuesta estudia la demanda de desplazamientos y destaca que en 1974 en el total de viajes realizados

cada día en el área metropolitana y los municipios de Móstoles, Fuenlabrada, Parla y Alcalá de Henares,

más de un 50 por 100 se realizaban a pie. Hay que recordar que los municipios que componen el área

metropolitana son los de Madrid, Alcobendas, San Sebastián de los Reyes, Rivas-Vaciamadrid, Getafe,

Villanueva del Pardillo, Villanueva de la Cañada, Leganés, Alcorcón, Villaviciosa de Odón, Boadilla del

Monte, Pozuelo de Alarcón, Majadahonda, Brunete, Mejorada del Campo, Velilla de San Antonio, Pinto,

Colmenar Viejo, Las Rozas de Madrid y Coslada.

Este sistema del «coche de San Fernando», como siempre se ha llamado a lo de ir un rato a pie y otro

andando, se emplea para desplazamientos a las escuelas y comercios.

Es esta encuesta la que demuestra que mientras en el año 1974 un 62 por 100 de las familias que vivían en

este área no tenían coche, en el presente año sólo quedan un 39 por 100 de familias sin vehículo privado.

Sin embargo, va en cabeza el transporte colectivo sobre el privado, ya que de los viajes realizados en

medios mecánicos un 56 por 100 se hacen en transportes colectivos y sólo un 44 por 100 en vehículos

privados, mientras que en 1974 la proporción era, respectivamente, de un 63 y un 37 por 100.

En 1974, un 68 por 100 de los desplazamientos por trabajo se realizaba en transportes colectivos; ya en

1981 sólo un 52 por 100 de trabajadores van en transporte público al trabajo.

Se estima que el aumento de la tasa de paro desde un 5 por 100 a un 14 por 100 entre 1974 y 1981 ha sido

la causa principal de la disminución de viajes en medios de transportes públicos.

Permanece constante la relación de viajes realizados a pie. Es decir, que dentro de lo posible, cuando la

cercanía lo permite, se hace el recorrido escuela-hogar, comercio-hogar sin utilizar ningún medio de

transporte. De todas formas, se estima en el estudio que aunque aumente la motorización se puede limitar

el uso del vehículo privado cuando mejoren los transportes públicos.

Madrid «llama» al coche

En cuanto al municipio de Madrid, se destaca que los distritos centrales ejercen una gran atracción de

viajes tanto para la propia periferia de la ciudad como para los municipios de la corona del área

metropolitana. Esto se deduce de que para los viajes realizados en medios mecánicos un 60 por 100

corresponden a viajes producidos por la periferia y un 40 por la corona metropolitana.

Por cada 1.000 viajes en el ámbito metropolitano corresponden a viajes externos 58 en vehículos privado

y 34 en autobús. Teniendo en cuenta el papel que juega el área metropolitana de Madrid en el conjunto

nacional, el estudio estima que genera unas relaciones con el resto nacional de unos 450.000 viajeros día

por carretera, a los que habría que añadir los 30.000 viajes día correspondientes al aeropuerto de Barajas y

los correspondientes a los ferrocarriles.

No se debe olvidar el contraste sobre la política de inversiones realizada para la infraestructura de

transportes. En los años sesenta se orientó principalmente a la mejora de los accesos víanos. Se modifica

la red viaria del centro de Madrid y se estimula la creación de aparcamientos. La red del Metro tiene

dificultades económicas para su crecimiento y la red de Renfe de cercanías no experimenta ninguna

modificación. Con la década de los setenta cambia la tendencia que tiene su iniciación que traspasa a la

infraestructura del transporte colectivo una mayor inversión que tiene su testimonio en la estación de

Chamartín. A partir de 1974 . es importante el incremento de infraestructura en la red de ferrocarril y

especialmente en el Metro.

Dentro de esta política de transportes colectivos, el tema más importante parece ser la reconversión de la

estación de Atocha, que, como ya hemos dicho reiteradamente, continuará haciendo su actual servicio de

estación una vez abandonado el proyecto inmobiliario de hacer un gran centro cívico. Parece que es un

objetivo que hay que marcarse a cuatro años vista, pero que exige una inversión de 7.000 millones de

pesetas. La estación continuaría ofreciendo su servicio de mediodía y se convertiría en la gran estación de

cercanías con enlaces con el Metro. Tema que, resuelto técnicamente, precisa de la proyección política de

la creación del consorcio de transporte para conseguir eso que ahora tanto se ha prometido de que los

transportes colectivos no hagan competencia entre sí, sino que coordinadamente ofrezcan un servicio al

usuario.

Margarita JIMÉNEZ

 

< Volver